Todo lo que hay que saber de las elecciones norteamericanas. Por Eric Harris.

Elecciones norteamericanas 2016: ¿Trump, Clinton o Cruz? 

Donald Trump: ni cuco, ni salvador. 

 Véase hoy en día al reconocido empresario neoyorquino como el demonio encarnado. El peor fascista, racista y xenófobo en persona. Tanto demócratas, liberales blandos, como también todo el arco de opinologos buenistas, progresistas y/o socialistas compran esta caricatura (sin considerar que Trump apoyó durante años al Partido (social) Demócrata financiando, por ejemplo, reiteradas veces a Hillary Clinton en sus campañas). Los medios sacan al aire las frases mas tajantes de forma descontextualizada para crear la imagen de un Donald Trump totalitario que supone echar a todo inmigrante y que está en contra de cualquier persona extranjera (especialmente mexicanos) que quiera ingresar a los Estados Unidos. Pero ¿Que grado de objetividad tienen este tipo de acusaciones? Como es de esperar, la gran mayoría de los casos, las ideas vox populi conllevan grandes inconsistencias de fondo, y este caso no es una excepción a esta regla.

Descubramos qué defiende hoy en día Donald Trump para luego establecer conclusiones más certeras sobre su candidatura como presidente.

1 – Inmigración: Trump defiende la inmigración legal, y condena solo la ilegal. Al igual que Ted Cruz, él cree en que es necesario reforzar y asegurar las fronteras para tener mayor eficacia a la hora de erradicar la inmigración ilegal. El tema del muro en parte de la frontera sur no es ninguna sorpresa, ya que el mismo ha sido propuesto y defendido inicialmente por los demás candidatos republicanos. Tengamos en cuenta que las leyes de inmigración están para ser cumplidas, aunque otro tema diferente es si el sistema de permisos/visados realmente responde a los intereses contractuales de los ciudadanos locales para operar, contratar o comerciar con ciudadanos del exterior. En mi opinión éste sistema es bastante deficiente en la actualidad. Otro tema que Trump es bastante claro es en negar la entrada de cualquier musulmanes al territorio estadounidense, como medida temporal y preventiva. En este aspecto tiene su diferencia con Cruz, ya que éste último opta por negar temporalmente la entrada de refugiados provenientes sólo de las regiones en conflicto.

2 – Tamaño del Estado Federal: aboga por una descentralización política, dejando mayores decisiones y poderes de acción a cada Estado. Ejemplo: pretende cerrar departamentos y programas federales ineficientes tales con respecto al sector educativo, “medio ambiente” y “cambio climático”, también el tan desproporcionado e ineficiente Obamacare (aunque Trump defienda una cobertura de salud pública minima para toda la población), etc.

3 – Impuestos: Apuesta por una moderada reducción impositiva, aunque sigue defendiendo un sistema progresivo de impuesto a las ganancias. Él cree que los ricos deben pagaran mayores alícuotas. Aunque realmente no ha dado detalles específicos sobre su plan impositivo. Vale aclarar que la progresión impositiva siempre termina siendo regresiva para las clases asalariadas ya que las tasas de capitalización, que generan el aumento de los salarios reales, se ven significativamente disminuidas debido a la discriminatoria tributación forzosa a la que se ven sujetos los titulares de activos y bienes de capital (siendo éstos los responsables primeros del aumento de productividad en cada mercado).

4 – Economía: Sin duda alguna este punto es el mas débil para Trump. Sus conocimientos sobre temas como comercio exterior y política monetaria muestran una gran adhesión a un modelo socialista/proteccionista mucho mas cercano al de Hillary Clinton que al comercio de libre propiedad privada defendido por su contrincante republicano. En lo que respecta a aranceles a la importación, el empresario los defiende como mecanismo de protección de empresas locales, condenando así a los consumidores a pagar un sobre precio para acceder libremente a los mercados globales. En cuestiones monetarias, cree en el uso político de la Reserva Federal, defiende la manipulación devaluatoria del dólar para favorecer ficticiamente y de forma cortoplacista a las exportaciones locales. Esto va de la mano con la manipulación de los tipos de interés, preferentemente hacia la baja, sin tener problemas de generar grandes burbujas crediticias. En cuanto a la deuda pública Trump no ha mostrado una postura certera al respecto, habla de balancear el presupuesto, lo cual es positivo, pero jamás se ha pronunciado por terminar con el mecanismo keynesiano de endeudamiento publico sistemático. Con lo cual, teniendo en cuenta su postura en los otros temas político-económicos, pienso que esta dispuesto a continuar con el modelo de sobre endeudamiento privado y público.

