Carlotto y la mentira del “plan de robo de menores”.

Horas atrás, los diarios y medios de todo el país informaron que María “Chicha” Mariani, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo (organización devenida en rentable firma empresarial cuyo CEO encarna Estela Carlotto), había “recuperado” a su nieta, la cual, tal como suele suceder en el grueso de todos estos casos, había quedado en situación de desamparo en 1976 tras un allanamiento militar en una casa operativa del terrorismo Montonero (el hijo de Chicha, Daniel Mariani y su nuera Diana Teruggi estaban allí integrando la banda homicida), en la cual se produjo un enfrentamiento que derivó en la muerte de cinco terroristas. En la guarida, yacía una bebé de tres meses llamada Anahí (nieta de Chicha Mariani), la cual fue salvada de la situación de riesgo a la que la habían expuestos sus delincuentes progenitores y habría sido otorgada en adopción o resguardo de un tutor.

Al enterarse que su nieta fue rescatada, Chicha desde entonces intentó conocer el paradero de la niña, aunque sin éxito, y fue recién esta semana (casi 40 años después) cuando corrió como reguero de pólvora la noticia de la aparición de la nieta, aunque al rato se confirmó que los datos genéticos rechazaron el parentesco y la expectativa volvió a foja cero.

Este episodio obró para que se siga desinformando, y se insista en la ficción propagandística que de que durante la dictadura (no la que quisieron imponer los Montoneros sino la cívico-militar) hubo un “plan sistemático de robo de menores” y que dentro de tan macabro propósito, “fueron robados 500 niños”. Episodio y cifras que no poseen respaldo argumental ni documental alguno, pero que al igual que tantos otros embustes y desmanejos numéricos, han sido instalados rabiosamente como slogan publicitario por parte de las organizaciones rentísticas vinculadas al gobierno saliente y al terrorismo de otrora.

Si bien esta temática ya la he desarrollado in extenso en mi libro La Mentira Oficial, consideramos oportuno repasar mi tesis sobre este permanente engaño.

chicha nieta
Chicha Mariani y la nieta que no fue.

Origen del mito:

El mito del “Plan Sistemático de robo de menores” promocionado por la desacreditada Carlotto y sus accionistas asociados, se apoyó fundamentalmente en que “las Abuelas” afirman haber “recuperado 120 niños» (dato inflado puesto que al día de la fecha el site oficial de Abuelas sólo confirma 103[1]) los cuales hoy ya son jóvenes cuyas edades oscilan en derredor de los 40 años), y que dicha fantasiosa proyección estadística ascendería “a 500 casos”.

¿Y cómo llegan las “Abuelas” a la cifra de supuestas 103 “recuperaciones”?.

Pues cuando las fuerzas legales durante la guerra antiterrorista efectuaban operativos y los delincuentes eran detenidos o abatidos, en muchas circunstancias (y con motivo de la actividad delictiva de sus padres) quedaban sus niños en situación de orfandad o total desolación. Pero como los terroristas poseían nombre de guerra, documentación falsa y mudaban permanentemente de casa, barrio, ciudad o Provincia, con frecuencia era muy difícil identificar a los abuelos o parientes cercanos de las desdichadas criaturas. Por ende, la acción de las fuerzas legales ante el desamparo de los menores se efectuaba en el siguiente orden:

1) Entregarlo a la familia (abuelos, tíos, etc.) si había conocimiento de su existencia y localización fehaciente.

2) Si no se tenía datos acerca de parientes y consanguíneos, el menor era llevado entonces a disposición el juez de la jurisdicción o autoridad competente, quien seguidamente lo derivaba a la Casa Cuna o institución pertinente.

Vale decir, en la medida en que el estado de guerra civil lo permitía, se actuaba dentro del principio de razonabilidad y legalidad (tal el caso de la orden de Operaciones del Comandante de la Zona 1 o la orden emanada del Ministerio del Interior a la Policía Federal cuya autenticidad fueron avaladas por la fiscalía en la Causa 13). De este modo, se llevaron adelante 227 devoluciones de menores desamparados a familiares o autoridades pertinentes, lo que demuestra que por parte de las fuerzas legales, el único “Plan Sistemático” que hubo fue la devolución conforme a derecho (el listado completo de las devoluciones puede verse en mi libro sobre el particular).

