Mié. Oct 5th, 2022

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Rodolfo Hernández se convierte en la única esperanza para frenar al narcocomunismo en Colombia. Por Santiago José Castro

Rodolfo Hernández enfrentará a Gustavo Petro en la segunda vuelta presidencial. En él recae ahora la esperanza de quienes quieren evitar el camino del socialismo, que muchos ven en la propuesta del candidato del Pacto Histórico. Desde “democratizar” la propiedad, hasta cobrar más impuestos a los cuatro mil colombianos más ricos, para pagar programas sociales que superan los 40 billones de pesos (9.400 millones de euros), pasando por suspender la exploración petrolera y la explotación carbonífera, hasta negociar con los grupos terroristas para lograr un “perdón social” y lograr así su desmovilización. Todo eso está en el programa de Petro, sin aterrizar en fuentes de financiación, reformas que serían menester o el escenario cada vez más complejo que enfrenta la economía colombiana.

Hasta hace apenas dos semanas, todo indicaba que a la segunda vuelta pasaría el candidato del Equipo por Colombia, Federico Gutiérrez, quien resultó elegido en la consulta interpartidista del pasado 13 de marzo, al que respaldaban los partidos políticos con más curules en el actual Congreso y en el que se posesionará el próximo 20 de julio. Gutiérrez parecía imbatible en su segundo lugar.

Sin embargo, las declaraciones del actual jefe del Estado, Iván Duque, quien respondía a toda propuesta de Petro como si fuese candidato en campaña -a pesar de su altísima tasa de desaprobación-, recientes escándalos de corrupción que afectaron al Gobierno y su falta de austeridad; de la mano con los apoyos que recibió Gutiérrez por parte de facciones políticas tradicionales, que incluyen en sus filas a personajes condenados por graves actos de corrupción, entre otras cosas; terminaron por orientar a la opinión pública hacia la candidatura de quien solo promete acabar con la corrupción y promover un verdadero Estado austero.

El nombre de su movimiento político es suficientemente explícito: Liga de Gobernantes Contra la Corrupción. Esa es su bandera y la respuesta que ofrece ante cualquier asunto sobre el que se le pregunta. Hace apenas dos semanas Hernández publicó los que serían sus primeros decretos, que reducirían drásticamente el personal del gobierno central y sus gastos. Llegó a afirmar que suspendería “hasta el tinto” (café) que se ofrece en el palacio de Nariño y que todo visitante tendría que llegar “bien desayunado” porque de la plata de los colombianos no saldría un peso para nada diferente a “agua de la llave”.

LEÉ TAMBIÉN:  La cosificación de la policía. Por Agustín Laje

Ese populismo y esa forma un poco altanera de hablar y de proceder, fueron exitosas ante un electorado cansado de un Presidente preso de su soberbia. La estocada final, según fuentes cercanas a la campaña de Gutiérrez, fue la entrevista que dio el presidente Duque a la BBC, en la que afirmó: “Si yo pudiera presentarme a la reelección, estoy seguro que estaría en la pelea y sería reelecto”. Tanto Petro como Hernández lograron hacer ver a Gutiérrez como el candidato del Gobierno actual y la opinión lo castigó en las urnas.

El candidato del Equipo por Colombia apenas obtuvo el 23,91% de los votos, quedando en tercer lugar, con 5.056.893 sufragios, según el boletín 43, emitido por la Registraduría Nacional del Estado Civil, con el 99,93% de las mesas informadas. Hernández quedó en segundo lugar con el 28,15% de los votos, 5.952.566, y Petro en primer lugar con el 40,32% de los votos, 8.525.766. En un lejano cuarto lugar quedó el candidato de la coalición Centro Esperanza, Sergio Fajardo, quien apenas superó el 4% de los votos.

Gutiérrez solamente ganó en su departamento, Antioquia, mientras que Petro ganó en el Caribe, en el Pacífico, en las regiones de frontera y en Bogotá. Hernández, por su parte, ganó en la región andina y en los Santanderes (centro, oriente y nororiente de Colombia). No obstante, en casi todos los departamentos la suma de Hernández y Gutiérrez supera con creces los votos que obtuvo Petro. Esto último es clave, pues bordeando las siete de la noche, Federico Gutiérrez y Rodrigo Lara, candidatos a presidente y vicepresidente del Equipo por Colombia, expresaron que votarían por Rodolfo Hernández: “Al saber que nuestra posición es determinante para el país, yo no he hablado con Rodolfo ni necesito hacerlo, nosotros no queremos perder el país ni perder el futuro de Colombia. Por eso Rodrigo y yo votaremos por Rodolfo el próximo 19 de junio”.

LEÉ TAMBIÉN:  VIDEO: análisis de la CRISIS en Argentina con Vicente Massot

En el partido Centro Democrático, que evitó adherir formalmente a la campaña de Gutiérrez, los sectores que se declaran de derecha anunciaron su adhesión a Hernández y ya no ocultan su malestar con el actual Gobierno que preside a Iván Duque, a quien acusan de ser el responsable del auge de Petro y la derrota de Gutiérrez. La senadora María Fernanda Cabal, precandidata presidencial hasta noviembre de 2021 y hoy la mujer con más votos en la historia del Congreso, trinó “El triunfo de Rodolfo es el triunfo contra el establecimiento. El país necesita cambios, no el suicidio que ofrece Petro, pero sí autoridad, orden y la prosperidad que ofrece un empresario como el @ingrodolfohdez”.

Queda en una posición incómoda la coalición Centro Esperanza, pues su candidato Sergio Fajardo, cuestionó duramente el programa de gobierno de Petro en el último debate televisivo del pasado viernes 27 de mayo. Es muy difícil que se adhiera ahora a su candidatura, aunque algunos sectores no lo descartan.

El domingo, los sufragios de Federico Gutiérrez y de Rodolfo Hernández sumaron 11.009.000 votos, a los que hay que sumar 270 mil votos de Milton Rodríguez, candidato del Movimiento Cristiano Colombia Justa Libres, y 50 mil votos de Enrique Gómez Martínez, candidato del Movimiento de Salvación Nacional. Es decir, cerca de 11.329.000 votos, que serían el punto de partida de Rodolfo Hernández para la segunda vuelta. Una diferencia de 2.804.000 votos. Algo muy difícil de remontar.

Hernández, fiel a su palabra, no hizo evento de cierre. Se dirigió a los colombianos desde la cocina de su casa, leyendo un breve texto, un hecho que marcó una ruptura en la forma de hacer campaña en Colombia. Petro habló de último y terminó su intervención acusando de corrupción a Hernández. El senador Gustavo Bolívar, cabeza de lista del Pacto Histórico, ya acusó a Hernández de ser el candidato de Uribe. Esto apenas comienza, pero las apuestas ya favorecen al “ingeniero Rodolfo”, cuya acción ya estaba en 61 centavos frente a 39 de Petro en la plataforma PredictIT, a las 8:13 pm del domingo.

gaceta.es