5 – Política exterior: En este punto Donald Trump se ha pronunciado en los medios de forma dura y extremista (para muchos) creando una imagen quizá algo alejada de lo que realmente piensa. Los escasos detalles que ha dado abogan por destruir a ISIS por medio de un apoyo aéreo a los kurdos y dotando a los mismos de equipos militares. También se ha pronunciado porque Estados Unidos deje de dilapidar recursos intentando ser el policía del mundo derrocando gobiernos y ocupando países en nombre de la “democracia”. En esta cuestión parece coincidir con Ted Cruz. Con respecto a Israel lamentablemente se ha pronunciado como neutro ante el conflicto con Palestina, optando por nuevos acuerdos políticos, pero sin considerar que Israel ha intentado reiteradas veces hacerlo sin tener ningún éxito frente al fanatismo terrorista que aboga por la destrucción del Estado judío. A pesar de sus declaraciones Trump sostiene que es el candidato que mas apoyó y apoyará a Israel ¿Sera un cambio de discurso? Difícil de suponer. Acerca de las relaciones con Rusia, Trump opta por una posición de poca confrontación hacia Putin y no le preocupa la posibilidad de un aumento de poder ruso sobre el territorio Sirio.

LEÉ TAMBIÉN:  La coyuntura mundial al promediar febrero. Por Rosendo Fraga.

Hillary Clinton: la continuidad acentuada de la decadencia. 

Su condición de mujer y su discurso demagogo lamentablemente le dan gran ventaja para que triunfe en las elecciones presidenciales. Tristemente hoy en día las masas consideran la cuestión racial (en el caso de Obama) o de género (en el caso de Clinton) como un fundamento pilar a la hora de elegir a sus representantes, y dejan en último plano la defensa de los principios constitucionales que preservan el orden y el desarrollo de una nación libre.

Hillary Clinton, con su discurso igualitarista, ecologista, anti-capitalista y feminista, aboga por un gran aumento del poder coactivo del Estado Federal dejando a los estados con menos decisiones autónomas. Así es como pretende incrementar las regulaciones al mercado del trabajo (imponiendo leyes federales de salario mínimo muy por encima del salario real de mercado, también estableciendo por ley la “igualdad de salarios” para las mujeres con respecto a los hombres, y continuando con el insostenible despilfarro del Obamacare) generando por lógica un incremento en el desempleo y una traba importante para la libre contratación y establecimiento de nuevas empresas. Su estrategia de “activación económica” por supuesto viene de la mano de un plan federal de despilfarro keynesiano, creando burbujas de gasto, consumo exacerbado y empleo improductivo. También Hillary no será tímida en llevar al piso los tipos de interés e incentivar nuevas burbujas crediticias, al igual que su marido lo hizo durante la década del noventa y su compañero de gobierno durante los últimos siete años. Devaluación del dólar, aumento de impuestos, apertura de nuevos departamentos ineficientes y mayores regulaciones al comercio serán parte de su modus operandi a la hora de llevar a cabo “soluciones políticas”. Por no nombrar su afán por el aumento del déficit y la deuda, ya que todo lo que sea necesario para inflar la demanda y dar prebendas será una opción viable. Tengamos en cuenta una cosa: no es noticia nueva que un líder colectivista pretenda centralizar y planificar la sociedad desde una cúpula de poder utilizando el populismo y la corrección política como armas dialécticas pilares para abusar de las instituciones republicanas.