Posteriormente, muchas de estas criaturas, una vez destinadas y alojadas en instituciones oficiales, eran adoptadas por diferentes familias o matrimonios que le brindaron su amor y educación, tal como suele ocurrir en la actualidad con menores en situación de adopción.

Pero ocurre que las “Abuelas de Plaza de Mayo”, posteriormente se dedicaron a efectuar una labor de rastreo con auxilio estatal, consistente en tratar de contactar algún pariente biológico de esos menores (hoy adultos). De esta manera, lograron en ciertos casos conectar, por ejemplo, a determinados jóvenes con algún tío, abuelo o pariente de cualquier grado. Una vez localizado efectivamente el vínculo, se produce el televisado encuentro, y las “Abuelas” salen con “bombos y platillos” a arengar “recuperamos al número X”.

Hasta aquí, la labor de la empresa “Abuelas de Plaza de Mayo” lejos de ser criticable, resulta encomiable. Sin embargo, es dable efectuar la siguiente aclaración: de los casos “recuperados” por las “Abuelas”, la mayoría absoluta de ellos obedeció ni a “robo” ni a “plan sistemático” alguno. Efectivamente, de esas “103 recuperaciones”, las “Abuelas” meten en la bolsa circunstancias que por muchas veces rayan en lo tragicómico.

Cuando todavía la cifra de “recuperados” rondaba los 66 casos, las Abuelas publicaron un libro titulado «Niños desaparecidos – Jóvenes localizados – En la Argentina desde 1976 a 1999«. (Edición de diciembre de 1999) en el cual, se detallan caso por caso los 66 episodios a través de los cuales ellas dicen arribar a esa cifra. Y del texto en cuestión, involuntariamente las “Abuelas” dan a conocer no sólo que el “Plan Sistemático de robo” no existió, sino que a efectos de abultar las cifras, colocan a “la marchanta” cualquier dibujo que eventualmente les resulte funcional a la sumatoria de coeficientes: el método usado por las Abuelas para acomodar sus números tiene el mismo rigor científico que el que usaba Guillermo Moreno para medir la inflación.

carlotto boudou
La empresaria paraestatal Estela Carlotto, festiva y a los besos con el delincuente Amado Boudou, en los albores del kirchnerimo.

En efecto, de esos 66 casos contabilizados por las “Abuelas” (y según consta en el libro de su propia autoría), 29 fueron niños devueltos a sus familiares o entregados a la Justicia de Menores (no hay “robo” alguno ni “recuperación”); 6 son casos de niños apropiados ilegalmente por otros integrantes de las bandas terroristas o vecinos (en este caso hay “robo” pero cometido por los terroristas y aliados); 11 son niños desamparados que estuvieron incomunicados como producto de situaciones anormales por causas totalmente ajenas a la guerra civil (tampoco existe “robo” y eso lo confirma el libro de Abuelas); 6 corresponden a cuerpos N.N. identificados de mujeres embarazadas al morir en tiroteos, en donde obviamente tampoco hay “robo” ni “recuperación” (y parece ser que afortunadamente y contrariando su ideología, en este ítems las Abuelas se muestran ad hoc a favor de considerar a la persona desde el momento de su concepción); 2 corresponden al caso de niños accidentalmente muertos en tiroteo entre sus padres y otros guerrilleros contra las fuerzas legales (tampoco hay “robo” ni “recuperación” y los lamentables accidentes son producto de la irresponsabilidad delictual de sus padres) y 12 casos más, que son los únicos episodios puntuales de niños comprobadamente apropiados de modo ilegal, pero de los cuales en solo dos de ellos hubo repudiable participación de algún miembro de las FFAA.

