Medios de comunicación: el enemigo número uno del pueblo. Por Alexander Beglenok Belchior

El auge de la derecha alternativa y el cada vez mayor uso de redes sociales en el mundo pusieron en jaque la hegemonía de pensamiento y el monopolio de la información imperante en los medios tradicionales de comunicación. Por un lado, los nuevos movimientos políticos y sociales vienen a darle representación a personas descontentas con las ideas y políticas progresistas aplicadas en los países de occidente. Por otro lado, estos ciudadanos encontraron en las nuevas plataformas digitales un espacio para expresar libremente su fastidio y, además, hacer las veces de comunicadores al producir y difundir información.

Esta supremacía cultural-comunicacional de la que ciertamente gozaron los medios masivos desde que son, precisamente, medios masivos, hoy se halla resquebrajada. Los medios digitales lograron sacar de su zona de confort a los profesionales de la comunicación que defienden su estatus a base de mentiras, tergiversaciones y omitir información. Con estas prácticas buscan afectar a quienes se encuentran en el espectro ideológico de la derecha como Donald Trump en Estados Unidos, el Movimiento ProVida en Argentina, VOX con Santiago Abascal a la cabeza en España, Jair Bolsonaro en Brasil o José Antonio Kast en Chile, aunque quienes realmente se ven perjudicados son los consumidores pasivos de noticias que confían en la rigurosidad de los periodistas a la hora de realizar su trabajo.

Históricamente las preocupaciones del periodismo fueron conseguir la tan ansiada libertad de prensa y el acceso libre a información sin represalias. Incluso, si miramos un poco más atrás en el tiempo encontraremos que luchaban por obtener libertad de imprenta. Hoy cuando más garantizados están esos derechos, siendo que nunca existió tanta información y de tan fácil acceso, comunicadores en su afán por defender sus creencias, y de dejar en claro que no les gustan otras, parecen haber abandonado los principios éticos de la profesión convirtiéndose en meros opinadores. Una especie de idiotas útiles al servicio del establishment con un compromiso hacia la verdad más que cuestionable.

Hablar de libertad exige, necesariamente, precisar una definición. Según Friedrich August von Hayek “El que una persona sea libre no depende del alcance de la elección, sino de la posibilidad de ordenar sus vías de acción de acuerdo con sus intenciones presentes o de si alguien más tiene el poder de manipular las condiciones hasta hacerla actuar según la voluntad del ordenancista más bien que de acuerdo con la voluntad propia (…)”1. En este sentido, y según el propio autor, la libertad individual es “El estado en que un hombre no se halla sujeto a coacción derivada de la voluntad arbitraria de otro o de otros”2. Teniendo en cuenta esto, pretender exigir y posteriormente ejercer la libertad requiere un alto grado de responsabilidad. Algo que tenía claro UNESCO cuando, en 1980, presentó un tratado sobre periodismo y comunicación donde, entre conclusiones sobre la labor del periodista y el rol que estos tienen en la sociedad, dedican un apartado a la responsabilidad del profesional: “Para el periodista la libertad y la responsabilidad son indivisibles. La libertad sin responsabilidad invita a la distorsión y otros abusos. Pero en ausencia de la libertad no puede haber ejercicio de la responsabilidad. El concepto de la libertad con responsabilidad incluye necesariamente un interés por la ética profesional, lo que exige un enfoque equitativo a los acontecimientos, las situaciones o los procesos con la debida atención a sus diversos aspectos”3. Además, mencionan que “No siempre ocurre así en la actualidad”4. Hoy efectivamente no ocurre así. La responsabilidad que conlleva la libertad fue eliminada deliberadamente y los periodistas incurren, masivamente, en el uso de prácticas maliciosas con consecuencias perjudiciales.

Es importante hacer un paréntesis para destacar que la información “permite a los individuos conocerse y conocer su entorno, organizar su vida en el ámbito privado y participar de la vida pública.”5Es decir, el ser humano basa las decisiones que toma en la información con la que cuenta. Entonces, siendo que los medios de comunicación son los principales promotores de información, la toma de decisiones está siendo condicionada negativamente por una mala labor periodística. Esto se potencia aún más cuando el discurso que los periodistas adoptan resulta ser hegemónico y como ciudadano no se dispone de la posibilidad de contrastar fuentes, o por lo menos no con distintos puntos de vista.

