¡¿Qué son 185 puñaladas asesinas contra el poder del feminismo?! Por Cosme Beccar Varela

El feminismo promueve el aborto que no es otra cosa que el asesinato de un niñito indefenso en el vientre de su propia madre, cometido por ésta y propiciado por féminas fanáticas envueltas en pañuelos verdes. Además, en las manifestaciones que hacen todos los años en distintas ciudades del país, se dedican a mostrar su odio a la Iglesia atacando los templos católicos, pintarreajendo con obscenidades sus paredes y desnudándonse provocativamente delante de sus entradas defendidas por jóvenes laicos (no por el clero) y arrojándoles excrementos, orina y otras porquerías, cuando no objetos contundentes.

Todo eso está dentro de la lógica del feminismo pero ahora han agregado otra pincelada a su siniestro perfil: matar a un padre y marido, su hija y su esposa (¿o “pareja”?), mediante 185 puñaladas no es un delito que merezca la cárcel.

Eso es lo que hicieron la esposa y la hija de Alberto Elvio Naiaretti a principios de Marzo de este año pero el Jueves 21 la hija asesina fue liberada y ayer, 26, lo fue la esposa (¿o “pareja”?) Paola Córdoba, por decisión de los incalificables jueces de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal de San Martín.

Lo decidieron a instancias de una agresiva movilización realizada frente al Tribunal promovida por una hermana de la asesina Córdoba, llamada Gloria, cuya foto publicada, al igual que la noticia en el “Clarín” del 26/3/2019, mete miedo. No me extraña que los cobardes jueces de la Cámara la temieran y tanto más cuanto se formó un pequeña multitud a sus órdenes y hasta “algunas trabajadoras del Poder Judicial se acercaban y abrazaban a Gloria: la reconocen porque desde que se llevaron detenida a su hermana y sobrina fue ella quien se presentó en distintos canales, dió notas y acercó información valiosa para conocer el contexto en el que sucedió el homicidio:” (“Clarin”, 26/3/2019, pag. 24) (N:¡Amable moderación la del diario que llama apenas “homicidio” y no asesinato a la eliminación de un hombre mediante 185 puñaladas!). Esta abundancia de notas televisivas revelan que la “prensa” hizo causa común con las asesinas y con la ideología feminista que parece flotar sobre el drama.

LEÉ TAMBIÉN:  El feminismo de la venganza. Por Myriam Mitrece de Ialorenzi

Puede Ud. imaginarse la escena y la acción del crimen: Dos mujeres, la hija y la esposa o “pareja” de Naiaretti asestando una puñalada tras otra, 185 veces, a un cuerpo ensangrentado y ellas mismas cubiertas de sangre, con un ensañamiento inaudito, en un crimen que tiene todas las características de una especie de sacrificio ritual. Parecería como si el muerto fuera una víctima ofrecida en el altar de un dios siniestro, un rito satánico repulsivo. Pero según los jueces de la Cámara de San Martín, el asunto es de poca monta y las asesinas no pueden ser molestadas con una detención carcelaria ni un día más, a pesar de que el crimen tiene el agravante del vínculo ademas de su fuerte olor a azufre…

No he visto ninguna declaración de las activistas del feminismo condenando este crimen y la inconcebible lenidad de los Jueces.

www.labotellaalmar.com