LEÉ TAMBIÉN:  Decálogo de los países desdichados - Por Carlos Alberto Montaner

Pues, bien andando los años y con este mismo modus operandi engañoso consistente en rejuntar y acumular casos a todo propósito y fuera de propósito, se completó así la cifra de 103 “niños recuperados” difundida por multimediáticamente por Abuelas y todo el periodismo “bienpensante” que siempre le hizo coro: empezando por Clarín, a pesar de que al citado grupo mediático le consta de manera fehaciente el modo inmoral y mentiroso con el que actúa Carlotto y su pandilla, tal como se comprobó judicial y científicamente al descartarse que Ernestina Herrera de Noble haya sido “ladrona de niños”, tal como vociferaban impunemente las Abuelas.

ernestina
Ernestina Herrera de Noble junto a sus hijos adoptivos: falsamente acusada por la enriquecida firma empresarial Abuelas de Plaza de Mayo.

Va de suyo que la reducida cantidad de menores en los que hubo algún deleznable ilícito imputable a miembros de las FF.AA. (dos casos como vimos) no puede ser indicio de ningún “plan sistemático”, en una guerra que duró diez años, en donde entre terroristas abatidos o desaparecidos hubo 8.400 muertos y con al menos 227 devoluciones comprobadas de criaturas en situación de desamparo. Es decir, en todo caso, de haber existido algún “plan sistemático”, ese fue no el robo sino la devolución, tal como lo acreditan los fulminantes guarismos. Y todo este fue tan claro, que a los militares ya les habían imputado haber pergeñado el Plan Sistemático de Robo de Menores en el ilegal  juicio a las Juntas decretado por el gobierno radical en diciembre de 1983, y el mismísimo Tribunal alfonsinista exculpó a los Comandantes de esta manera:

 Como se viera, del catálogo de delitos que el Tribunal consideró integraban el sistema, se han excluido: la sustracción de menores, la extorsión, el plagio y la usurpación. Ello implica la no atribuibilidad de tales ilícitos[2].

A pesar de ello, con insistencia y violando el principio jurídico y constitucional del “ne bis in idem” (nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho), durante el latrocinio kirchnerista se prosiguieron rearmando causas a los miembros de la ex Junta Militar o jerarquías inferiores, con la misma seriedad y neutralidad con la cual durante esos mismos años la “justicia” determinó que Cristina Kirchner no se enriqueció ilegalmente

Los verdaderos culpables del drama de los niños

      En rigor de verdad, toda la triste problemática y secuelas conexas, tienen por causa-fuente la irresponsabilidad e insensibilidad en cuanto al manejo, apropiación ilegal y exposición que de sus hijos hacían los mismos terroristas subversivos durante el fragor de la guerra por ellos desatada.

En efecto, los mismos protagonistas Montoneros reconocen estas y otras circunstancias, tal como lo relata la guerrillera Marcela Durrieu (actual suegra del dirigente Sergio Massa) quien cuenta «Todos te decían que cuando tenías que escapar o dejas a tu hija a salvo en un lado o te la llevas con vos. Es un dilema de hierro que no se puede resolver. Yo llevé a mi hija a todos lados. Tuve suerte y zafamos- recuerda jornadas en las que robaba para comer o le daba explicaciones absurdas a su hija de por qué dejaban un auto robado en la calle. ´Lo dejamos Malena porque después vamos a tener otro mejor´, le decía»[3]. Y para advertir el grado de irracionalidad de las terroristas, Durrieu explica que «A la noche, poníamos la cunita de Malena y las armas al lado (en lo primero que pensábamos era en cómo salir corriendo con un bebé en brazos). Habíamos hecho una ruta para escapar para la Panamericana.«[4]. La colocación de los niños en situación de riesgo grave era permanente y al respecto confiesa la ex Montonera Susana Sanz «Todavía recuerdo cómo yo trasladé materiales debajo de mi panza con ocho meses de embarazo. Al mes del parto, yo estaba militando de nuevo«[5].

