Tras 40 años: no nos olvidemos de los verdaderos asesinos. Por Nicolás Márquez.

In me­mo­riam Ade­más de los in­con­ta­bles mu­ti­la­dos o dam­ni­fi­ca­dos con afec­cio­nes fí­si­cas o psi­co­ló­gi­cas irreparables, las víc­ti­mas de muer­te por

Leer más