Mauricio Macri en Davos. Argentina reinserta en el mundo. Por Humberto Bonanata.

“El panorama global nos pega en términos de demanda, de intercambio, tasas de interés y tipo de cambio. Las exportaciones crecerán menos y se profundizará el atraso cambiario.”- Eduardo Levy Yeyati – Economista argentino. Profesor en Harvard. Director del BICE y de Elypsis.

“El frente externo está muy malo para la Argentina por China, Brasil y las materias primas; en el caso chino lo peor es que impedirá la apertura de nuevos mercados”. – Mario Blejer – Ex Presidente del Banco central de la República Argentina

 “Al gobierno argentino se le revirtió la tendencia del viento de cola del gobierno kirchnerista” – Carlos Zarázaga – Economista Senior de la Reserva Federal de Dallas

Las valoraciones macroeconómicas precitadas coinciden con las expresiones políticas que el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, me dijera el martes pasado luego de la asunción de Juan Curutchet como Presidente del Banco Provincia: “Cada vez que a la Argentina la gobierna un partido que no es peronista, se cae el mundo” (sic).

Quienes hemos pasado hace un par de años nuestro cincuentenario de vida vivimos como sueño propio la proyección de vida de nuestros hijos dentro de un país confiable, normal, abierto al mundo desarrollado para que antes que nos toque partir de esta vida terrenal dejemos de ver que la Argentina es un país “en vías de desarrollo”.

Un país en el que muchos niños se mueren antes de cumplir su primer año de vida: 9,96 muertes/1.000 nacimientos; hombres: 11,15 muertes/1.000 nacimientos, mujeres: 8,71 muertes/1.000 nacimientos (2014 estimado)

(Esta variable da el número de muertes de niños menores de un año de edad en un año determinado por cada 1000 niños nacidos vivos en el mismo año. Se incluye la tasa de mortalidad total, y las muertes por género, masculino y femenino. Esta tasa se utiliza a menudo como un indicador del nivel de salud de un país.)http://www.indexmundi.com/es/argentina/tasa_de_mortalidad_infantil.html

Sumar a ello a los hogares que carecen las necesidades básicas (agua potable, cloacas, luz y gas natural) que el gobierno peronista de Cristina Kirchner lego al ultra neoliberalismo noventista de “Cambiemos” entre sus infinitas e hipócritas metástasis de los últimos setenta años de nuestra historia.

LEÉ TAMBIÉN:  "El macrismo es una falsa derecha" Nicolás Márquez (conferencia de prensa en LATAM)

En el año del Bicentenario de nuestra ¿Independencia? aún dependemos de las condiciones climáticas para saber si tendremos servicios mínimos indispensables para la subsistencia diaria; hasta los camalotes parecen haberse “camporizado” y el Parque Nacional se incendia, seguramente por las condiciones climáticas.

Claro que el transporte público subsidiado para favorecer los negociados de Julio De Vido y Ricardo Jaime -entre otros secuaces-también maculó la frase “la corrupción mata”.

Y los asesinos de la masacre de la Embajada de Israel y la A.M.I.A aún permanecen impunes pasadas largamente las dos décadas.

Y el Senador Nacional kirchnerista Carlos Saúl Menem se esconde bajo las bancas de la cámara alta para evitar cumplir la pena por la que fuera condenado por tráfico de armas a siete años de prisión en un geriátrico de delincuentes.

Y Natalio Alberto Nisman vive más que nunca en la memoria de los argentinos a pesar de haber sido asesinado dos días antes que debiera concurrir a la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados de la Nación a ratificar la denuncia sobre encubrimiento tras el pacto con Irán de la que Cristina Fernández de Kirchner como presidente fuera jefa de esa asociación ilícita gobernante.

Y después de todo esto Mauricio Macri viajó a Davos para consolidar el giro copernicano de la política exterior y económica de nuestra Argentina.

Por esto último, más que nunca, debemos defender desde nuestra batalla libertaria el resurgimiento de una Argentina que aún no supo nacer.

http://www.notiar.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
A no lamentar su desenlace. Por Nicolás Márquez.

La salvaje Milagro Sala montó un Estado paralelo. Entrenó milicias subversivas. Ocupó terrenos ajenos. Fomentó el odio racial....

Cerrar