Hecha esta aclaración, la información no se produce ni transmite sola por lo que “hablar de Comunicación implica situar/entender al periodista como actor fundamental dentro de la acción de comunicar”6. En este sentido, son los profesionales de la comunicación los que seleccionan, producen y divulgan la información. Este proceso de construcción de la noticia incluye también la selección de fuentes para justificar una hipótesis, una manera bastante sutil que tiene el periodista de dar su opinión sin situarse en el centro de la noticia.

Posverdad y Fake News

Con el fin de influir en la opinión pública o presionar a políticos, dependiendo el caso, periodistas incurren en el uso de prácticas negligentes como lo son las fake news y la posverdad. Cabe aclarar que estos hábitos, según ellos, se realizan única y sistemáticamente a través de las redes sociales por la “ultra derecha” excluyéndose a ellos (profesionales de la comunicación) del análisis.

¿Qué es la posvedad? Según la Real Academia Española (RAE) es una “distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”7. Entonces, según esta definición, y aunque la línea sea muy fina, cuando hablamos de Posverdad no necesariamente nos referimos a mentiras, sino más bien a anteponer sentimientos sobre hechos objetivos.

Por otro lado, Daniel Mazzone, periodista y analista de medios, en su libro Máquinas de mentir. “Noticias falsas” y “posverdad” afirma que este término “pretende caracterizar a la situación en la cual mentiras flagrantes se viralizan a partir de las posibilidades inéditas de las redes reticulares, para finalmente declararse como falsedades”8. A esta definición Mazzone agrega que “el daño que hizo en pocas horas la mentira viral, es infinitamente mayor que el modesto desmentido, tardío, ineficaz”9.

Si bien la primera definición parece ser la más acertada, la planteada por Mazzone resume perfectamente la posición del periodismo: mentiras difundidas y/o generadas en redes sociales dejando fuera del problema a los actores más importantes en la generación y divulgación de información como son los periodistas que trabajan en medios tradicionales.

Por último, no es poco importante mencionar que el término posverdad fue popularizado por dichos comunicadores durante la campaña presidencial de Donald Trump en Estados Unidos y el Brexit en Reino Unido y tan desmesurado fue su uso que el Oxford Dictionaries eligió a posverdad como la palabra del año 201610.

Algo similar ocurre con el término fake news ya que, así como en 2016 post truth había sido la palabra del año según el diccionario Oxford, en 2017 fue el turno de aquélla, que en español significa “noticias falsas, ya que su uso aumentó un 365% según informó el diario ElMundo11.

Si vamos a su definición el diccionario Collins dice que fake news es “información falsa, frecuentemente sensacionalista, diseminada bajo el disfraz de reportaje de noticias”. Esta expresión está directamente relacionada con la de bulo que significa “noticia falsa que se difunde, generalmente, con el fin de perjudicar a alguien.”12. En este caso, retomando lo planteado al comienzo y que expondré con ejemplos, los perjudicados de manera adrede son quienes no comulgan con las ideas progresistas y se sienten representados por personajes o movimientos como Donald Trump, Jair Bolsonaro, José Antonio Kast, Santiago Abascal o el movimiento ProVida en Argentina.

LEÉ TAMBIÉN:  El periodismo progre, Bolsonaro y Dios. Por María Lilia Genta

En relación al uso de los términos fake news y posverdad Mazzone reflexiona acertadamente que “estamos ante un problema de orden diferente. No solo por el alcance masivo, exponencial de la presunta falsedad expuesta a condiciones de viralización instantánea, sino porque ya no se trata de fenómenos por los cuales pueda responsabilizarse al periodismo en general, o ni siquiera a una cabecera de referencia, en particular”13. Pero, si bien es cierto que las mentiras y las distorsiones deliberadas no son monopolio exclusivo de los medios tradicionales y que las redes sociales amplían considerablemente el alcance que pueden tener, esto no puede significar dejar de juzgar con el más alto nivel de exigencia a los medios tradicionales y los profesionales de la comunicación que trabajan en estos. Si los quitamos del examen estamos dándoles la impunidad para ejercer su libertad de manera irresponsable y en el momento que esto ocurre el ser humano no debe, por ningún motivo, creer en lo que escucha, lee o mira y, mucho menos, basar las decisiones que toma en información que es producida y difundida por, a estas alturas, estos expertos en (des)informar.

