Un candidato algo menor. Por Miguel De Lorenzo

Daría la impresión que el tema del aborto divide las aguas en torno a la elección de los candidatos presidenciales.

Es cierto que en un primer momento  se intentó minimizar, incluso  ridiculizar  la cuestión como una manera de restarle importancia. Planteaban incluso la necesidad de aborto para proteger a los más pobres, como  si fuese posible  encerrar el aborto dentro  del reduccionismo marxista de la lucha de clases.

De un modo u otro salvo  honrosas excepciones, los candidatos declararon su adhesión al homicidio del aborto.

Macri, el mismo que impulsó la ley,  hace pocos días le dijo a Amalia  Granata que estaba a favor de las dos vidas. Cris que se  opuso  a ley durante  el kirchnerato ahora la  defiende,   parece que gracias al poder de convicción de su hija cubana.

Ni que hablar de la izquierda  criolla, coherente en su afán destructivo de más de un siglo nunca dudó en promover y apoyar el aborto. De esta especie, una tal Bregman,  hizo del aborto durante años una única propuesta política.

En el mismo sentido Espert,  entró en carrera diciendo que: “aprobar la ley es de buena persona”. Ahora amplió ese feliz concepto inicial con este otro,  que lo define aún mejor: “el aborto es algo menor”.

Se podría considerar a Espert  como   la voz de esta democracia relativista  hija de la perplejidad  que no sabe que es lo justo, y aún  menos que cosa es el bien y se funda y sostiene  en formulismos.  Ahí  vemos a  Kelsen y Rorty en estado puro,  todo aquello que no esté ligado a lo material, al pragmatismo, nada tiene que hacer con la vida política. Por lo mismo solo es verdad  la opinión de la mayoria, aunque el siglo pasado demostró dramáticamente adonde fueron  a parar  las infalibles decisiones de esas mayorías.

LEÉ TAMBIÉN:  Plebiscito en la república imperial. Por Emilio Martínez Cardona

Dentro de esa suerte de  liberalismo  feroz,  donde el dinero constituye la medida y el fin de  la  acción política, la moral no tiene lugar. Son  ellos mismos quienes  lo  anuncian, cuando dicen que el aborto – o sea la vida – es algo menor y que le darían vía libre a la droga con su ilimitada capacidad destructiva del hombre,

La política debe asegurar los medios  de modo tal que,  si alguno tiene hambre lo primero naturalmente será darle de comer,  pero lo más importante – a pesar de Espert – siempre será  ayudarlo a vivir bien, acorde a su condición de persona y a su destino trascendente.

 

Más en Derechos Humanos
Es hora de acabar con este engaño. Por Agustín De Beitia

Jovina Luna tenía once años cuando su hermano Hermindo, un soldado de 21, fue ejecutado por integrantes...

Cerrar