Montoneros K, Del Exógeno a la Atómica – Por Carlos E. Viana

“¡Que no crean los infieles que van a escapar! ¡No podrán! ¡Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Dios y vuestro” (Sura 8: 59-66, Corán).

“Ni olvido ni perdón” (Montoneros).

Cómo el gobierno nos reintrodujo en el conflicto del Medio Oriente

Desde el 2.007, mediante el dictador venezolano Chávez, el matrimonio Kirchner, nos reintrodujo en el conflicto del Medio Oriente, a pesar de las increíbles declamaciones actuales de la presidenta, para que no nos mezclen en él.

Varios son los hechos que señalan al actual gobierno inclinándose y aliándose con el estado fundamentalista de Irán. El memorándum firmado con Irán y las partes secretas de este entendimiento, las declaraciones favorables a Hamas, dependiente de Hezbollah. Esta última organización fue la que conjuntamente con el gobierno iraní atentaron terroristamente, en un acto de guerra, contra la Embajada de Israel y la AMIA en el centro de Buenos Aires, en los horarios de más tránsito del día. La negación de la presidenta a que se participara oficialmente en la concentración popular citada por el Presidente de Francia para rechazar el atentado que en enero asesino a 11 periodistas franceses. Todos estos son parte, de los indicios a los que se suman otros dos hechos, las denuncias de una revista brasileña sobre un convenio atómico entre Irán y Argentina y el asesinato del Fiscal Alberto Nisman que llevaba adelante la causa AMIA. Pero como dijo Tayllerand, cuando Napoleón hizo fusilar al Duque de Engiene, el asesinato de Nisman “fue peor que un crimen, fue un error”. Cosa que pasa cuando la inmoralidad pierde la razón y la psique actúa con impulsos polares.

El Gobierno Iraní y la Bomba Atómica

Llegado al gobierno iraní el Ayatollah Khomeini en 1979, el gobierno de Estados Unidos, decidió suspender el envío de uranio enriquecido y tecnología nuclear a Irán, cosa que había hecho durante el régimen del Shah, monarca que permitía las inspecciones de la Comisión Internacional de Energía Atómica

Hete aquí, que el Presidente Alfonsín, con su actitud contraria a Occidente, además de armamento convencional, decidió venderle a Irán tecnología nuclear, en 1.987, en el medio de la guerra que esta nación tenía con Irak (1 millón de muertos).

Como es de público conocimiento, anteriormente, cuando la Comisión Nacional de Energía Atómica fue dirigida por el Almirante Castro Madero, Argentina había conseguido dos cosas, estar en capacidad de hacer armas nucleares y desarrollar una tecnología llamada de Bajo Enriquecimiento de Uranio, en inglés Low-Enriched Uranium (LEU). Irán en base a esa tecnología comenzó a hacer funcionar su reactor en 1.993. El gobierno iraní compró al de Alfonsín tecnología nuclear, para convertir su reactor que funcionaba con uranio enriquecido al 98 %, por la tecnología argentina que lo hace al 20%. Pero la asistencia debía continuar porque los ingenieros argentinos sabían también como enriquecer más el uranio, para poder producir armas atómicas.

LEÉ TAMBIÉN:  ¿Hacia dónde pitos vamos gradualmente?. Por José Benegas.

Resulta que el Presidente Menem continuó al principio con este intercambio, pero su política exterior tuvo un giro favorable hacia las potencias occidentales, especialmente Estados Unidos. Ante la presión del gobierno de este estado, Menem suspendió a principios de 1.992 el envió de tecnología nuclear a Irán. Ya sabemos cómo reaccionó el gobierno Iraní, con dos atentados terroristas que nos costaron 114 vidas, en marzo de 1.992 y julio de 1.994. El gobierno de Menem logró parar un tercer atentado arreglando económicamente con Irán, encubriendo la acción terrorista y donando la mezquita más grande de América. Salimos del conflicto con el Quijote caído y la soberanía política chamuscada, porque la venganza la tomo Israel en el Medio Oriente, mientras aquí se le entregaba solo a un juez, un caso de agresión armada por parte de una potencia extranjera. Pocos denunciaron el encubrimiento, lo que implicó una responsabilidad de casi toda la clase política, incluido Alfonsín, padre del arreglo nuclear con el fundamentalismo iraní.

