¿Qué tiene de malo ser de derecha? Márquez y Laje en la Feria del Libro. Por P. Javier Olivera Ravasi

Ya culminando la Feria del Libro, sucedió algo impactante para quienes creen que todo está perdido en el mundo moderno.

Resulta que el Centro de Estudios Cruz del Sur, un nuevo grupo con mucho empuje, había organizado una entrevista-conferencia (cada vez creo que conviene más este estilo de presentaciones) titulada “La Revolución silenciosa”, donde, principalmente, los autores de “El libro negro de la nueva izquierda” (cuyo resumen presentamos aquí) respondían a sus preguntas políticamente incorrectas.

“Izquierda cultural”, “ideología de género”, “aborto”, “amariconamientos múltiples” y “década del 70” fueron algunos de los temas a tratar.

Allí estuvimos, en primera fila y con sotana.

¿Cuánta gente había? Unas 1000 personas adentro y unas 400 afuera, contra un grupúsculo infame de humanoides izquierdistas que intentaba “boicotear” el evento con un pañuelo verde-moco.

Lo llamativo es que, entre el público, el promedio de edad era entre los 18 y los 30 años, que aplaudía a rabiar cada frase ingeniosa o valiente de los expositores. Porque simplemente estos dos tipos (Laje y Márquez), más allá de las diferencias que se puedan tener con ellos, dicen lo que la mayoría piensa pero que nadie se anima a decir.

No todo está perdido. Parece que una derecha joven se está cansando del “relato”, el aputosamiento como norma y lo políticamente correcto.

Que no te la cuenten…

PD:

De “yapa”. Un texto inolvidable del mártir Jordán Bruno Genta, para quien aún no entiende qué se quiere decir cuando se habla de “derecha”:

“Hablo de la derecha en el sentido del arraigo a la tradición espiritual e histórica de las naciones cristianas. Hablo de derecha en el sentido de adhesión al orden natural y cristiano de la vida, en la familia, en el municipio, en la escuela, en la universidad, en la empresa, en el Estado. Hablo de derecha en ese sentido de adhesión a la civilización cristiana occidental, en el orden de sus verdades esenciales, en el orden de sus instituciones, de sus jerarquías naturales (…). El otro día un profesor peronista, católico, theilardista, le comentaba a otro profesor que (…) (Genta) está cuarenta años atrasado; quería decir que lo que enseño es algo que está cuarenta años atrasado (…). Yo no estoy atrasado cuarenta años, yo estoy atrasado más de veinte siglos porque lo que enseño comenzó allá por el siglo cuarto o quinto antes de Cristo, luego culminó, tuvo una primera culminación decisiva con la venida de Nuestro Señor, luego tuvo otro momento de real grandeza y proyección ecuménica en el siglo XIII que es el gran siglo de la Cristiandad… De manera que lo que yo enseño es realmente anacrónico. Pero no es un anacronismo de cuarenta años, sino de más de veinte siglos. Porque lo que yo llamo derecha, para oponerlo a esa izquierda atea, apátrida y desarraigada de todo orden natural de la existencia humana, es precisamente la restauración en Cristo de todas las cosas, que es restablecerlas en su verdadero orden, en su orden esencial, en su orden natural. Lo cristiano y lo natural, son una y la misma cosa. ¿Quién es el autor de la naturaleza? El autor de la naturaleza es Nuestro Señor Jesucristo, el mismo que nos ha redimido del pecado y de la muerte. El es el autor de la naturaleza. De modo que todo lo que es natural, es cristiano. Por eso está bien aquello que el alma humana es naturalmente cristiana” (Jordán B. Genta, Asalto terrorista al poder, Buen Combate, Buenos Aires 2014, 270-271).

LEÉ TAMBIÉN:  En torno a la teoría del caos. Por Alberto Benegas Lynch (h).

http://www.quenotelacuenten.org

Más en Cultura, Marxismo Cultural, Opinión y Actualidad
“La humildad del Papa es una sobreactuación demagógica” (Antonio Caponnetto en TV)

https://youtu.be/TSrVmgFCKbI

Cerrar