Piden apartar a fiscal que milita en organización filo-terrorista – Por David Rey

La objetividad, al banquillo. Sobre todo cuando sus hacedores por sí mismos encarnan intereses o postulados ideológicos que habrían de obrar decisivamente en la conclusión de un juicio. Es lo que ocurre, por ejemplo, durante los cacareados juicios por supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última Dictadura Militar. En rigor, el Coronel (R) Manuel Fernando Saint Amant (83), patrocinado por el doctor Gonzalo P. Miño, acaba de pedir el apartamiento del fiscal Adolfo Villate… quien en su “tiempo libre” se dedica nada menos que a militar dentro de la organización filo-terrorista “Movimiento Evita”.

<<Resulta público y notorio que el Dr. Adolfo Villate es un militante activo del “Movimiento Evita”>>, reza la presentación judicial efectuada ante el Tribunal Oral Nº 1 de la ciudad de Rosario , información sobradamente cerciorada tanto en material fotográfico como en variados artículos de índole periodística. Se trata, pues, de un secreto a voces dentro de los corredores del Tribunal Federal “que nadie se anima a decir”, consignaría a DAVIDREY.com.ar una fuente consultada. Un secreto de público conocimiento, es decir, otro insulto más a la Justicia argentina de los tantos que completan la lista. Más indignante aún: el doctor Adolfo Villate fue también designado “casualmente” para ser el fiscal en la causa del suspendido fiscal Campagnoli, apartado por investigar la ruta del dinero de Lázaro Báez. Ponen un fiscal “militante” para enjuiciar a otro independiente. Así de simple; así de alevoso.

Organización filo-terrorista

El Movimiento Evita es una organización ultrakirchnerista comandada nada menos que por el jerarca montonero Emilio Pérsico, y que incluso celebra “el día del montonero” todos los 7 de septiembre. De la misma manera en que puede llamarse “filo-nazi” a cualquier agrupación que celebre a los nazis, naturalmente es correcto sindicar como “filo-terrorista” a toda aquella congregación que reivindique el accionar de la banda terrorista más importante en la historia de nuestro país, es decir, los Montoneros.

Pero esto no es todo. La misma retórica propagandística del Movimiento Evita y de sus “cuadros” no sólo que evoca claramente el rancio hedor montonero sino que además hace expreso su apego incondicional al kirchnerismo. Por caso, en el sitio web de dicha agrupación podemos leer que “desde el Movimiento Evita y bajo la profunda vocación por el Proyecto Nacional y Popular conducido por nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner convocamos a…”. El fiscal Villate es, increíblemente, nada menos que organizador del “cuadro” Movimiento de Profesionales Evita, entre cuyos objetivos figura el de “articular programas de capacitación en gestión para profesionales que los forme como cuadros para desempeñarse en las administraciones públicas nacionales, provinciales, municipales, entidades autárquicas, empresas del Estado, agencias de cooperación internacional, cooperativas, asociaciones civiles y organizaciones libres del pueblo”.En su web, podemos leer que “aquellos que estén interesados” en participar pueden llamar al siguiente teléfono: 155 647347 (celular de, justamente, Adolfo Villate).

2

Con lógica infalible, el escrito del Dr. Miño, resume que<<resulta evidente que el Dr. Villate se encuentra totalmente consustanciado con el proyecto “nacional y popular” que encarna el Gobierno Nacional; quedando claro quees un “cuadro de la militancia” (tal el objetivo del Movimiento de Profesionales Evita); privilegiándose la defensa de un interés minoritario en desmedro de la búsqueda de la verdad y de la defensa de la Constitución Nacional>>. Seguidamente, Miño se expide con que <<en estos tiempos se había oído hablar de actores militantes, de periodistas militantes, pero empezar a hablar de “Fiscales militantes”, resulta de una gravedad inusitada, poniendo en tela de juicio la legitimidad del Sr. Fiscal como su clara falta de objetividad en ese tipo de causas>>, en alusión a los juicios por crímenes de lesa humanidad que el kirchnerismo lleva adelante contra los militares.

LEÉ TAMBIÉN:  De cara a 2017. Por Vicente Massot

Pero la organización filo-terrorista Movimiento Evita, que integra el fiscal Villate, no se queda sólo en “formar cuadros” de militancia, sino que además de tener injerencia en los juicios a los militares (muchos de los querellantes son militantes, por más vomitivo que resulte) también se aboca a frenar aquellas causas judiciales que comprometan a sus mentores ideológicos, es decir, a los delincuentes montoneros. Por ejemplo (y manténgase sentado el lector), en ocasión de abrirse una causa por un atentado de Montoneros con bombas en Septiembre de 1976 y que costó la vida de 11 personas inocentes, la “Mesa Ejecutiva” del Movimiento Evita de Santa Fe se expidió con que <<denuncia al Juez Bailaque como instrumento de la ofensiva desestabilizadora al reinstalar la teoría de los dos demonios en sus decisiones judiciales. Firme convocatoria al repudio, y desplazamiento de funcionarios judiciales retardatarios, que incurren en prejuzgamiento y prevaricato”>>.

La “objetividad” del fiscal militante Adolfo Villate

1

Si bien el escrito de Miño refiere que el fiscal Villate es libre de simpatizar con la ideología que prefiera, desde estas líneas vamos a considerar como “intolerable” el hecho de que una autoridad de semejante naturaleza esté vinculada – aunque fuera en simpatía – a una organización filo-terrorista. No obstante, la presentación judicial expresa que <<lo que se cuestiona es que esa militancia e ideología turba gravemente el deber de objetividad del Dr. Villate, deber que debe primar en todo magistrado del Ministerio Público Fiscal, sobre todo en este tipo de causas>>. En rigor, más allá de cualquier testimonio, cualquier lectura y cualquier conclusión, Villate estaría “comisionado” para NO admitir otra alternativa que no sea el enjuiciamiento, encarcelamiento y condena de los acusados.

