Pese al desgaste, el kirchnerismo no pierde la iniciativa – Por Rosendo Fraga

La respuesta de la Presidenta al Documento del Episcopado evidencia que su línea político-ideológica no cambia, más allá de medidas impuestas por las urgencias económicas. Los indicios de que el gobierno se aprestaba a tomar distancia de la iglesia eran claros. A fines de marzo, el Papa había recibido a la Presidenta con gran deferencia. Pero a la semana siguiente ella decide, como Presidenta, ser la madrina de la hija de un matrimonio de lesbianas nacida por inseminación artificial; días después, 72 diputados oficialistas presentan un proyecto para legalizar el aborto; días antes de que se reuniera la Asamblea del Episcopado -integrada por todos los obispos que se reúne dos veces al año-, dos fiscales “ad-hoc” designados por la Procuraduría General de la Nación denuncian penalmente al obispo de Bahía Blanca, acusándolo de encubrir un capellán prófugo acusado de vinculaciones con violaciones a los derechos humanos; esa misma semana se improvisó el acto de homenaje de la Presidenta al Padre Mugica, desde una perspectiva de cuestionamiento a la Jerarquía Eclesiástica. La Iglesia no dijo nada nuevo, pero las afirmaciones de que la “sociedad está enferma de violencia” y que la corrupción es un “cáncer” determinaron la respuesta del gobierno desde una línea de confrontación, que ya el viernes 9 de mayo anticiparon dos dirigentes de La Cámpora. La réplica del Presidente del Episcopado (Arancedo) fue simple y directa: “No se puede negar la realidad”. Quizás el Papa sea conciente de sus limitaciones para influir en la política argentina y, por esta razón, desde el inicio de su Papado decidió no visitar la Argentina hasta 2016, es decir hasta que haya otro gobierno.

Al mismo tiempo, el ministro de Economía (Kicillof) reiteró su línea ideológica en afirmaciones realizadas durante el fin de semana. Dijo que la palabra inflación “no refleja la realidad” de lo que está sucediendo en la economía argentina, y sostuvo que el proceso de negociación con el Club de París es “complejo y tortuoso”, sin que exista posibilidad de que el tema se resuelva rápidamente. La Presidenta, a su vez, ha rechazado la posibilidad de usar créditos de bancos extranjeros para reforzar las reservas. Coincidentemente, el ministro de Planificación e Infraestructura (De Vido) ha confirmado que se ajustarán tarifas, pero que no hay fecha para ello. El 19 de julio visitará Argentina el Presidente de China -el canciller estuvo hace dos semanas- en el marco de una gira regional, determinada por el hecho de que cuatro días antes estará en Brasilia para asistir a la cumbre de jefes de gobierno de los BRICS, que se realiza anualmente. El oficialismo ha vuelto a plantear que la potencia asiática podría adelantar los dólares de las inversiones en las dos represas de Santa Cruz, cuya licitación ha ganado un consorcio integrado por empresarios K y empresas chinas. Esto, junto con el freno a la salida de reservas, han llevado al gobierno a pensar nuevamente en que recibir apoyo de China para evitar subordinarse al sistema financiero occidental.

LEÉ TAMBIÉN:  El dilema de Macri. Por Vicente Massot.

