Se bajó Olmedo, no la Derecha. Por Ariel Corbat

El 2 de Marzo de 2019, entrevistado por Claudio Yapura en FM LA 20, de Orán, el diputado nacional Alfredo Olmedo manifestó su decisión de ser candidato a gobernador de Salta en las próximas elecciones.
«Yo no tengo dudas que voy a ser gobernador«, dijo textualmente Olmedo dando por finalizada su aspiración presidencial.
Sin reproches, se cierra así un capítulo en el resurgir político de la centro derecha. El del momento en que Alfredo Olmedo emergió como el candidato posible, aquel que sin ser el candidato ideal del espacio, ocupó el vacío contribuyendo a señalar en líneas generales un rumbo claramente distinto del trazado por el totalitarismo kirchnerista y el progresismo continuista.
La contribución de Alfredo Olmedo fue entender el momento llamando la atención de propios y extraños; tanto así, que pasó de ser objeto de risas a preocupación de periodistas y operadores de la casta política. Si algo deja confirmado Olmedo es la enorme expectativa de cambio que, decepcionada por el transcurrir pusilánime de la Presidencia de Mauricio Macri, conserva buena parte del electorado.
En lo personal, apoyé la candidatura presidencial de Olmedo desde que ENCENDER (Encuentro de Centro Derecha, del que soy miembro fundador) adhirió a la misma, por lo que participé activamente  en distintos esfuerzos para su consolidación, como la creación de la Junta Promotora del Proyecto Olmedo Presidente en Vicente López.
Lamentablemente, aunque Olmedo tuviera la visión del rumbo, demostró carecer de condiciones de liderazgo y organización para darle viabilidad de solidez institucional a su campaña presidencial.
En la nota del pasado 20 de Enero titulada «El desafío Olmedo«, explicité que: «Nadie puede sorprenderse si digo que todos, o la gran mayoría, de los que impulsamos el Proyecto Olmedo Presidente cuando pensamos en el candidato ideal decimos otros nombres«, y advertía en el final que: «Es un buen momento para replantear aspectos organizativos del Proyecto Olmedo Presidente, institucionalizar las decisiones evitando la excesiva exposición de una sola persona. Ya es hora de fortalecer al candidato mostrando equipo«.
Nada de eso se hizo y la desprolijidad siguió su curso. Así las cosas, que Olmedo se bajara de la presidencial era una posibilidad.  Son las reglas de hierro de la política y no hay tiempo para lamentos o quejas.
Naturalmente, los ilusionados con la posibilidad de acompañar algo distinto, sentirán desánimo y frustración, por creer que volvemos a estar en el callejón sin salida de votar al malo o a la peor.
Mantengamos la esperanza, en especial la de aquellos muchos ciudadanos que se estaban arrimando por primera vez a la política a partir de Olmedo, es imperioso pedirles que no vuelvan a tomar distancia al decirles que la Derecha está reconfigurando su propuesta electoral.
Acaso, hermosa palabra la palabra «acaso», Olmedo haya servido en su rol de candidato posible, para que en las elecciones presidenciales del 2019 la centro derecha pueda finalmente organizarse en torno a alguno de los candidatos ideales.
Siempre he tendido puentes entre distintos sectores de Derecha y no voy a dejar de hacerlo. Sigamos juntos por la Patria y la Libertad. Tiene que ser ahora.
plumaderecha.blogspot.com
LEÉ TAMBIÉN:  Colombia y la farsa de la reconciliación - Por Carlos Alberto Montaner
Más en derecha, Opinión y Actualidad
Dios, patria, hogar. Por Santiago González

``Dios, patria, hogar'', proclamaban las leyendas escritas con desafiante pintura negra sobre los paredones encalados del pueblo....

Cerrar