Trumpfobia mediática

El 16 de junio de 2015 Donald Trump anunciaba su candidatura a presidente de los Estados Unidos con el hoy famoso slogan “Make America Great Again”. Desde ese momento el empresario convertido en político, fue víctima de una cruzada mediática en su contra que aumentó y se tornó más agresiva cuando el 20 de julio de ese mismo año, tras una contundente victoria en la interna del Partido Republicano, se convirtió oficialmente en candidato presidencial. Durante este periodo, los medios tradicionales buscaron desacreditar su candidatura con ataques infundados como “fascista”, “homofóbico”, “xenofóbico”, “depredador sexual”, de ser el culpable de la violencia en la campaña electoral e incluso lo llegaron a comparar con Hitler.

El 8 de noviembre de 2016, y pese a tener a la opinión publicada en su contra, Donald Trump gana las elecciones presidenciales ante Hillary Clinton y se consagra como el 45° Presidente de Estados Unidos. Lejos de calmar la persecución, el triunfo electoral de Trump no hizo más que acrecentar el ensañamiento.

Uno de los ejemplos más claros es la tercera guerra mundial de características nucleares que “predijeron” los medios y que todavía estamos esperando. “Donald Trump desata la carrera nuclear” afirmaba el Diario El Mundo14. CNN, por su parte, se preguntaba “¿Peligra el mundo?”15. En Argentina, Cronista Comercial hablaba de “La amenaza nuclear con Trump en el poder”16. Un infaltable es Telesur: “Si deseas la paz, prepárate para la guerra nuclear: estrategia de Trump vs Rusia y China”17. Las consecuencias de desinformar y alarmar a la población con hechos que no están ocurriendo generan paranoia colectiva. En Cambridge advirtieron que 3 de cada 10 europeos creían que con Donald Trump en la Casa Blanca nos esperaba una guerra nuclear18. Diario Clarín no perdió tiempo y recomendó “Los mejores países para refugiarse si se desata la Tercera Guerra Mundial”19. Por otro lado, las búsquedas en Google sobre “World War 3” aumentaron significativamente en ese periodo20. Esta guerra, por supuesto, no solo nunca ocurrió, sino que el mandatario puso fin a un conflicto con Corea del Norte que incluye negociaciones de desarme nuclear. Este éxito le valió la nominación al premio Nobel de la Paz.

Pero los ataques no quedaron reducidos a Donald Trump, si no que también incluye a sus colaboradores. El 10 de enero de 2017 el diario El País de España describió a los flamantes funcionarios y, obviamente, no hay sorpresa: “doble cara”, “enemigo de Hilary”, “islamófobo”,” pro-ruso”, “racistas”, “negacionista”, “tiburón”, “sin experiencia”, etc21.

Otra de las campañas mediáticas más resonantes ocurrió tras la nominación del por entonces Juez Federal Brett Kavanaugh para ocupar una banca en la Corte Suprema. Días después del anuncio sobrevino una, cuanto menos, curiosa catarata de denuncias públicas (no judiciales) de acoso sexual y violación, originadas en el periódico opositor The Washington Post y con la columnista Jennifer Rubin a la cabeza, que tomaron la primera plana de los principales medios de comunicación del mundo. Rápidamente, el propio Donald Trump ordenó al FBI investigar a Kavanaugh22. El resultado de la investigación culminó en que no hubo indicios de abusos ni testigos que corroboren los dichos por alguna de las acusadas23. La magnitud del escándalo fue tan grande que una de las mujeres que había denunciado haber sido violada por el Juez, admitió que haber mentido ya que “solo quería llamar la atención” y que era una “táctica” para evitar la confirmación24. El 6 de octubre de 2018, tras una audiencia ante el Congreso, Brett Cavanaugh fue nombrado Juez de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos con 50 votos a favor y 48 en contra25. Recordemos que Trump también se vio envuelto en una ola de acusaciones mediáticas originadas en un documental de la BBC titulado “¿Is the President a sex pest?”26.

