Randazzo habría estado en Le Parc en el horario en que murió Nisman – Por Carlos Tórtora

Ayer la presidente empezó a cosechar lo que sembró con su andanada sobre la AMIA en el discurso de inauguración del 133 período de sesiones ordinarias del Congreso. Si bien las palabras de Ricardo Lorenzetti en la inauguración del año judicial fueron severas para el gobierno, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, lo superó al afirmar hoy que Irán fue el responsable de los atentados en la Embajada de Israel y de la AMIA en Buenos Aires. Toda una contestación al reflotamiento de la llamada pista siria del atentado a la AMIA, que la presidente empezó a ensayar con la intención de defender del Memorándum de Entendimiento con Irán y cargarle las tintas al menemismo. En realidad y aunque Netanyahu no lo diga, Hezbolah, la organización terrorista que cometió el atentado a la AMIA, opera tanto en Siria como en Irán. Las que son diferentes, en la política argentina, son las connotaciones internas que importan la pista iraní o la siria. Meticulosamente, el kirchnerismo marcha de frente hacia un conflicto de poderes con la Justicia para intentar así encubrir con una crisis política las incontables causas de corrupción que se van acumulando en Comodoro Py.

De esto no se habla

Pero sería una vez más el caso Nisman, que precipitó la crisis entre el kirchnerismo y la Justicia, el que continuaría produciendo novedades sorprendentes y de graves consecuencias penales. Una de ellas se refiere a lo ocurrido en la torre Le Parc de Puerto Madero el domingo en el que murió Nisman. Según una versión originada en fuentes de inteligencia, el Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, habría estado ese día durante varias horas en Le Parc, tal vez mientras Nisman era asesinado. Claro está que el precandidato presidencial del Frente para la Victoria nada habría tenido que ver con el supuesto crimen. Randazzo habría concurrido para visitar a una dama que vive en la famosa torre, permaneciendo en el departamento de ella durante varias horas.

LEÉ TAMBIÉN:  Encrucijada - Por Guillermo V. Lascano Quintana

Al llegar el Ministro a Le Parc, sus custodios de la Policía Federal se habrían encontrado en la cochera del edificio con los de Nisman. Visto que tanto éste como Randazzo parecían estar muy ocupados en el edificio, ambas custodias habrían decidido reunirse en el sótano del edificio organizando una amena velada que habría durado varias horas. Ésta sería la razón de la misteriosa desaparición de la custodia de Nisman: simplemente estaban charlando con sus colegas de la seguridad de Randazzo. Obviamente, esta información estaría siendo cuidadosamente ocultada por el gobierno por diversos motivos. El primero, de conocerse el hecho, Randazzo se convertiría obligatoriamente en un testigo del caso y debería ser llamado a declarar. Y, además, sus custodios también deberían hacerlo para explicar la extraña conducta de los policías que cuidaban a Nisman y que permanecieron durante muchas horas lejos de su departamento. Por otra parte y aunque se trataría realmente de una coincidencia, la repercusión interna y externa de que el Ministro del Interior y Transporte estuviera en Le Parc mientras Nisman moría, probablemente asesinado, no ayudaría a la imagen del gobierno. Ni a la de Randazzo, obviamente.

Fuente: http://informadorpublico.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
«Colonialismo neo-Soviético y sus títeres» – Por Kitty Sanders

En Argentina acaban de terminar las manifestaciones masivas por el asesinato de Alberto Nisman. En Venezuela y...

Cerrar