Subsidiando vagos. Por Malú Kikuchi

  Hace pocos días el gobierno anunció un plan social para acceder a los planes sociales. Los beneficiarios de los planes Argentina Trabaja y Ellas Hacen, como contraprestación a la actual limosna (no hay otra definición para explicar el hecho de recibir $$$ sin dar nada a cambio), deberán terminar la primaria y secundario. ¡Horror! ¡Tienen que EDUCARSE!

Según la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, el plan va a afectar a 260.000 beneficiarios. Hay muchos países donde la educación no es gratuita, acá lo es. Y en este caso no sólo es gratuita, es para que reciban un dinero mensual que pagamos los argentinos que trabajamos y sale de nuestros impuestos. Los beneficiarios no están contentos.

Alguien, hace mucho tiempo, les dijo que la vida, la sociedad, el FMI, el quiosquero de la equina o el supermercado, les debían algo. Que bastaba con estirar la mano y ese algo les iba a caer por el arte de la magia de la política populista. Después de ese alguien, casi todos los que le siguieron pensaron más o menos lo mismo. Es más redituable mantener mendigos, que educar ciudadanos.

En particular, si el dinero de las limosnas lo ponen otros, en este caso los ciudadanos que trabajan y pagan impuestos. El gobierno trata de remediar la situación. La respuesta del 15/3/2018 fue una manifestación manejada por los de siempre, en particular la CCC, el Movimiento Evita y Barrios de Pie, que son los que hasta ahora administraban los planes. Se les acabó el negocio.

Los beneficiarios deberán inscribirse en los lugares de enseñanza que se les adjudiquen, deberán asistir a clase y …aprender!!! El 15 la protesta sumó madres con bebés en cochecitos, chicos de corta edad, jóvenes arengando. Caminaron desde el obelisco hasta el Ministerio de Trabajo, donde pretendían ser recibidos por las autoridades del mismo.

LEÉ TAMBIÉN:  La pobreza no se resuelve con planes sociales. Por Roberto Cachanosky

El pretexto es que el gobierno quiere dejar de pagar los subsidios. Y ojalá sea así. A las personas que tengan el mínimo nivel cultural para conseguir un trabajo en blanco, les será más fácil obtenerlo (no lo buscan, ¿para qué?), que a los semianalfabetos que hoy mantenemos entre todos. Todos es un decir. Cada día somos menos los que pagamos más.

Esperemos que el gobierno cumpla con su palabra. Esperemos que sean rígidos en cuanto a controlar si van a estudiar o no. Macri prometió en campaña “pobreza 0”, una utopía, pero tiene el compromiso de bajarla. Educar siempre ha sido la respuesta, es hora de empezar. A pesar de que la izquierda grite y las organizaciones sociales se quejen, hay que educar aunque no quieran.

El plan se llama “Educación Formal Obligatoria”, eso que creíamos se había establecido en 1884 (1ª presidencia de Julio A. Roca) con la ley 1420 y que fue extendiendo los años de estudio porque el mundo avanza. Pero como la Argentina retrocede, parece que la educación pública, obligatoria y gratuita, ahora hay que imponerla por la fuerza, para que a los “desgraciados” que van a ser “torturados” con el aprendizaje, puedan recibir dinero. ¡!!Estudiar para que se les pague!!! La Argentina está enferma.

La Argentina está enferma, enferma grave. Esperemos que el milagro de la educación comience a sanarla. Para que se cure y nosotros dejemos de mantener vagos. Que por lo que se ve, ser vago ha sido hasta ahora un trabajo remunerado. Los dejo con alguien que amaba los pobres en el buen sentido y que se explicaba claro y alto, para que lo entendieran bien.

LEÉ TAMBIÉN:  La falacia de los derechos sociales. Por Gabriel Boragina

El Papa Juan Pablo II, en Santiago de Chile, ante la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en 1987: “El trabajo estable y justamente remunerado posee, más que ningún otro subsidio, la posibilidad intrínseca de revertir aquel proceso circular que habéis llamado repetición de la pobreza y de la marginalidad. Esta posibilidad se realiza, sin embargo, sólo si el trabajador alcanza cierto grado mínimo de educación, cultura y capacitación laboral, y tiene la oportunidad de dársela también a sus hijos. Y es aquí, bien sabéis, donde estamos tocando el punto neurálgico de todo el problema: la educación, llave maestra del futuro, camino de integración de los marginados, alma del dinamismo social, derecho y deber esencial de la persona humana”.

Los que manipulan los planes y manejan a la pobre gente, ¿les permitirán saber quién fue Juan Pablo II y lo que pensaba sobre la pobreza y cómo remediarla? Seguro que no, se les acabaría el negocio de mantener muchos pobres mal alimentados, casi analfabetos, sometidos a la orden de a quienes votar. Además dejarían de cobrar su “diezmo”. 

Más en Opinión y Actualidad
DEBATE: Nicolás Márquez y Agustín Laje respondieron una interpelación a fondo

https://www.youtube.com/watch?v=LI0BZ5b6g68&feature=youtu.be .................................................................................................................... Adquirí ya mismo el best seller internacional “El Libro Negro de la Nueva Izquierda. Ideología de...

Cerrar