Mar. Mar 2nd, 2021

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Una estrategia equívoca es sinónimo de derrota – Por Alberto Medina Mendez

Mu­chos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos cre­en que su su­pues­to ta­len­to, su ex­pe­rien­cia y has­ta su bue­na ima­gen son ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra ob­te­ner los ob­je­ti­vos de­se­a­dos.

Na­da más ale­ja­do de la re­a­li­dad. En el de­por­te se vi­sua­li­za de un mo­do más sim­ple. Un gran equi­po, re­ple­to de in­di­vi­dua­li­da­des, con mu­chas ha­bi­li­da­des y gran tra­yec­to­ria pue­de per­der ca­si con­tra cual­quier ad­ver­sa­rio si no se­lec­cio­na una es­tra­te­gia ade­cua­da.
Lo que pa­re­ce muy ra­zo­na­ble pa­ra una ac­ti­vi­dad co­mo esa, pa­re­ce no que­rer asi­mi­lar­se a la ac­ción po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go sus si­mi­li­tu­des son enor­mes y se de­be­ría po­der apren­der de un mo­do em­pí­ri­co de esas en­se­ñan­zas tan evi­den­tes.
Es por eso que va­le la pe­na de­te­ner­se to­do el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio pa­ra se­lec­cio­nar la es­tra­te­gia más ade­cua­da. No es un te­ma me­nor. No se tra­ta de un as­pec­to irre­le­van­te. Es allí don­de re­al­men­te se de­fi­ne lo que va a su­ce­der lue­go. Si se acier­ta con el diag­nós­ti­co, si se ana­li­za la si­tua­ción con su­fi­cien­te in­te­li­gen­cia, es pro­ba­ble que la lí­nea de tra­ba­jo que se tran­si­te sea re­al­men­te la más apro­pia­da y se pue­da en­ton­ces sa­car ven­ta­ja res­pec­to de los even­tua­les con­trin­can­tes en la are­na po­lí­ti­ca.
Cla­ro que no só­lo es cues­tión de to­mar el ca­mi­no co­rrec­to. Tam­bién se tra­ta de có­mo se lle­ve ade­lan­te su im­ple­men­ta­ción, del mo­do de ha­cer las co­sas, de la per­se­ve­ran­cia pues­ta en jue­go, y so­bre to­do del com­pro­mi­so del di­ri­gen­te con to­do lo pla­ni­fi­ca­do.
Un can­di­da­to de­sor­de­na­do, sin agen­da, que se mue­ve por im­pul­sos y no si­gue un re­co­rri­do de­bi­da­men­te pen­sa­do, pues no ten­drá éxi­to. Por ade­cua­do que sea el plan de tra­ba­jo, si no lo si­gue, si no se ajus­ta al sen­de­ro tra­za­do, no ob­ten­drá lo que quie­re sim­ple­men­te por­que no se adap­tó po­si­ti­va­men­te a lo que de­bía ha­cer.
La ma­yo­ría de los di­ri­gen­tes pre­fie­ren se­guir su ins­tin­to, ape­lar a lo que ya co­no­cen y se­guir eter­na­men­te de­am­bu­lan­do en el te­rre­no de la im­pro­vi­sa­ción. No lo ha­cen por con­vic­ción, si­no só­lo por abu­lia y co­mo­di­dad. No es­tán dis­pues­tos a se­guir un mé­to­do, a cum­plir un pro­ce­di­mien­to y a sis­te­ma­ti­zar su ta­rea co­ti­dia­na.
Ca­si to­dos ellos no con­si­guen sus ob­je­ti­vos, y si even­tual­men­te lo lo­gran por una com­bi­na­ción de fac­to­res que afec­tan a sus ad­ver­sa­rios, pues su si­tua­ción du­ra­rá muy po­co tiem­po. La po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea re­quie­re de mu­cho pro­fe­sio­na­lis­mo pe­ro tam­bién de se­lec­cio­nar la es­tra­te­gia ade­cua­da. Ese es el fac­tor más de­ter­mi­nan­te del re­sul­ta­do.

LEÉ TAMBIÉN:  Visión teológica de estas elecciones - Por Cosme Beccar Varela
Más en Opinión y Actualidad
Ante la superprimaria Macri-Sanz-Carrió, Massa negociaría competir con De la Sota y el oficialismo potenciaría a Scioli vs. Randazzo – Por Carlos Tórtora

La Convención Nacional de la UCR celebrada ayer fue atípica. Por primera vez, la discusión...

Cerrar