No conformes con difundir falsedades sobre Trump, su gabinete y la gestión, las mentiras llegaron a afectar a jóvenes estudiantes. Más precisamente a un grupo de chicos del colegio Covington High y seguidores del presidente de EE.UU. La embestida mediática se basó en la difusión de un video recortado donde se mostraba como este grupo de jóvenes, supuestamente, insultaba y agredía a un nativo americano y veterano de la Guerra de Vietnam llamado Nathan Phillips. Para justificar la noticia falsa CNN cita dos fuentes, por un lado, Kaya Taitano, estudiante universitaria que grabó los videos, quién afirmó que los adolescentes cantaban “Construye el muro” y “Trump 2020”. Además, agregó que “todo el incidente comenzó cuando los adolescentes y cuatro jóvenes negros, que habían estado predicando sobre la Biblia, comenzaron a gritarse mutuamente”. Por otro lado, y dejando claro que solo buscaban una excusa para atacar al Presidente y sus seguidores, hablaron con el nativo Phillips que menciono que “Lo que el joven estaba haciendo era bloquear mi salida. Quería irme. Estaba pensando: ‘¿Cómo salgo de esto? Quiero alejarme de eso”27. Nada más lejos de la realidad. Cuando se conoció el video completo se ve como, no solo los jóvenes con gorra de Make America Great Again no agredían al Phillips, sino que éste y un grupo de extrema izquierda se acercaron a ellos para insultarlos e increparlos. Como consecuencia, CNN tuvo que disculparse públicamente y ahora enfrenta una demanda millonaria por 250 millones de dólares. 50 millones por daños a la reputación y 200 millones en concepto de daños y perjuicios. Misma demanda que pesa sobre The Washington Post 28.

Si bien la resolución final se dio después de tener terminado el artículo, no quiero dejar de mencionar la supuesta conspiración entre Trump y Rusia para influir en las elecciones. Colusión que no existió según el fiscal especial Mueller29 y que demuestra que los únicos que conspiraban en pos de beneficios que nada tiene que ver con ejercer correctamente las tareas del periodismo, eran los propios medios y sus trabajadores30. Sobre este caso, quiero resaltar la penosa defensa del Presidente de CNN Jeff Zucker a la cobertura realizada por el multimedio: “No somos investigadores, somos periodistas, y nuestro trabajo es informar de los hechos tal como los conocemos, que es exactamente lo que hemos hechos”31. A su vez el editor ejecutivo de The Washigton Post, Martin Baron, defendió el trabajo realizado por el diario diciendo que era “en poner hechos a la luz”32. Lo más sorprendente es que, tanto CNN como The Washington Post, recibieron el premio Pulitzer por su trabajo de cobertura durante la trama rusa33.

LEÉ TAMBIÉN:  Populismo: ¿se elimina cambiando la oferta o la demanda? Por Roberto Cachanosky

Teniendo en cuenta estos ejemplos, y otros que no mencioné, pensar que la credibilidad en los medios tradicionales en Estados Unidos sea cada vez menor es algo hasta justo. Según un informe llevado a cabo por la Universidad de Monmouth, 3 de cada 4 estadounidenses creen que los principales medios tradicionales de televisión y periódicos informan noticias falsas, de estos, el 31% piensa que sucede regularmente. Además, un 42% de los habitantes de dicho país informan noticias falsas de manera intencional para impulsar una agenda determinada. Estos números no solo aplican a medios tradicionales, el estudio también hace mención a que el 86% del público cree que los sitios de noticias web también reportan noticias falsas y el 52% piensa que esto se hace con regularidad34.

