Reivindicación terrorista. Por Juan Luis Gallardo

El señor Horacio González, integrante del grupo kirchnerista Carta Abierta, ha salido a reivindicar la guerrilla marxista que asoló el país en los años 70. Cosa que no debe sorprender conociendo la filiación de dicho grupo. Pero que merece algunos párrafos para refrescar la memoria del ciudadano desprevenido.

Recordemos, para empezar, que en aquella década la expansión del marxismo todavía era una amenaza cierta, sustentada por la frivolidad de los intelectuales occidentales y por el sólido apoyo prestado por la Unión Soviética y, en lo que respecta a América Latina, por la Cuba de Fidel Castro y Ernesto Guevara, resuelto éste a instalar múltiples Viet Nams en el sur del continente.

Aquí el accionar guerrillero se hizo presente a través de asesinatos como el de el ex presidente Aramburu o del jefe de policía comisario Villar, el atentado contra el almirante César Guzzetti, el secuestro de los hermanos Born, que reportó a Montoneros ingentes cantidades de dólares, asaltos a arsenales y unidades militares, el ataque a la casa de gobierno cordobesa con misiles y el intento de segregar la provincia de Tucumán del territorio nacional.

BOMBAS POR DOQUIER

Fueron tiempos en que explotaban bombas por doquier, en que los choques entre guerrilleros y represores podían involucrar a pacíficos transeúntes o a desprevenidos pasajeros de vehículos públicos.
Una de las últimas operaciones guerrilleras fue el asalto al cuartel de La Tablada, dirigido por el fraile Antonio Puigjané que murió días pasados y que tembién participó del asesinato de Tachito Somoza en el Paraguay. Para recuperar La Tablada el ejército debío echar mano de tanquetas, cuyo fuego provocó el incendio de varios edificios de la unidad.

LEÉ TAMBIÉN:  A 40 años del 24 de marzo: es hora de contar la verdad. Por Nicolás Márquez.

¿Es este el pasado subversivo que propone reivindicar Horacio González? Aunque cueste creerlo, así es la cosa. En épocas en que hasta el comunismo tradicional parece haber dejado de lado la violencia para valerse, en cambio, de la subversión cultural preconizada por Antonio Gramsci, probablemente más eficaz y ladina que la lucha armada.

González, por cierto, no se declara comunista y quizá no lo sea. Pero, en todo caso, actúa como uno sus compañeros de ruta o, dicho de un modo quizá más preciso, como un idiota útil según se les suele decir en la jerga política a estos confundidos aliados del marxismo explícito.

A Dios gracias, las Fuerzas Armadas y de Seguridad se encargaron de evitar el éxito guerrillero, acertaran o no en el método empleado para obtener el triunfo. Y a despecho de las nostalgias de González.

http://www.laprensa.com.ar

Más en Guerra Antisubversiva
Visita al Tte. Cnel Emilio Nani: preso político.

El martes 20 de Agosto compartimos una tarde con el Teniente Coronel Emilio Nani, héroe de Malvinas,...

Cerrar