En uno de sus discursos en 2014, Hillary le declaro la guerra a la libre función empresarial, sin empacho alguno dijo “Los negocios no crean puestos de trabajo”. Y, siguiendo con la misma proclama socialista, hablo de prohibir empresas ejemplares como Uber y Airbnb ya que las considera compañías explotadoras y destructoras de empleos “dignos”, sin aclarar que estas dos empresas han revolucionado sus mercados dando la posibilidad de acceso a millones de seres humanos de clase media y baja gracias a sus reducidos precios.

Con respecto a su historial en política exterior, ella, como Secretaria de Estado (y junto a John Kerry y Obama), fue una de las ideólogas en la nefasta intervención occidental en Siria y Libia (además del apoyo previo para la retirada de tropas de Irak) durante la “primavera árabe” (2010–2013) con el fin de apoyar sectores subversivos árabes para derrocar a los gobiernos de Assad y Gaddafi, y con el argumento de imponer “democracias sanas” respetuosas de los “derechos humanos”. Esta aventura política intervencionista le costo al mundo el surgimiento y establecimiento del Estado Islámico en Libia, Siria e Irak, ya que la desestabilización y el derrocamiento de los gobiernos previos dejo el camino asfaltado para que los grupos suniitas terroristas mas extremos tomen el poder (los cuales son los mismos que recibieron recursos, equipos y armamentos del ejercito norteamericano durante la intervención defendida por la incompetente candidata demócrata).

Tengamos en cuenta que lo descripto en estas líneas sobre Clinton no son meras proyecciones ya que todas estas políticas han sido el motivo de su lucha y apoyo partidario durante toda su carrera política.

Ted Cruz: la gran opción liberal conservadora.

El candidato proveniente de Texas ha sido muy claro con sus ideas conservadoras constitucionalistas, siendo un gran exponente de los valores tradicionales defensores de la propiedad privada, del control y seguridad de fronteras, del libre comercio, de la libertad religiosa y del derecho a la defensa personal por medio de la portación de armas.

Con respecto a la inmigración ilegal Ted Cruz planea la construcción de un muro al igual que Trump, pero además hace gran hincapié en mejorar la logística y el número de efectivos en lo que respecta a la seguridad de la frontera. Es un gran critico de la situación actual describiendo que la administración Obama ha sido calamitosa en éste aspecto y que ha hecho de la frontera sur un flexible colador muy accesible para el inmigrante ilegal.

Impositivamente el candidato texano es sin duda la opción mas seria al respecto. Ha sido muy detallista en lo que respecta a disminuir el gasto y plantear una gran reducción impositiva convirtiendo el Personal Income Tax a solo 10% plano y el Business Tax a 16% plano. De esta forma su objetivo es simplificar el código impositivo y eliminar el núcleo político burocrático en el IRS (Internal Revenue Service), y así crear un favorable contexto empresarial para atraer gran cantidad de inversiones productivas. Balancear el presupuesto y disminuir el nivel de endeudamiento también son sus prioridades, para ello comenzará una incomparable lucha por reducir el tamaño del Estado Federal cerrando departamentos (ya confirmados: Department of Education; Department of Energy; Department of Commerce; Department of Housing and Urban Development), terminando con programas deficientes (empezando por Obamacare), eliminando subsidios corporativistas y, mas importante aun, limitando al máximo la manipulación monetaria por parte de la Reserva Federal.

LEÉ TAMBIÉN:  Bolívar y Maduro en Venezuela. Por Armando Ribas

 En política exterior Ted Cruz ha sido el que más se ha explayado sobre el tema. Apuesta a una Defensa fuerte y eficiente pero poco intervencionista y despilfarradora de recursos. Con respecto a la destrucción del Estado Islámico su plan es dotar de equipos y armamentos a las fuerzas kurdas y darles apoyo aéreo. Considera que enviar tropas americanas al territorio en cuestión debe ser considerado solo como opción de ultimo recurso.