¿Qué objetividad se puede esperar de un fiscal que participa de un movimiento político que reivindica el accionar criminal de Montoneros, que denuncia jueces y funcionarios judiciales y que  encima solicita su remoción? En efecto, Villate podrá ser simpatizante de River, de Boca o de quién sea; le podrán gustar las mujeres rubias o las morochas; preferirá lo salado, lo dulce o lo agridulce… pero el más mínimo esfuerzo de nuestra inteligencia nos lleva a pensar que si forma parte de una organización filo-terrorista, todo cuanto vaya a dictaminar estará influenciado por abyectos condicionamientos políticos.

La sombra del fiscal Campagnoli

Por si fuera poco, más indignante aún que todo lo hasta aquí mencionado es que el fiscal Villate haya sido “sorteado” para enjuiciar al fiscal Campagnoli, quien fuera suspendido de sus funciones tras investigar la ruta del dinero del empresario corrupto Lázaro Báez y sus escandalosas conexiones con la presidente Cristina Fernández de Kirchner (de quien el filo-terrorista Movimiento Evita es devoto y deudor, como hemos visto). Sobre Campagnoli ahora pesa un juicio político “por mal desempeño” y “abuso de poder”, lo cual resume en una forma de ejemplificar el escarmiento que le espera a todo aquél que “se meta” con la corruptela oficialista.

CampagnoliPor otra parte, la investigación de la ruta del dinero “K”, que inició Campagnoli, ahora está siendo “investigada” justamente por el fiscal “militante” Adolfo Villate, de quien podemos esperar la misma garantía y profesionalidad que las que provendrían de alguno de los contadores de Lázaro Báez. Y, lo que no es menor, es pues Villate también quien hará lo suyo para decidir la suerte del fiscal Campagnoli.

LEÉ TAMBIÉN:  Esto recién empieza. Por Vicente Massot.

Esto no es todo: el argumento de la destitución del fiscal Campagnoli consigna dos medidas cautelares: verosimilitud del derecho y peligro en la demora, es decir, el juez entiende que puedan ser ciertas las acusaciones contra el fiscal y decide su suspensión antes que la demora de la misma genere consecuencias. Irónicamente, para enjuiciarlo se ha designado a un fiscal que – de antemano – vulnera olímpicamente las medidas de verosimilitud del derecho y peligro en la demora que removieron a Campagnoli. Quitan un fiscal independiente y ponen uno oficialista – y militante –, cuya probada cercanía con una de las partes en disputa torna ridículo todo el procedimiento. Por otro lado, son también las medidas que Miño solicita en el escrito para separar a Villate de la causa contra Saint Amant.

Conclusión

El caso del Coronel (R) Saint Amant lamentablemente no es noticia, ya que se suma a la larga lista de presos políticos con que el kirchnerismo lleva adelante “su” terrorismo de Estado. Sobre el anciano soldado, no obstante, podemos informar que fue Jefe del Batallón de Ingenieros 101 de San Nicolás, por lo cual hoy lo inculpan de todo cuanto haya ocurrido durante la última Dictadura Militar bajo el rótulo de “responsabilidad funcional”. Condenado a perpetua en 2012, consiguió prisión domiciliaria en su casa de Martínez. Según constató DAVIDREY.com.ar, su salud es endeble y la atención médica que recibe es sólo de rigor, ya que el gobierno incluso prohibió que lo atienda un hospital militar.

Lo que sí es noticia, absurdamente, es aquello que todos podemos respirar fácilmente: el hediondo clima de impunidad que afecta nada menos que el desenvolvimiento de nuestra Justicia. Un secreto a voces en el Tribunal Federal. Es noticia decir lo que todo el mundo sabe, pero a su vez lo que todo el mundo calla.

Hubo una época en que las organizaciones terroristas practicaban “entrismo”, es decir, se infiltraban dentro del peronismo para, desde el mismo, organizar sus “cuadros” con miras a la toma definitiva del poder. Eran tránsfugas en la más correcta acepción del término. Hoy estos tránsfugas han convertido al peronismo, como a prácticamente todos los espacios políticos de Argentina, no sólo en un aguantadero sino en un medio eficaz para llegar al único nervio que falta anestesiar a los argentinos: la Justicia.

El terror montonero de antaño es hoy, pues, el miedo o resguardo generalizado que se impone a la ciudadanía al momento de tragar saliva antes que pegar el grito, de callar antes que hablar, de soportar tantas felonías antes que reaccionar de una buena vez. El idealizado General Perón supo, en su momento, deshacerse de ellos. Se había tornado intolerable el accionar de estos imberbes“Cuando los pueblos agotan su paciencia, hacen sonar el escarmiento”, decía.

Entre el miedo impuesto y la paciencia argentina parece haber cierta “solidaridad vergonzosa”. Pero la conclusión está por llegar y es una sola: son ellos, o somos nosotros. Posiblemente los argentinos hayamos aprendido cómo se resuelve este dilema.

Fuente: http://www.davidrey.com.ar/

Deja un comentario

Más en Opinión y Actualidad
La reforma al Código Penal atenta contra el Estado de Derecho – Por Kevin Keegan

La desconfianza y alarma que ha despertado en la ciudadanía la potencial reforma del Código Penal tiene...

Cerrar