“El perro” mudo. Por Miguel De Lorenzo

Un antiguo conocido, H. Verbistky entró en pausa. De acuerdo a lo que él  informa  es debido a que por sus ocupaciones no tendria tiempo para escribir la columna dominical en Página 12.

Y razón no le falta. Aunque lo vamos a extrañar.

Hay quienes dicen que es pedir demasiado a una persona que lleve adelante tantas, tan intensas y tan desparejas ocupaciones.

Repasemos, hay  mucho que trajinar en el dudoso camino del “comandante Salazar” que lleva desde montoneros a la Fuerza Aérea; desde la fundación Ford hasta el Cels; desde redactar los discursos de ciertos militares del proceso hasta Cristina ó el Suterh; desde la Trilateral al Foro de la Libertad y el Departamento de Estado; desde La Hipotenusa revista oficialista del gobierno de Onganía  a las FAP y Montoneros

Quién podría dudar que por más heterodoxo, maleable, y ambiguo que uno sea, semejante esfuerzo, dejaría exahusto al más pintado.

A esto sumado las recorridas hasta Ezeiza, porque amigos son los amigos y el no sería capaz de dejar en la estacada a los  camaradas k en desgracia, para “el perro” eso es impensable.

Parecería muy   lógico imaginar  que por su edad “el perro”  esté cansado y pida pausa. En medio de semejante barullo ideológico-monetario-dialéctico, no sería difícil sospechar que la fatiga  y el entrecruzamiento de circuitos opuestos,  pudiera llevarlo en un instante trágico  a confundir los tantos y de repente, como por una extraña magia, aparezca Cris elogiando a los militares o exaltando la honestidad o la defensa de la patria.

Bueno Salazar, se ha ganado la pausa y aprovéchela. Si por ahí le renacen las ganas de escribir, pruebe con una cartita a su amigo Bergoglio, usted bien podría ser la perla que estaría faltando en el Vaticano.

LEÉ TAMBIÉN:  Dos acuerdos: Irán y Grecia - Por Rosendo Fraga

Más en Opinión y Actualidad
La democracia tuitera. Por Juan Manuel de Prada

Las viejas religiones nos enseñaban que también puede pecarse de pensamiento. La democracia, en su combate con...

Cerrar