Mar. Oct 27th, 2020

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Suelta de globos y palomas. Por Miguel De Lorenzo

 En realidad no son tantas las veces en que el azar,  interviene en la vida política de los pueblos, el poder populista y opresor, la tiranía intenta controlar sobre todo el pensamiento.

En nuestro  caso el profesor, se dedica a hablar, tiene esa dudosa fortuna de ponerle palabras a cualquier cosa, lo que fuera, el puede rodear de palabras a la nada y darle una suerte de existencia real al vacío más desolado.

No es menos  cierto que  para eso  lo contrataron.  Su tarea de hablador,  repetidor, se ve facilitada,  por la fortuna – digamos así – de no tener convicciones personales, es sabido  que el profe cambia según se trate de la mañana o la tarde, es, en cierto modo, una página en blanco,  no  difícil de completar.

Si le dicen, hay que romper el mercosur, o  no hay que exportar, o  todos con Maduro, o adelante con el aborto, pensá en acabar con los viejos, aumentá los impuestos, etc.,etc. el tipo encara y arranca. También podría hacerlo al revés, con la misma decisión, porque en el fondo le da igual.

El penúltimo mandato:  liberar presos. Hace unos días llegó la orden, y ya empezaron a salir los primeros 1700, habrá muchos más, claro. Aquí se da una situación especial, porque no olvidemos que el tipo es profe de derecho y por ese lado se complica un poco, pero no tanto.  Él sabe, por ejemplo, que el derecho es la decisión firme de darle a cada uno lo suyo, y bien,  que es entonces  lo que hay que dar a los presos, cuäl sería  su derecho,  la libertad naturalmente.

Poco o nada cuentan los crímenes cometidos,  porque es la sociedad capitalista, conservadora y reaccionaria la que los ha llevado al delito, de tal modo que los verdaderos culpables habría que buscarlos por ese lado.

LEÉ TAMBIÉN:  Amparo Medina: Planes para pervertir a la niñez.

Y Alberto los libera, con la feliz indiferencia de una suelta de globos o palomas.

Algunos por ahí dicen, que en este caso cumple órdenes de varios frentes, pongamos  de la jefa, de Zaffaroni y aún del Papa Francisco.

La jefa no admite corruptos presos, Zafa directamente no admite presos y el profe admite lo que le digan.

Y porque nombramos al Papa Francisco, nos preguntan, recordemos que Zaffaroni, el dueño del abolicionismo y de los burdeles porteños, mantiene una fluida relación con  Francisco.

Hace más o menos dos años, a raíz de una invitación especial del Papa,   fue recibido en el Vaticano con evidentes muestras de afecto, gran sonrisa y abrazo incluídos. Pero unos cuantos años antes, ya le había llegado a Zaffaroni una carta del Papa, donde a raíz del proyecto del nuevo código penal, le expresaba al juez que coincidía con él en  rechazar   lo que se dió en llamar “endurecimiento de las penas”,  que traducido era algo así como, cumplir la condena.

Entre otras consideraciones, avanzaba un paso más,  según podemos leer: “No pocas veces la delincuencia hunde sus raíces en las desigualdades económicas y sociales, en las redes de corrupción y en el crimen organizado, que buscan cómplices entre los más poderosos  y víctimas entre los más vulnerables”.

Para no extendernos, concluye: “Queridos amigos, – se dirige a Zaffaroni y a Carlés  –  vayan adelante en este sentido, pues aquí radica la diferencia entre una sociedad incluyente y otra excluyente, que no pone en el centro a la persona humana, y prescinde de los restos que ya no le sirven”.

Esto si que es curioso,  de una curiosidad estrafalaria,  absurda,  en cierto sentido perversa,  si analizamos   que la carta va dirigida nada menos que   al propietario de los burdeles  de la ciudad,  situación que no podría serle ajena porque,   todavía en Buenos Aires,  fue  uno de los suyos Gustavo Vera,  el que  denunció los prostíbulos de su señoría.  O sea es  ¡al tratante al que le habla de inclusión y de cultura del  descarte¡

LEÉ TAMBIÉN:  "La izquierda utiliza a los resentidos": reportaje radial a Nicolás Márquez efectuado por Roberto Cachanosky

 Es posible concluir que  para el Papa, hay una única clase  de indefensos,  parecería  que esa categoría estaría  conformada por los asesinos, violadores, pederastas y otras delicadezas. En el listado papal no figuraría  ni una sola  víctima,  porque víctimas son los pobres, pero no todos,  sino solamente “los crucificados de la historia”,   aquellos que delinquen por culpa y cargo de la sociedad capitalista y reaccionaria.

A primera vista  suena  extraña esa delineación social,  pero si miramos con atención descubriremos  ahí,  algunos de los principios básicos  en que se basa la teología de la liberación en sus distintas corrientes, todas igualmente heréticas.

Lo comprendemos   profe,  navega en una  encrucijada  rugosa,  bien complejo eso  de  obedecer  a  múltiples mandantes.   La jefa, las madres, las abuelas, Zaffaroni, la CIDH, el Papa Francisco,   Soros y una lista que ni te digo.

Pero tranqui profe,  usted puede, soltar los presos no es tan difícil, recuerde  que  sus compañeros  ya lo hicieron otra vez en el 73 , y  con notable suceso, y no olvide que al final todos pretenden lo mismo,  hacer de la Argentina una factoría, una tierra “sin honor y sin bandera”,  una jaula de caza para corruptos, que en toda circunstancia,  en silencio, renunciada la soberanía,  sirva a tiempo completo, para alimentar  al nuevo orden mundial y muy feliz,  que ya llega.


Más en Opinión y Actualidad
Cristina manda, el miedo està justificado. Por Malú Kikuchi

Estoy preocupada, más que preocupada, asustada. Asustada por vivir en un país que no está...

Cerrar