En resumidas podemos pronosticar que Trump no será ningún apocalipsis para EEUU ni para el mundo. Él es un pragmático que ha pronunciado en reiteradas oportunidades poseer una gran flexibilidad a la hora de tratar cuestiones tanto con demócratas como con conservadores republicanos, por lo tanto se lo podría considerar más como un candidato republicano moderado. Contrariamente Ted Cruz sin duda alguna es el postulante conservador en cuanto a principios constitucionales que hacen al respeto de los derechos individuales tales como la libertad de comercio, la autodefensa personal y portación de armas, y el respeto a los derechos de propiedad y a las tradiciones de cada comunidad o grupo social.  Por ultimo podemos situar a Hillary Clinton como la cara socialista de la elección presidencial, que, por desgracia, tiene mayores probabilidades de llegar a la Casa Blanca debido a su gran trabajo político clientelista y discursivo populista durante años.

Por último analizaremos los números de las encuestan que dan a los diferentes posibles escenarios para las elecciones generales de Noviembre. En la interna demócrata Hillary Clinton posee grandes chances de obtener la victoria ante el mega socialista Bernie Sanders (sobre el cual no me he detenido a hacer un análisis debido a sus escasas posibilidades). Por el lado del Partido Republicano la elección sigue muy interesante quedando tres candidatos en la carrera. En último lugar en delegados esta John Kasich (sin posibilidades reales de ganar la elección a esta altura) con 143, en un parcial segundo lugar Ted Cruz con 465 y liderando Donald Trump con 739. Considerando que quedan 17 estados por votar en la primarias republicanas y que para ganar la nominación el candidato debe llegar a un total de 1237, podemos solo asegurar que existirá una batalla cabeza a cabeza entre Trump y Cruz. Hasta ahora los números le dan al empresario de bienes raíces un promedio del 35-40% de intención en votantes conservadores, realidad que le ha servido mucho a su favor mientras que el espectro de las primarias estaba dividido en muchos candidatos, pero, luego de la suspensión de campaña de Marco Rubio, los electores anti Trump se han volcado en grandes proporciones sobre el candidato texano. Esta realidad se muestra claramente en el desarrollo de las ultimas encuestas, cuando hace cuatro meses Trump tenia una gran diferencia de 18% sobre Ted Cruz, y ahora los últimos datos dan un margen del 3% al 0.5% para el candidato neoyorquino. Esta claro que hasta Julio cada primaria estadual será una interesante contienda entre los dos candidatos. Las próximas primarias son el 5 de Abril en Wisconsin y las encuestan dan una victoria con amplio margen a favor de Cruz. En cuanto a los pronósticos de resultados para Noviembre, las encuestan revelan una posible aplastante victoria de Hillary sobre Trump con un 10% de margen electoral. Pero diferente es el escenario si Ted Cruz gana la nominación del Partido Republicano, en este caso las encuestas durante los últimos tres meses dan una posible victoria en Noviembre para este último sobre Clinton, con márgenes muy ajustados entre el 1% y 3%. Y vale considerar una tendencia alcista a favor de Cruz, ya que hasta Enero de este año los números eran favorables para la candidata demócrata (con márgenes del 10% hasta último Octubre y emparejándose sobre finales del año pasado).

Sin duda alguna esta próxima elección será histórica y clave para el futuro institucional, social y económico del país norteamericano. El candidato ganador deberá nombrar 2-3 miembros de la Corte Suprema de Justicia, con lo cual llevaría a una mayoría demócrata en la misma en el caso de una victoria de Hillary Clinton. Los principios constitucionales que forjaron la prosperidad de los Estados Unidos de América están en juego. El resultado de esta elección definirá, por un lado, el regreso a los valores capitalistas y jurídicos civilizados, y, por el otro, la continuidad de una acentuada decadencia hacia una sociedad dependiente del político de turno por medio de las prebendas y privilegios pero a costa de una renuncia creciente a las libertades individuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Internacionales
Isis el cuarto jinete del Apocalispsis. Por Mario Pazmiño.

Dos hechos históricos marcan el aparecimiento de ISIS o el Estado Islámico, la súper estructura terrorista global:...

Cerrar