Nos gobierna un payaso. Por Adrián Arena

Nos gobierna un payaso. Un inimputable que se esfuerza por estirar su plazo de gracia mientras nos cuenta como sorprendemos al mundo con nuestras frutas y verduras. Un infradotado cuyo padre no dudó ni un instante en calificarlo como “un boludo”. Agreguemos la más alta dosis de tilinguería y frivolidad posibles, un hablar disfluente y la pusilanimidad propia del peor de los cobardes.

Así es Macri, el hijo del tano. El que creció a la sombra de ese viejo senil que hoy reclama el suicidio asistido. El que va a terminar de fundir el país.

Este año le doy mi voto. Ni lo dudo !!

No me habré de perder por nada del mundo su caída cuando todo esto vuele por los aires.

LEÉ TAMBIÉN:  Papa Francisco y la riqueza: ¿Integridad o hipocresía? - Por María Marty
Más en Opinión y Actualidad
Engaños con el «marxismo cultural». Por Jorge Martínez

La revolución cultural que hoy se quiere imponer al mismo tiempo en todo el mundo corre con...

Cerrar