La designación de la nueva conducción del Partido Justicialista (PJ) confirma que el Kirchnerismo apoyará en las PASO un candidato propio frente a Scioli. El gobernador bonaerense era el Presidente del partido desde la muerte de Kirchner, cuando ocupaba la Vicepresidencia Primera. La designación del gobernador de Jujuy (Fellner) como nuevo Presidente implica que el candidato de oficialismo con más intención de voto es desplazado de la Presidencia de su partido. Las vicepresidencias siguientes son ocupadas por el Jefe de Gabinete (Capitanich), el líder del sindicalismo oficialista (Caló), una senadora próxima a la Presidenta (Rojkes) y un dirigente de La Cámpora (De Pedro). La secretaría general del PJ -el cargo operativo clave- fue asignada a otro dirigente de esta agrupación (Ottavis). No sólo es una conducción “cristinista”, sino que además en los seis primeros lugares no hay ningún dirigente de la provincia de Buenos Aires, aunque ella tiene más del 40% el Congreso partidario. El ataque a Scioli se completa con la designación de una comisión “honoraria” integrada en pie de igualdad por los ocho candidatos a Presidente de oficialismo: Scioli, Capitanich, Randazzo, Domínguez, Aníbal Fernández, Rossi, Uribarri y Urtubey. La revitalización del rol de Cristina como líder de la coalición oficialista tendrá una nueva manifestación en un acto político que se está organizando para el 25 de mayo.

Mientras Cristina mantiene y profundiza su línea frente a la Iglesia, la visión de Argentina en el mundo y el alineamiento del PJ, intenta avanzar en acciones para “retener poder” después del 2015. La semana pasada, la Comisión de Acuerdos del Senado dio dictamen favorable para 10 conjueces de la Corte. La oposición ha denunciado que ocho de ellos tienen vínculos con el oficialismo. El fallecimiento de un integrante del máximo tribunal (Argibay) no hace necesario que entre en su lugar un conjuez, ya que por ley esta vacante no se cubrirá. Pero si un integrante de la Corte fuera recusado o se inhibiera de actuar en una causa, sí podría ser reemplazado por uno de estos conjueces. El sindicalismo opositor, liderado por Moyano y Barrionuevo, realiza esta semana una movilización a la Plaza de Mayo reclamando por la agenda social, pero también por la inseguridad, buscando ampliar la alianza con sectores de la clase media. Al sindicalismo oficialista le cuesta cada vez más mantenerse alineado con el gobierno, pero su control sobre los fondos de las obras sociales sigue explicando su pasividad, aunque el paro convocado por la UOM esta semana evidencia las tensiones crecientes. Las causas de corrupción son un problema creciente para el oficialismo. Los intentos de cerrar las causas contra el Vicepresidente (Boudou) se dilatan sin resultado; las denuncias que afectan al Subsecretario Legal y Técnico de la Presidencia (Liuzzi) comienzan también a afectar al Secretario (Zannini); las denuncias sobre falta de control en el negocio del juego alcanzan a Cristóbal López, uno de los empresarios más próximos al Kirchnerismo; el juez Casannello ha evitado avanzar sobre otro de ellos (Lázaro Báez), pero acciones contra él están avanzando en el exterior; dirigentes de la oposición han denunciado por encubrimiento de lavado de dinero al titular de la UIF (Sbatella), que debe controlarla. Por esta razón, mantener influencia sobre la justicia resulta crucial para el oficialismo después de 2015.

LEÉ TAMBIÉN:  Basta de mentir sobre Malvinas - Por Nicolás Márquez

En conclusión: el cuestionamiento de la Presidenta al documento del Episcopado confirma que no cambia su línea político-ideológica, más allá de la táctica económica; el ministro de Economía retoma su discurso negador de la realidad y quita importancia a un eventual acuerdo con el Club de París, cuando la visita del presidente chino vuelve a generar expectativas; la designación por parte de la Casa Rosada de la nueva cúpula del PJ evidencia que el Kirchnerismo en las PASO presentará un candidato propio y busca diluir el rol de Scioli; mientras tanto, el oficialismo trata de retener poder después de 2015 y en particular en la justicia, cuando avanzan las denuncias de corrupción contra figuras del oficialismo.

Fuente: http://www.nuevamayoria.com/

Deja un comentario

Más en Opinión y Actualidad
A la búsqueda de fueros, Milani intentaría ser diputado – Por Carlos Tórtora

El militar emblemático del kirchnerismo, el Jefe del Estado Mayor del Ejército César Milani, estaría planeando su...

Cerrar