Prensa verde: aborto y movimiento ProVida en Argentina

En 2018 en Argentina se vivió una verdadera grieta cultural. Por un lado, quienes defienden las dos vidas. Por otro lado, quienes quieren legalizar el aborto. Los medios de comunicación rápidamente tomaron postura y, lejos de ejercer responsablemente la profesión, omitieron, tergiversaron y falsificaron hechos.

Pocos días antes de la votación en el senado que terminó con un resultado de 38 votos a favor de la vida y 31 a favor de legalizar el aborto, periodistas orquestaron lo que sería una de las mentiras más notorias en el contexto del debate parlamentario. Según la información difundida, Liliana Herrera, mujer de 22 años y madre de dos hijos, perdía la vida tras un aborto clandestino. El canal de televisión argentino Todo Noticias (TN) titulaba “Una joven de 22 años murió en un aborto clandestino en Santiago del Estero”35. El Destape por otro lado decía “Una mujer de 22 años murió en Santiago del Estero por un aborto clandestino: tenía 2 hijos”36. El diario La Nación: “La historia de Liliana Herrera, la joven de 22 años y madre de dos hijos que murió tras un aborto clandestino”37. Página 12: “Otra muerte evitable”38. El Patagónico: “El aborto clandestino cobró otra vida en Santiago del Estero”39. La Voz del Interior: “La historia de la joven de Santiago del Estero que murió por un aborto clandestino”40. Minuto 1: “En la semana del debate en el Senado, otra joven murió por un aborto clandestino en Santiago del Estero”41. Estos son algunos de los medios que abordaron el caso, aunque lo que ocurrió es muy distinto. El Ministerio de Salud de Santiago del Estero confirmó que la mujer no murió producto de un aborto clandestino: “En virtud de las publicaciones recientes sobre el fallecimiento de una paciente ocurrida en el Hospital Regional, cabe señalar que las mismas no se basan en datos oficiales ni en lo vertido en la historia clínica”42.

Otro ejemplo que, curiosamente, también ocurrió en los días previos a la votación en la Cámara de Senadores, fue el de una mujer de 34 años que, por entonces, corría riesgo su vida tras una infección producto de un aborto clandestino en Mendoza. Desde el diario Página 12 “Los estragos de la clandestinidad”43. La Nación: “Mendoza: una mujer lucha por su vida tras hacerse un aborto clandestino”44. LM Neuquén: “Una mujer está grave tras someterse a un aborto clandestino”45. En Córdoba, el medio digital Vía País “Una mujer está en terapia intensiva tras practicarse un aborto clandestino”46. Lo que en realidad pasó fue que una mujer, efectivamente, ingresó al Hospital Lagomaggiore en Mendoza, pero fue por una hemorragia causada por un aborto espontáneo a la que, afortunadamente sobrevivió47.

El caso más escandaloso tuvo lugar el 14 de agosto y fue producido por, no finjas sorpresa, Página 12. Según (des)informaron desde los medios en cuestión, una mujer de 34 años murió tras un aborto clandestino realizado con perejil. El propio diario tituló el caso como “Otra muerte por un aborto clandestino”48. Infobae, por su parte, dijo “Se hizo un aborto con una rama de perejil y murió: su hijo de 2 años quedó huérfano”49. En Diario Crónica, que claramente se les da mejor difundir memes que informar, decía “Murió joven que estaba internada tras practicarse aborto clandestino”50. Otro medio que no podía faltar es Clarín “Una mujer de 34 años murió por un aborto casero”51. Incluso el diario El País de España, a quienes ya expusimos mintiendo y desinformando contra Trump, “La chica que murió por intentar abortar con perejil”52. La verdad es que Aida Núñez Rodas, nombre de la mujer, no solo no murió, sino que vive en Paraguay “Las imágenes y los datos son míos. Cuando me enteré me sorprendí mucho. Me hizo enojar que se haya utilizado mi imagen, es una falta de respeto. Me utilizaron para mentir”53. Además, cuando le preguntaron si alguna vez se había practicado un aborto, agregó “Yo daría la vida por mis hijos, ellos son mi todo”54. A esta noticia falsa hay que agregarle la reveladora información que brindo El Disenso sobre la médica que dio a conocer la información: “Ana Paula Fagioli fue invitada al Congreso, a donde concurrió como expositora a favor de la Ley IVE, en calidad de Médica de Casa FUSA, filial de IPPF en Argentina.”55. Además “(…) desde el Hospital Belgrano respondieron que la Dra. Fagioli no estaría registrada como staff de la guardia que recibió a la joven (…)”56.