Como si estas felonías fueran insuficientes, muchas veces los integrantes de la guerrilla utilizaban como escudos a sus hijos, tal como lo ha reconocido la guerrillera Miriam Trilleltesky, la cual al ser entrevistada la periodista le pregunta “¿Hubo oportunidades en que utilizaban niños para cubrir actos de terrorismo?´ y Trilleltesky respondió “Se los utilizaban para ir a citas, para hacer tareas, se los llevaba a citas como cubierta”[6]. Pero el grado de inseguridad al que los terroristas sometían a sus niños no se limitaba al lapso del combate o enfrentamiento, sino a todo el modus vivendi. La ex montonera Alicia Pierini (quien fuera beneficiada con suculentos honorarios como Secretaria de DD.HH. durante la presidencia “neoliberal” de Carlos Menem) expresa «Yo era militante montonera, además mamá de dos nenas chicas. Mariela nació en el 67 y Bárbara en el 68. Tuve ocho años de clandestinidad viviendo en casas compartimentadas, con contraseguimiento de ida y de regreso del colegio: – ¿Qué es una casa compartimentada? ¿Cómo es un contraseguimiento? (pregunta la periodista Viviana Gorbato) -Pierini: Compartimentación quiere decir que pocas personas o casi ninguna saben donde vivís. Una compartimentación podía ser de dos modelos, una más blanda y otra más rigurosa. Una compartimentación más blanda es aquella en la que tus hijos saben volver a la casa por sus propios medios. Tu hogar está solamente compartimentado para los ámbitos políticos, organizativos, para los otros militares… Mis hijas iban y venían del colegio. Tuvimos otras casas más rigurosamente compartimentadas. Ni siquiera nuestra familia sabía. La gente venía a visitarnos tabicada…por ejemplo, cuando mi suegra (la mamá de Ernesto Jaureche, mi compañero de entonces) venía a vernos, primero se la llevaba a dar vueltas en auto y se le pedía que mantuviera cerrados los ojos, antes de llegar, para que nunca pudiera reconocer la casa. También, si se compraban facturas o masas en la panadería se sacaba el papel de envolver con la dirección. Teníamos fundas para los sifones. A los almanaques, también se les cortaba la propaganda del almacenero vecino. El visitante no debía tener el menor indicio de dónde estaba. Así viví  durante ocho año”[7]. Complementariamente, el oficial Montonero Jorge Falcone (mano derecha del asesino Firmenich y esposo de una de las hijas montoneras de la comerciante Carlotto) relata que durante la guerra «hacía tres días que personal de fuerzas de seguridad estaba preguntando por nosotros… Era a fines del 77 y respondiendo a la estrategia que la organización Montoneros había trazado exitosamente, nos mudamos a barrios fabriles… Allí rescato a mi hija recién nacida y a mi esposa Susana Estela Carlotto, hija de la presidenta de las Abuelas de Plaza de mayo«[8].

LEÉ TAMBIÉN:  Acusan al Procurador General de Colombia de leer a Márquez y a Laje

Otro dato clave que se suma a la confusión generada, era precisamente la desembozada práctica de tener hijos (con la misma frialdad de un coleccionista de estampillas) a efectos de “fabricar guerrilleros” y agigantar así la familia revolucionaria: «La tasa de natalidad creció, notablemente entre las militantes con la primavera democrática de mayo a junio del 73 y volvió a pegar otro salto en el 76 y 77…Este particular instinto de supervivencia explica por qué muchas mujeres tenían hijos pequeños o estaban embarazadas en el momento de ser chupadas”[9]. Esta práctica irresponsable es defendida como estrategia de guerra por Mario Firmenich, quien alega: «han pasado los tiempos en que se pensaba que era correcto evitar tener hijos”  añadiendo que «si hace treinta años los vietnamitas hubieran pensado de esa manera, no habrían tenido a nadie para ganar la guerra” rematando «Los hijos son nuestra retaguardia«[10]

Guardería montonera. Los terroristas refugiaban a los hijos de sus camaradas en el totalitarismo cubano, en donde les infundían adoctrinamiento. En la foto, el asesino Mario Firmenich en la Habana con los hijos de sus Montoneros.

