Moyano y Barrionuevo: un paso al frente para hacerse espacio en el massismo – Por Carlos Tórtora

Hugo Moyano y Luis Barrionuevo decidieron retomar el protagonismo político anunciando la convocatoria a un paro, que sería el 9 o el 10 de abril, al mismo tiempo que anunciaron la creación de la Mesa Sindical Massa Presidente. De este modo, el líder de los camioneros oficializa indirectamente su alejamiento de Daniel Scioli. La jugada sindical, como suele pasar en estos casos, es a varias puntas. Hasta el momento, Sergio Massa sólo distribuye responsabilidades políticas entre su grupo de intendentes y operadores personales, sin darle entrada formalmente al sindicalismo en el Frente Renovador. Estos recaudos tendrían su explicación. El tigrense ya tuvo que pagar cierto costo político por la reciente incorporación del intendente de Merlo Raúl Othacehé y claramente preferiría que Moyano y Barrionuevo no se conviertan, al menos por ahora, en sus voceros sindicales. En el caso del primero, viene de una polémica alianza con Francisco de Narváez, de pobre resultado electoral, a más de haber obtenido apenas 12.000 votos en Capital con las candidaturas de Julio Piumato y Julio Bárbaro. Las pésimas mediciones de imagen de Moyano y Barrionuevo serían utilizadas en los próximos días por las usinas K para tratar de golpear al jefe de la oposición peronista. Hasta ahora, la excelente imagen pública del tigrense le permitió sobrellevar hasta la presencia en sus filas de Alberto Fernández, mano derecha de Néstor Kirchner. Los encuestadores, en este punto, se encuentran divididos entre los que piensan que Massa seguirá inmune al deterioro y los que pronostican cierto nivel de desgaste y hasta una tendencia a la baja en las encuestas.

No hay duda de que tanto Moyano como Barrionuevo intentan con su nueva operación política erosionar el frente interno de Antonio Caló, donde ya existen algunos interesados en acercarse a Massa.

LEÉ TAMBIÉN:  Nicolás Márquez en Corrientes y Chaco!

Todos con dudas

Para el gobierno, el proceso de aglutinación del peronismo disidente bajo las banderas de Massa tiene también lecturas contrapuestas. Por un lado y como ya señalamos, el cristinismo intentará mellar la candidatura presidencial de aquél sobre la base de explotar la mala imagen de Moyano y Barrionuevo. Pero por el otro, comienza a extenderse el temor de que José Alperovich, José Luis Gioja y Lucía Corpacci (gobernadores de Tucumán, San Juan y Catamarca) avancen en sus conversaciones con Massa para las elecciones del 2015 y que la sensación de poder que produce la adhesión del aparato sindical surta su efecto entre los políticos. Al haber quedado Scioli encerrado en el más estricto oficialismo, su capacidad de restarle seguidores peronistas -o independientes- a Massa es cada vez menor.

En la Casa Rosada especulaban con que José Manuel de la Sota lanzará su candidatura presidencial y dividirá el peronismo anti K. Pero el cordobés, golpeado por los graves problemas de su gestión (como por ejemplo el escándalo narco-policial) optó por diferir cualquier definición.

Un factor que también precipitó el anuncio del paro por Moyano y Barrionuevo fue la persistencia del conflicto sindical en la provincia de Buenos Aires, donde la mayor parte de las encuestas señalan que el gobernador recoge más simpatías que el sindicalista Roberto Baradell.

Fuente: http://site.informadorpublico.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
¿Hay alguna dictadura que no sea de izquierda? – Por Percival Manglano

Las marchas de los dignos indignados dejaron un rastro de indignidad en Madrid. Pretendieron subvertir el significado del término dignidad para hacer...

Cerrar