Los abordados son solo algunos de los tantos que podría mencionar. En estos podemos ver con claridad cómo, desde los medios de comunicación, conspiraron en pos de condicionar a la opinión pública y a los Congresistas que debían decidir su voto. Quedan otros tantos como la campaña #ConMisHijosNoTeMetas y los ataques a referentes ProVida como Agustín Laje o Amalia Granata.

Ya sea si hablamos de Donald Trump, el movimiento ProVida en Argentina o casos que, por cuestión de extensión, solo menciono como VOX con Santiago Abascal en España, Jair Bolsonaro en Brasil o José Antonio Kast, en Chile es cuanto menos curioso ver cómo los nombres de los medios se repiten. También resulta interesante encontrar que algunas de estas empresas periodísticas están ligadas directamente a organizaciones con intereses políticos concretos y que nada tienen que ver con informar.

Es hora de que la opinión pública tome un rol activo y exponga a periodistas y medios fake news, mientras que el periodismo debe retomar las buenas prácticas y dejar el lugar de militantes para ocupar la posición de contra poder al establishment político y económico.

fundacionlibre.org.ar

………………………………………………..

1 y 2 Hayek, F. A. ((2008). Los fundamentos de la libertad. Madrid, España: Unión Editorial
3y4 MacBrida, S. (1993). Un solo mundo, voces múltiples. México DF, México: Fondo de Cultura Económica.
5 Martini, S. (2000). Periodismo noticia y noticiabilidad. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina: Grupo Editorial Norma.
6 Pérez Gaudio, M. El Periodismo Idea.
http://www.rae.es/
8,9 y 13 Mazzone, D. (2018). Máquinas de mentir: Noticias falsas y posverdad. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina: Crujía.
10https://twitter.com/OxfordWords/status/798752580872437760
11https://www.elmundo.es/cultura/cine/2017/11/03/59fc80f4468aebd1508b46a0.html
12https://www.collinsdictionary.com/es/diccionario/ingles/fake-news
14https://www.elmundo.es/internacional/2018/10/22/5bccca2822601d81538b4622.html
15https://edition.cnn.com/videos/spanish/2019/02/01/tratado-nuclear-inf-misiles-rusia-estados-unidos-guerra-mundial-riesgo-pkg-michael-roa.cnn
16https://www.cronista.com/financialtimes/La-amenaza-nuclear-crece-con-Trump-en-el-poder-20161130-0032.html
17https://www.telesurtv.net/bloggers/Si-deseas-la-paz-preparate-para-la-guerra-nuclear-estrategia-de-Trump-vs-Rusia-y-China-20181028-0001.html
18https://www.elmundo.es/internacional/2017/01/13/5877b1b7468aeb74608b45b2.html
19https://www.clarin.com/mundo/mejores-paises-refugiarse-desata-tercera-guerra-mundial_0_B1DUO3LfM.html
20https://www.clarin.com/sociedad/busquedas-online-guerra-mundial-crecieron_0_HJ1pHeeCl.html
21https://elpais.com/internacional/2017/01/10/actualidad/1484055882_502054.html
22https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-45688303
23https://www.elnuevodia.com/noticias/eeuu/nota/elfbinoencontroindiciosdelossupuestosabusossexualesdekavanaugh-2451076/
24https://www.elmundo.es/internacional/2018/11/03/5bdd46e2468aeb5f1c8b4629.html
25https://www.abc.es/internacional/abci-senado-estadounidense-ratifica-brett-kavanaugh-como-nuevo-juez-tribunal-supremo-201810062207_noticia.html
26https://www.bbc.co.uk/programmes/b0bc6cm8
