Pinedo: dime a quién admiras y te diré quién eres. Por Cosme Beccar Varela

Toda persona de buena fe y relativamente bien informada sabe que el «che» Guevara era un asesino desalmado. Tengo en mi archivo varios testimonios irrefutables que lo prueban. Entre otros cargos que ocupó en la Cuba castrista fue director de la cárcel de La Cabaña, una de las primeras organizadas por Castro para imponerse por el «paredón» sobre el pueblo cubano. «En su condición de máximo responsable de los fusilamientos en La Cabaña, exigía que en los juicios sumarios prevaleciera el celo militante por encima de cualquier consideración de orden jurídico. En las sentencias prefabricadas, que él mismo revisaba y aprobaba, no cabía el titubeo de la duda razonable ni ningún otro rezago de la «justicia burguesa». Su divisa no era «en la duda, abstente», sino la de los tiempos de la Sierra Maestra: «ante la duda, mata».(Carlos Vilchez Navamuel, artículo en «El Informador Público», 19/1/2015)

Es famosa su frase cien veces citada: “Para enviar hombres al pelotón de fusilamiento, la prueba judicial es innecesaria. Estos procedimientos son un detalle burgués arcaico. ¡Esta es una revolución! Y un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro.” “¡El odio es el elemento central de nuestra lucha! El odio tan violento que impulsa al ser humano más allá de sus limitaciones naturales, convirtiéndolo en una máquina de matar violenta y de sangre fría. Nuestros soldados tienen que ser así.”

Pues bien, una foto de este repugnante asesino la tiene el Senador Pinedo, del PRO, en su despacho. «Allí no sólo está la imagen del Che, con boina icónica incluida: también figura la famosa leyenda de guerra de Guevara *Patria o Muerte*» («Clarin», 16/6/2017, pag. 30). Es decir, el “niño bien” Pínedo admira al “niño bien” “che” Guevara (porque debe recordarse que éste último era un Guevara de la Serna, y era un “niño bien” desalmado, como muchos “niños bien”, entre ellos, Pinedo.)

LEÉ TAMBIÉN:  Aborto: conspiración clandestina y un cínico a la cabeza. Por Cosme Beccar Varela     

El trásfuga Pinedo, capaz de tragarse todos los «sapos» que su ambición le indique con tal de trepar, haciendo caso omiso de la moral, del honor y del bien de la Patria, es amigo del kirchnerismo y cómplice de Macri y de toda su banda, incluyendo peronistas, ladrones, homosexuales como el Secretario de Estado para la Juventud, Pedro Robledo, pornógrafas como la Vidal, inventada por el fraude como gobernadora de la Provincia de Buenos Aires y autora del «chau tabú», sitio obsceno creado por ella cuando era viceintendente de la Capital, con el apoyo de Macri, y demás ralea de trepadores descarados que componen este gobierno que los amorales llaman «el mal menor», si es que no lo aplauden con manos y pies. Pues bien, ese Pinedo con cara de dormido, además de cínico, es admirador del mil veces asesino «che» Guevara.

Además de eso, después del fallo de la Corte Suprema aplicando el beneficio del «2 por 1» a un secuestrado político, preparó e hizo aprobar en 48 horas una ley que prohibe hacer lo mismo con otras víctimas de la criminal «política Estado» dicha «de los derechos humanos», esa misma que Macri calificó como un «curro» con el que habría de acabar cuando fuera Presidente y no sólo no lo hizo sino que continuó con el «curro» a tambor batiente, a los abrazos con la izquierda, sin remordimiento alguno.

O sea Pinedo «sobreactuó» para mostrar que es amigo de la izquierda y confirmar así su disposición a matar por abandono de persona a los cientos de secuestrados políticos que mueren en las mazmorras del régimen. Como su modelo, Pinedo es «una máquina de matar violenta y de sangre fría», como lo aconsejaba su modelo Guevara, sólo que lo sobrepasa en frialdad y disimula su violencia…

LEÉ TAMBIÉN:  El crimen del aborto: relato Vs realidad. Por Nicolás Márquez

Ese individuo digno del máximo repudio, está en segundo lugar en la sucesión presidencial. Eso basta para comprender que no es verdad que el PRO y sus descarados integrantes puedan ser considerados como una opción moralmente válida a la hora de votar. Ya sabemos la clase de delincuentes que son los kirchneristas. Pero estos del PRO, no son mejores. Sólo tienen otras maneras, pero no son otra cosa que la continuidad «viable» del kirchnerismo, que ya se había tornado insoportable hasta para el más indiferente de los «ciudadanos». Pero el final de la historia, cuidadosamente planeada por el «think tank» del CELS, con Verbitzky a la cabeza, es el mismo: la transformación de la argentina en un Estado neo-comunista con el apoyo del neo-capitalismo, que lucra también en Rusia y en China.

El único camino honorable que existe es salir de nuestro letargo cuanto antes y suscitar una nueva clase política compuesta por argentinos de bien, inteligentes, justos y valientes, que sirvan al bien común lealmente, dentro del Derecho, desmantelando enteramente el tinglado nefasto montado por el enemigo en los tres poderes de la Constitución y respetando todas las libertades legítimas en un clima de paz y seguridad. El «mal menor» será el haberlo intentado seriamente, aunque no logremos hacerlo. Nunca jamás consistirá en votar a ese hato de mentirosos e inmorales que integran el PRO y sus aliados.

http://www.labotellaalmar.com/

Más en Derechos Humanos
Líderes mundiales y el relato argentino. Por Hugo Reinaldo Abete

  Hasta diciembre de 2015 los argentinos, o mejor dicho, poco más del cincuenta por ciento de...

Cerrar