La alegría del abortista. Por Mayo Von Höltz

Ningún abortista que desea tener un hijo se alegra cuando le aparece el sistema nervioso central a su hijo (son inconcebibles los disparates que tenemos que refutar los que nos oponemos al homicidio), sino que se alegra mucho antes, cuando un Evatest hecho a la orina de la madre confirma que un óvulo ha sido fecundado por un espermatozoides. La alegría deviene de la confirmación que su hijo ya dejó de ser una mera conjetura para transformarse en un hecho. La potencialidad de que su hijo exista no es el motivo de alegría (tal potencialidad ya existía cuando sus padres lo deseaban antes de concebirlo), la alegría deviene del hecho de saber que sus deseos ya se materializaron en un hecho obetivo y medible, la alegría deviene de saber que su hijo ya existe, ya que nadie se alegraría de una potencialidad que ya conoce. A pesar de que absolutamente todos festejan y se alegran por el nacimiento de un hijo en el preciso momento en que se enteran de su concepción, la reacción que debiera tener un abortista que desea un hijo, no es alegrarse cuando el Evatest da positivo, siendo que según él tal cosa no significa nada, él debiera alegrarse cuando se desarrolla el sistema nervioso central, ya que según sus delirantes especulaciones la vida del ser humano recién empieza en ése momento y no antes.

Según lo que sin sonrojarse afirman todos los abortistas del mundo, un óvulo fecundado (como un deseo aun no materializado) no es vida humana, sino que es la potencialidad de esa vida, la cual recién aparece (nace?) cuando aparece el sistema nervioso central en el embrión, lo anterior no era su hijo (a pesar de tener un perfecto código genético humano que confirma que es un ser humano y quiénes son sus padres), era un conjunto de células que crecen en el vientre de una mujer sin razón aparente, como si fuera un forúnculo en la axila o un grano en el culo.

LEÉ TAMBIÉN:  Aborto-Debate: militantes feministas humilladas por los ProVida

Por qué entonces se entristecen los abortistas deseosos de tener un hijo -me pregunto yo- si ese «conjunto de células» que como aun no tiene un sistema nervioso central no es su hijo, se desprende del útero y cae en lo que se conoce con el nombre de aborto natural?, por qué se entristecen los abortistas deseosos de tener un hijo si el óvulo fecundado se pierde, si según ellos un óvulo fecundado no puede ser su hijo ya que no tiene sistema central aun?… Sin importar cuan largos y complicados sean los sofismas que se cacarean para tratar de demostrar que la vida no es vida, los abortistas que desean ser padres se entristecen por la inversa razón que se alegrararon cuando se enteraron de la existencia del óvulo fecundado, primero los alegró saber que su hijo ya existía, y luego los entristece enterarse que su hijo murió antes de nacer.

La única cosa que lleva a la mujer a abortar es no saber qué es lo que está haciendo, es deber de toda persona de bien decírselo antes que lo haga.

Más en Derechos Humanos
Vargas, el aborto y los “cavernarios”. Por Alejandro Ezcurra Naón

EL DEFENSOR DE LO INDEFENDIBLE El novelista peruano Mario Vargas dio unas extrañas declaraciones a favor del...

Cerrar