Sin embargo, al fundamentalismo le quedaron residuos de los 7 kilogramos que le había enviado el Gobierno de Estados Unidos, uranio enriquecido para utilizar con Uranio Altamente Enriquecido (Highly Enriched Uranium, HEU). El proceso de enriquecimiento del uranio, se había parado debido a la suspensión del apoyo del gobierno de Menem y al embargo internacional. El fundamentalismo islámico se había quedado sin el terror nuclear.

Otra vez en la guerra

1977 nos encuentra con el crecimiento del fundamentalismo político del gobierno de Kirchner. Sus íntimas relaciones con la dictadura de Chávez, sirvieron para que este último le ofreciera a instancias de su amigo Ahmadineyad, a la sazón presidente de Irán, un nuevo acuerdo mediante el cual el gobierno argentino proveería asistencia en tecnológica nuclear. Aquí encajan las denuncias, inclusive en informes oficiales de Hillary Clinton (a la sazón Secretaria de Estado), sobre la transferencia de conocimientos nucleares por parte del gobierno argentino, que permitirían a Irán contar con armas atómicas. A este informe se añadió recientemente, las denuncias de la importante revista brasileña Veja, “Los argentinos también debían compartir con los iraníes su larga experiencia en reactores nucleares de agua pesada, un sistema antiguo, caro y complejo, pero que permite la obtención de plutonio a partir de uranio natural”.

Ya en marzo de 2.011 el periodista Pepe Eliaschev había denunciado la existencia de un pacto secreto con Irán. El periodista fue citado entonces, por el Fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman. Timerman lo desmintió pero posteriormente, para culminar con este tratado el canciller Timerman firmo, en el día que se conmemora el holocausto, un Memorándum de Entendimiento con Irán, que posteriormente fue ratificado por la mayoría con que cuenta el Frente Para la Victoria en ambas cámaras. Cuando, en 2.013 el memorándum se debatió en el senado, el senador Ernesto Sanz dijo, “la clave de esto es Alberto Nisman (fiscal de la causa) y el oficialismo no quiso que viniera aquí a decir las cosas que hubiera evitado ríos de tinta y horas de radio y televisión”. No se lo cito a Nisman en esa oportunidad y se lo asesino dos días antes del 19 de enero de este año, cuando iba a presentar sus denuncias en el congreso.

LEÉ TAMBIÉN:  El Operativo Independencia: Así fue su bautismo de fuego. Por Nicolás Márquez

El Parlamento Iraní no ratificó el Memorándum y la justicia argentina lo declaró inconstitucional, por lo que el tratado público no entró en vigencia. ¿Pero qué pasa con el secreto, el nuclear?

Viejos camaradas

Las coincidencias continúan si tenemos en cuenta parte del pasado en común entre el terrorismo islámico y Montoneros, a los cuales los Kirchner ha elevado al poder político.

Según un informe de la inteligencia francesa, que abonan el Mossad y Miguel Bonasso entre otros, en 1.979, ya sin contar con los campos de entrenamiento en Cuba, viajan al Líbano los dirigentes montoneros Firmenich, Yager y Fernando Vaca Narvaja y negocian una nueva alianza con Al Fatah (OLP). En los años 70s, Montoneros había desarrollado la producción del explosivo exógeno, plástico. Allí, Galimberti monta una planta de producción para Al Fatah, la principal fuerza de la OLP. Montoneros participo en varios enfrentamientos contra fuerzas cristianas y judías. Hezbollah tiene acceso a esta tecnología del exógeno, que es la que utilizaron con el apoyo iraní en los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA. Pero anteriormente Hezbollah la había utilizado en atentados contra una base de marines en el Líbano (1.983, 300 muertos) y en un atentado en Barcelona (1.992).

Galimberti tuvo como columnista en su revista a un asesor de Moshe Rabani, uno de los acusados de los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA. En ambos atentados el comando mixto Hezbollah Iraní, utilizó como explosivos exógeno, el explosivo que le habían ensañado a fabricar Montoneros. En la conexión local se sospechó de policías pero también de algunos expertos montoneros.

Como vemos el gobierno y el fundamentalismo musulmán tienen métodos políticos comunes, incluyendo el exógeno, pero además de ello, no creen en la democracia.

Fuente: http://informadorpublico.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
“Brotes pisoteados” – Por Kitty Sanders

Hace unos días publiqué mi nuevo libro “Brotes pisoteados: Organizaciones juveniles progubernamentales”. Está dedicado a uno de...

Cerrar