Por qué voy a votar por Gomez Centurión en las PASO. Por Andrea Palomas Alarcón

Nos asustan con el lobo “viene el lobo feroz y todo lo demás no importa” pero por otro lado nos dicen que las PASO son “testimoniales” y querían sacarlas.

Pues yo voy a dar testimonio.

Nos quieren asustar pero el asustado es el gobierno porque hizo casi todo mal y lo sabe. Nos defraudó y lo sabe  y también sabe que si gana la otra opción, no sólo el país se irá por el drenaje sino que ya hay quien se prueba el traje de Ministro de la Venganza.

Es cierto que el kirchnerismo es peor pero este gobierno nos defraudó en muchos aspectos. Particularmente estoy harta de su veleidad, de querer hacer algo bien pero, como el agua, transitar el camino que ofrece menos resistencia. Nos defraudaron a todos los que creímos que iban a terminar con el “curro de los Derechos Humanos”, nos defraudaron a los que creímos que iban a terminar los juicios cirko de “lesa humanidad”, las prisiones preventivas perpetuas y la discriminación legal hacia un grupo con identidad propia lo que HOY, que está vigente el Estatuto de Roma, constituye un delito de lesa humanidad. Y no vengan con que es un problema del Poder Judicial. Ni siquiera dejaron de ser querellantes en esos juicios-cirkos

Me harté de que Macri vaya al Parque de la Memoria, que lleve a dignatarios extranjeros y tire flores a los terroristas. Me harté de que le siga dando dinero a las “orgas” de Carlotto y Bonafini que no hacen más insultarlo en cuanto acto, reunión o bautismo de mascota les alcancen un micrófono.

Me harté de Heidi que venía a enfrentarse con los “barones” del conurbano pero dijo “Amén” a imponer por ley la mentira de los 30.000; que le da comisarías y dinero a Carlotto que también la insulta en cuanto se da la vuelta.

Me harte de esa chantapufi que funge de “fiscal de la República” pero que fue “fiscal del Proceso” y no se quiere acordar. Me harte de Carrió, de que salga cada 4 años en  elecciones a buscar el “voto de la familia militar” cuando fue ella la que arrojó a los presos políticos al calabozo en la época en que se compraban legisladores con el superávit sojero. Me hartó su pose de canchera y su impostado gesto de asco por los corruptos. Me harté de los idiotas útiles que la aplauden como focas y que no quieren darse cuenta de que es una oportunista y una desquiciada.

Me harté del subcomandante Marquitos con su soberbia descafeinada y su barba de dos días, cuidadosamente recortada por una afeitadora que recorta la barba para que quede así, de dos días, de un día… Un bolche rococó que bajó de la Sierra Maestra de algún parque temático.

Me hartó Rodriguez Larreta, sus homenajes a terroristas tanto como su pauta en Página 12 para que no le critiquen las obras inútiles y eternas que sufrimos (y pagamos) los porteños. Me hartó su desprecio por la policía que está a su mando, por la seguridad y el orden. Me harta que prefiera pintar una y otra vez el Cabildo antes que evitar que lo vandalicen.

Me hartaron muchas otras cosas de este gobierno, principalmente su falta de convicciones o su cobardía al defender las que dice tener.

Dice Lopérfido que en las generales tendremos que elegir entre la gripe y el cáncer. Yo creo que tendremos que elegir entre la tuberculosis  y el cáncer pero eso será en las generales. En las PASO, que son testimoniales, voy a dar testimonio de mi hartazgo y mi decepción. Voy a votar a un candidato que creo que tiene algunas cualidades pero que tiene una que lo pone por encima de todos los demás y es que todavía no me mintió. Es un héroe de Malvinas y un hombre que no le ha escapado a temas espinosos que el resto de los políticos cobardes evitan. Habla claro, está contra el aborto y tiene una gestión impecable en la Aduana, lo que no es poco. Tiene valores que comparto, principalmente tiene coraje y no se sale de esta bancarrota moral sin políticos de coraje.

Si en las generales no tendremos opciones quiero ejercer ahora una opción, decirle al gobierno todo esto de una manera que le duela, con el voto.

Quiero aportar mi granito de arena para que salgamos de esta bipolaridad y posicionar un candidato para el futuro, para que tenga entidad y me represente, aunque no sea en el gobierno, al menos en llevar mi opinión a los medios y al resto de la sociedad.

Invito a todos mis conciudadanos a hacer lo mismo y si no votan por Juan José Gómez Centurión háganlo por alguien en quien crean y no por el menos malo. Ya habrá tiempo de apretar el gatillo de la ruleta rusa que nos espera en octubre. 

LEÉ TAMBIÉN:  “Nicolás Márquez ha sido capaz de ir contra la corriente dominante” - Por Rosendo Fraga
Más en Opinión y Actualidad
Dos coaliciones frente a frente. Por Vicente Massot

A las plataformas electorales nadie les presta atención. Tanto es así que los distintos partidos ni se...

Cerrar