Mié. Oct 5th, 2022

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Tres madres! Es mucho! – Por Malú Kikuchi

Dicen que “por suerte, madre hay una sola“. ¿Qué terrible pecado y/o delito  hemos cometido los argentinos para tener ¡tres!? Personalmente no creo en eso de que sea una suerte tener una sola. A mí, me encantaba mi Mamá.

La quiero, así, en presente y eso que hace años que no está. Me refiero a que no está físicamente, porque para todo lo demás me acompaña en lo que hago, pienso y digo. A veces me pregunto qué haría Ella en determinada situación, si yo estoy haciendo las cosas bien o en qué me equivoco. Hablo de mi Mamá. Mi Mamá biológica, la que me educó; me enseñó a diferenciar lo correcto de lo incorrecto, la que me explicó sin palabras lo que era el amor incondicional.

Y así pasaron los años, la mayoría buenos, algunos no tanto. Viví acá y en el exterior. Mi Mamá siempre estuvo presente, por carta, por teléfono o maravillosamente tangible. Mis hijos la adoraron y mi marido la adoptó. Hablo de mi Mamá. Un día se fue. Nos espera a toda la familia en alguna parte. Y estoy convencida que nos cuida.

Y un día, que no fue un día cualquiera, fue el 25/9/2003, escuché al presidente Néstor Kirchner, desde Nueva York, en la 58° Asamblea de las Naciones Unidas, decirme que Hebe Pastor, ex Bonafini, era la madre de todos los argentinos. Corrí a buscar mis documentos. Comprobé que era argentina.

Pensé que si lo decía el presidente de todos los argentinos (aún de aquellos que no lo votamos), supuse que tendría conocimiento sobre hechos que yo desconocía. Me quedó la duda, yo no debía ser argentina, porque “esa”, no era mi madre. Estaba claro, tenía la nacionalidad equivocada. ¿O no?

Me llevó meses y un simposio de siquiatras volver a encontrar mi identidad. Es muy complicado para una persona que creyó toda su vida que su Mamá era una determinada persona (en mi caso María del Pilar), y enterarse así, de golpe y por televisión, que tenía otra madre,  una que en particular me da escalofríos. Quiero ser educada y en honor a mi Mamá, no usar los adjetivos que me merece esa persona, que hasta me molesta nombrar.

LEÉ TAMBIÉN:  Esparta gana en Europa - Por Armando Ribas

En cuanto a la identidad, algo sobre lo que los dos gobiernos K han hecho bandera, desde la propaganda con que nos han perforado (lo siguen haciendo)  los oídos desde todos los medios audiovisuales con eso de:  “¿Usted está seguro que no es hijo de desaparecidos?”, porque todos tenemos derecho a conocer nuestra identidad. Parece muy desgraciado que traten de confundir a  las personas adjudicándoles una madre que no es.

Pasó el tiempo y más o menos me equilibré. Casi conseguí olvidar esta segunda madre que me horroriza, impuesta desde el poder. Hasta el 27/3/2014. Todavía no puedo reaccionar. Es muy fuerte. Y siempre me entero por televisión, esta vez por “condena” nacional. Acto decididamente violento, que nos obliga a escuchar lo que no hemos elegido escuchar. Y sucedió.

De pronto, desde el quincho de la quinta presidencial, Cristina, mientras trataba de convencernos que la baja de subsidios al gas y al agua no iban a pesar en nuestros haberes y que el sol era cuadrado, cuando más distraída estaba escuchando, ¡zas!, el mundo se me cayó encima. Pero en serio, no como excusa política. Cristina me anunció, como al resto de mis compatriotas, que era nuestra madre. En serio, “is too much”.

Había empezado a reponerme del profundo disgusto de mi segunda espúrea madre impuesta desde la presidencia, y me cae una tercera, también falsa y esta tampoco me gusta. ¿Qué le pasa a esta gente que necesita endilgarnos madres  que no son las nuestras, que de poder elegirlas yo no lo haría y nos dan trato a todos los argentinos de huérfanos necesitados de madres adoptivas?

LEÉ TAMBIÉN:  Chile: ¿para qué imitar a Venezuela cuando se puede emular a Suiza? - Por Carlos Alberto Montaner

Hablo por mí. No quiero más madre que la mía. Y detesto la sola idea de que me endilguen madres  y menos que menos madres que decididamente no me gustan. En un país que hace rato ha dejado de ser una república y se ha convertido en un territorio, creen que desde el poder pueden hacer lo que mejor les parezca. Y hasta ahora nadie se los ha impedido.

Pero madres que no tengo ni quiero tener, no. Pueden estatizar Aerolíneas y perder millones para que los chicos de La Cámpora jueguen a los avioncitos. Pueden apropiarse (robarse) los ahorros de los que pretendíamos jubilarnos con una AFJP. Pueden trampear durante 7 años las estadísticas del INDEC. Pueden vaciar las cajas del ANSES y hambrear a los jubilados para hacer populismo que vamos a pagar carísimo. Pueden disfrazar la venganza de justicia con militares que no son culpables de nada, salvo de llevar uniforme. Pueden empobrecernos todos los días con una inflación galopante. Pueden ser todo lo corruptos que se pueda ser y encontrar jueces como Oyarbide. Hasta pueden dejar que la droga se  adueñe de Argentina. Pueden sumergirnos en la peor inseguridad. Lo hacen.

Lo que no pueden, ni ellos, ni nadie, es decir que Hebe y Cristina son mis madres. Mi Mamá, la única, la que quiero tener y tuve, es la mía. Y no hay otras. Es una absoluta falta de respeto.   Lo diga quien lo diga.

Fuente: http://www.lacajadepandoraonline.com/