Sáb. Ene 28th, 2023

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Zapatero: el gran baluarte internacional de la amenaza narcocomunista sobre la Iberosfera. Por Agustín Benito

El expresidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha interferido en el proceso electoral colombiano al reunirse con Gustavo Petro, antiguo miembro del grupo terrorista M-19 y hoy candidato izquierdista a la presidencia de Colombia. «Petro encarna la figura del cambio en Colombia. De un cambio que advierto histórico y que va a contribuir a ese resurgimiento que Latinoamérica está esperando», ha señalado Zapatero, alentando así la amenaza que el exalcalde de Bogotá representa para la libertad y la democracia en la nación colombiana.

La función de Zapatero desde que dejó el cargo de jefe del Ejecutivo español en 2011 prometiendo ser supervisor de nubes ha sido la de blanquear y colaborar de manera continua con las dictaduras narcocomunistas. Antes, negoció con la banda terrorista ETA en un proceso de rendición en el que su Gobierno, según las actas reveladas, llegó a ofrecer a los terroristas anexionar Navarra al País Vasco, legalizar Batasuna o derogar la Doctrina Parot. A Arnaldo Otegui, hoy líder de Bildu, su Ejecutivo le consideró siempre un «hombre de paz», pese a su condena por el secuestro del director de la planta de Michelin en Vitoria, Luis Abaitua, y por pertenencia a la organización terrorista.

Después, desde la ONG alemana Institute for Cultural Diplomacy, a la que se incorporó en 2015 como presidente del Consejo Asesor, impulsó un aquelarre de ministros socialistas y diplomáticos cubanos denominado «Diálogo sobre Cuba» para complacer a la tiranía castrista que lleva más de 60 años reprimiendo a su pueblo. A partir de ahí se dedicó a organizar a las fuerzas izquierdistas y antidemocráticas para preparar la creación del Grupo de Puebla y se convirtió en el gran baluarte y gurú internacional del chavismo viajando a Venezuela más de 50 veces, cada vez que Nicolás Maduro y el régimen le necesitaron. Aunque las conexiones con el régimen vienen de tiempo atrás. Hace una semana se supo que la Agencia Tributaria remitió un informe pericial que concluye que el clan de su embajador en Venezuela Raúl Morodo (2004-2007) utilizó una empresa familiar para lavar dinero de la petrolera PDVSA.

LEÉ TAMBIÉN:  Chile, 2022: Boric protagoniza un errático gobierno que lleva al país a la debacle. Por Daniela Carrasco

Desde entonces, Zapatero ampara todas las elecciones fraudulentas que prepara la dictadura para perpetuarse y ha trabajado -y trabaja- por el levantamiento de las sanciones de Europa y Estados Unidos por violaciones de derechos humanos a los jerarcas de la tiranía. En este sentido, ha llamado en innumerables ocasiones a evaluar «de qué ha servido la política de sanciones y no reconocimientos». «Sabemos que ya no sirve la imposición ni las sanciones. Solo sirven el diálogo y los votos, el encuentro y la deliberación democrática. No hay otro camino en Venezuela», manifestó. Hoy, el gran protector de la tiranía bolivariana -los altos mandos del chavismo le consideran un «hombre decente» y «digno»-, es propietario de una mina de oro en Venezuela, según denunció el exjefe de contrainteligencia chavista, Hugo ‘El Pollo’ Carvajal.

A Zapatero se le ha visto compadreando con el expresidente izquierdista de Bolivia, Evo Morales, y el de Ecuador, Rafael Correa, tomando la palabra en los aquelarres del Grupo de Puebla, y elogiando los mal llamados ‘acuerdos de paz’ con los terroristas de las FARC compartiendo mesa con el pistolero Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’.

En el último año, se ha dedicado a elogiar al régimen comunista de Xi Jinping -publicó una tribuna en el China Daily titulada ‘Una China global para un futuro común de certezas y esperanza‘ en la que ensalzó a la tiranía de Pekín y aseguró que «antes de la crisis global provocada por la pandemia, China era ya la potencia clave en busca de un orden internacional que superara la frágil gobernanza de la globalización»-. «Como tal, el papel de China es fundamental para nuestra superación de esta crisis económica y sanitaria global», añadió. Al mismo tiempo, alentó a los candidatos izquierdistas que concurrieron a elecciones en la Iberosfera. A Pedro Castillo, en Perú; a Gabriel Boric, en Chile; y a Xiomara Castro, en Honduras.

LEÉ TAMBIÉN:  China tiene una estrategia para América Latina. Por Julio A. Cirino

Ahora, busca que tanto Colombia con Gustavo Petro como Brasil con el corrupto Lula da Silva caigan en las garras del Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla, red de la que él es fundador.

gaceta.es