El “Plan Sistemático de Robo de Menores” de la guerrilla

Visto y considerando que por parte de las fuerzas legales el único “Plan Sistemático” fue el de la devolución del menor, no cabe el mismo mérito respecto del actuar de las bandas terroristas, quienes pergeñaron un “Plan Sistemático de Robo” de hijos pertenecientes a sus camaradas caídos. En efecto, dentro de las propias organizaciones subversivas, además de una política de adoctrinamiento revolucionario para con las criaturas existía la “apropiación sistemática de menores”, consistente en quedarse con la criatura y no devolver el niño a la familia biológica del militante caído y así lo confiesa la ex montonera Susana Sanz «La organización sostenía que ante la baja de unos de nosotros el hijo debía ser criado por otro compañero. Eso tenía un fin predeterminado. Ese chico debía crecer en la moral revolucionaria, con la moral revolucionaria de una familia revolucionaria. Eso era lo que pensábamos nosotros, la organización”[11] y confirmando tamaña confesión, Ernesto Jauretche (Oficial Montonero) admitió que “Había una tendencia en el movimiento en su conjunto de rescatar a los hijos y ver cómo se podía…No siquiera entregarlos a sus familias…Había una concepción muy ortodoxa de que si la familia no contaba con la simpatía de la organización, tampoco le entregaban a su hijo[12]. Cuenta la citada guerrillera Susana Sanz que a «los hijos de los compañeros los sentíamos como hijos propios, era una gran responsabilidad colectiva… pero visto desde hoy los chicos corrían muchos riesgos”[13]. La guerillera Alicia Pierini despersonalizando las tutorías y paternidades naturales explica Los hijos eran un poco los hijos de la organización… Era una especie de ´padrinazgo´”[14]. Complementariamente cuenta el ex montonero Jorge Rachid (otro que fue beneficiado con el rentable cargo de Secretario de Prensa y Difusión durante el privatista gobierno de Menem, que «Paco Urondo y Alicia viven juntos y tienen una hija. Pero al poco tiempo los dos son asesinados en Mendoza. La nena se salva. Se llama Angelita”, Rachid cuenta que su ex suegra trae a Angelita para Buenos Aires. Pero aquí la otra hija de Paco Urondo «reclama la nena para la organización»… Se produce un episodio que hace que mi cuñado me llame por teléfono a Neuquén pidiéndome por favor que viniera porque la organización le quería sacar a la nena para que no se criara en un hogar burgués… Estamos todos muy enfermos. Acabamos de recuperar la nena. La mamá está muerta. La nena está con la abuela y viene este apriete… Es de locos”[15].

Conclusión

Pues bien, no nos queda más que decir que al final la nieta de Chicha Mariani no apareció, el supuesto plan sistemático de robo de menores vociferado por Carlotto no existió, y que los principales responsables de la tragedia acontecida no fueron otros más que los miembros de las organizaciones terroristas de la época.

…………………………………………………..

Estas y muchas otras mentiras son desenmsacaradas en el libro de Nicolás Márquez “La Mentira Oficial – el setentismo como política de Estado” (350 páginas). ¿Cómo adquirirlo?. A super precio y sin costo de envío alguno clickeando en la siguiente imagen:

la mentira oficial

Citas bibliográficas de la nota:

[1] http://www.abuelas.org.ar/Libro2010/index.php

[2] Criterios en el Tratamiento de las Cosas  – punto 4,  pág 309- Fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación

[3] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Página  114

[4] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Página  116.

[5] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Página  127.

[6] Diario Córdoba -23/03/1976 – citado en – García Montaño Diego. Responsabilidad Compartida. Ediciones del Copista. 2003.  pág-134

[7] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Página  127.

[8] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Página  100.

[9] Pareja, Monogamia y Fidelidad. El Porteño, abril de 1988 – Roberto Roldán – Citado en  Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Soldados de Duhalde? Ed. Sudamericana. 1999.  Página 125.

[10] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Página 122-123.

[11] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Página 128.

[12] No Dejés que te la Cuenten, Violencia y Política en los 70. Ernesto Jaureche – ediciones del pensamiento nacional – pág 268.

[13] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Pág. 126.

[14] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Pág. 120.

[15] Viviana Gorbato. Montoneros Soldados de Menem. Solados de Duhalde?. Ed. Sudamericana. 1999.  Pág. 131.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
Lava jato, Foro de Sao Paulo y corrupción transnacional. Por Carlos Sánchez Berzaín

Lo que empezó siendo una investigación local sobre lavado de activos en Brasil con el nombre de...

Cerrar