27https://cnnespanol.cnn.com/2019/01/20/jovenes-con-gorros-de-hacer-a-estados-unidos-grande-otra-vez-se-burlan-de-un-anciano-nativo-americano/
28https://actualidad.rt.com/actualidad/308126-joven-estadounidense-demandar-cnn-acoso
29https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/trump-no-conspiro-rusia-ganar-eleccion-2016-nid2231690
30https://actualidad.rt.com/actualidad/310373-presentador-cnn-cobertura-russiagate-criticar 31y32https://diariocronica.com.ar/566994-fake-news-trump-pide-retirar-pulitzer-al-nyt-y-al-washington-post-por-la-trama-rusa.html
33https://www.telam.com.ar/notas/201903/345411-trump-pulitzer-washington-post-trama-rusa-elecciones-estados-unidos.html
34https://s3.amazonaws.com/media.mediapost.com/uploads/monmouthpoll_us_040218.pdf
35https://tn.com.ar/sociedad/una-joven-de-22-anos-murio-por-un-aborto-clandestino-en-santiago-del-estero_887814
36https://www.eldestapeweb.com/aborto/una-mujer-22-anos-murio-santiago-del-estero-un-aborto-clandestino-tenia-2-hijos-n47370
37https://www.lanacion.com.ar/sociedad/la-historia-de-liliana-herrera-la-joven-de-22-anos-y-madre-de-dos-hijos-que-murio-tras-un-aborto-clandestino-nid2159499
38https://www.pagina12.com.ar/133225-otra-muerte-evitable
39https://www.elpatagonico.com/el-aborto-clandestino-cobro-otra-vida-santiago-del-estero-n3083241
40https://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/la-historia-de-la-joven-de-santiago-del-estero-que-murio-por-un-aborto-clandestino
41https://www.minutouno.com/notas/3083134-en-la-semana-del-debate-el-senado-otra-joven-murio-un-aborto-clandestino-santiago-del-estero
42https://www.a24.com/actualidad/el-ministerio-de-salud-de-santiago-del-estero-niega-que-la-causa-de-la-muerte-de-una-joven-haya-sido-un-aborto-clandestino-08062018_BJmSpJ8H7
43https://www.pagina12.com.ar/133752-los-estragos-de-la-clandestinidad
44https://www.lanacion.com.ar/sociedad/mendoza-una-mujer-lucha-por-su-vida-tras-hacerse-un-aborto-clandestino-nid2160031
45https://www.lmneuquen.com/una-mujer-esta-grave-someterse-un-aborto-clandestino-n601520
46https://viapais.com.ar/mendoza/534773-una-mujer-esta-en-terapia-intensiva-tras-practicarse-un-aborto-clandestino/
47https://losandes.com.ar/article/view?slug=alta-a-la-mujer-internada-en-el-lagomaggiore-comprobaron-que-sufrio-un-aborto-espontaneo
48https://www.pagina12.com.ar/135195-otra-muerte-por-un-aborto-clandestino
49https://www.infobae.com/sociedad/2018/08/14/se-hizo-un-aborto-con-una-rama-de-perejil-y-murio-su-hijo-de-2-anos-quedo-huerfano/
50https://www.cronica.com.ar/info-general/Murio-joven-que-estaba-internada-tras-practicarse-aborto-clandestino-20180814-0032.html
51https://www.clarin.com/sociedad/mujer-34-anos-murio-desangrada-aborto-clandestino_0_rkocxOgU7.html
52https://elpais.com/elpais/2018/12/05/planeta_futuro/1544011875_693463.html
53y54https://www.ultimahora.com/denuncia-que-argentina-la-dieron-muerta-aborto-clandestino-n2702856.html
55y56https://www.eldisenso.com/informes/la-mentira-verde-recargada-las-muertes-por-aborto-clandestino-que-no-fueron/

Más en Cultura, Opinión y Actualidad, posmodernidad
La trampa del colectivismo. Por Bertie Benegas Lynch

Los lamentables indicadores de calidad de vida, crecimiento y cualquier otra referencia vinculada al bienestar, grado de libertad y...

Cerrar