Verbitsky, un “operador” que se nutre del espionaje y la AFIP. Por Christian Sanz

Acostumbrado a la chicana más soez, a la crítica infundada e incluso a las operaciones de prensa más penosas que pueda uno imaginar —baste recordar la que llevó adelante contra Francisco De Narváez en 2009—, Verbitsky se ha convertido en el escudo del kirchnerismo en los últimos años.

A través de su implacable pluma en el oficioso diario Página/12, siempre sazonada con aportes que le hacen los oscuros servicios de Inteligencia y la cuestionada AFIP del otrora poderoso Ricardo Echegaray, el “escriba” del poder supo erosionar la credibilidad de los enemigos del “modelo”. Ciertamente, aquellos que a Cristina y Néstor sabían estorbar.

Bastaba un dato, un mero rumor, un chimento, Y allí salía Verbitsky a destrozar a diestra y siniestra. Como hizo con el papa Francisco a través de un dato que luego fue desmentido por sus propios protagonistas… eso sí, cuando Cristina se amigó con el sumo pontífice, las notas contra Bergoglio desaparecieron dePágina/12 y el “escriba” debió explicar lo que inexplicable.

Lo curioso, en ese contexto, es el silencio de Verbitsky respecto de personajes sobre los cuales abunda la evidencia en hechos de corrupción, tales como Amado Boudou, Aníbal Fernández y otros tantos impresentables. La mirada tuerta, que le dicen, y no es la de Néstor.

Como sea, parte de los dardos del “escriba” durante este año fueron a parar al corazón del flamante presidente Mauricio Macri, a quien llegó a acusar de pedófilo sin ponerse colorado, solo por acercarse demasiado a una niña en un spot de campaña. La nota en cuestión puede encontrarse en el buscador dePágina/12 por si alguno no cree que eso ha ocurrido.

LEÉ TAMBIÉN:  Tristeza y preocupación. Por Armando Ribas

No obstante ese y otros papelones, parece que Verbitsky no se dio por enterado de que Macri es el nuevo presidente y que el kirchnerismo perdió en las últimas elecciones. Es que, a través de su “operativa” columna insiste en martillar al gobierno entrante.

No está mal que ello ocurra, para eso está el periodismo, lo que está mal es la chicana, el infundio, la crítica destructiva e inverosímil… la mentira.

En ese contexto, la noticia hoy es que Verbitsky no le pega a Macri en Página/12. En su habitual columna de los domingos en ese diario, esta vez titulada “Los libros y la calle”, el escriba reproduce el aburrido discurso que ofició sobre la situación en las Américas durante una reunión celebrada en Madrid por la Comisión Internacional contra la pena de muerte, que integra.

Uno de sus tantos curros, claro. Los lujos que solo él puede darse.

http://www.mendozapost.com/

Deja un comentario

Más en Derechos Humanos
Reglas Mandela, Chanes o Sosa Fortuny. Por Pedro Corzo

Naciones Unidas ha revisado sus  normas mínimas para el tratamiento de los prisioneros conocidas como Reglas Mandela,...

Cerrar