Los vientres de la muerte. Por Miguel De Lorenzo

Todos pudimos ver como  abortistas de todo pelaje y profesión, reunidos en la común obsesión por matar, salieron a tratar de explicar porque se debía abandonar  al bebé de Concordia en una cubeta,  hasta morir.

Tenían la vida misma delante de sus ojos, bastaba abrirlos y ahí estaba el prodigio de un nuevo ser, único en dignidad, biológicamente irrepetible, el pequeño  y  deslumbrante momento  de una vida que empieza.

No les alcanzó,  a los abortistas el fanatismo y la furia no los autoriza a mirar la vida  de frente.

Embrollados   en esa masa oscura, sin misericordia y sin culpa,  pre anunciaron  la muerte del bebé, de ahí  los malabarismos verbales, por eso esquivan llamar a las cosas por su nombre: “si estaba vivo – empezaron diciendo – pero no era  vida “en serio”,  era  una semivida precaria e inestable, no podía sobrevivir, porque la “ciencia” dice que en esas condiciones es imposible.

En realidad  estaban anunciando sus propios deseos. Lo de la supuesta ciencia,  puro cuento nomás.

Revisando últimos estudios sobre el tema de recién nacidos de muy bajo peso y también de extremado bajo peso, resulta que la información médica, la verdadera,  aporta datos bien diferentes. Un trabajo  publicado en la revista American  Journal of Obstetric  destaca que las tasas de supervivencia de los bebés prematuros han aumentado entre cinco y nueve por ciento en las últimas tres décadas, debido a las mejoras en la atención neonatal.

Por ejemplo los bebés que nacen antes de  las 22 semanas – que no hace mucho tiempo era improbable que sobreviviesen,  ahora en cambio, gracias a diversos enfoques de tratamiento y nuevos aportes científicos – un 23% de esa población sigue con vida – y dos tercios de ellos no tienen deterioro serio del desarrollo neurológico.

Un ejemplo de lo que decimos, sucedió hace cuatro años en Texas, una mujer con 20 semanas y media de gestación dio a luz a Lyla, una nena que al nacer pesaba menos de 400 gr. También a la mamá le  anunciaron que la hija moriría. Claro que una madre, no queda inmóvil como estatua al  ver agonizar a su hija.  Usó desesperadamente todas las palabras imaginables, una detrás de otra, rogó,  suplicó a los médicos que asistieran a la beba, tal vez, de alguna imposible manera sabía que viviría

LEÉ TAMBIÉN:  "Macri está culturalmente dominado por la izquierda" (Agustín Laje). Nota concedida a medio italiano.

Y los  médicos de Texas escucharon.

Después de 126 días de cuidados en neonatolgía, finalmente pudo ir con sus padres a conocer su casa.

Hoy Lyla – la nena de la que hablamos – tiene 4 años y salvo un leve defecto en el habla lleva una vida normal.

Claro, Lyla tuvo la dicha  de nacer lejos de Entre Ríos y más lejos aún,  de la   jueza Estévez.

Ahora  nos enteramos que una chica jujeña de 12 años fue abusada por un tipo de más de 60.

Ahí está el mayor agravio a la razón. Bien visto el único acto de justicia posible sería castigar  duramente al violador,  pero no, ellos quieren la otra sangre, la que colma el odio, la  del más completo inocente, quieren la sangre de la víctima.

Son los mismos que se aterran cuando hablan de pena de muerte.

Una sociedad  enredada en confusión tan descomunal, en la que cualquiera  opina sobre todo,  con aires de saber demasiado, cuando en realidad su única demasía es la ignorancia, un grupo humano que ama las formas más groseras y vulgares,  desconoce los límites y llama problema moral complejo a exigir que los médicos, en lugar de proteger la vida se vuelvan criminales.

Volviendo al artículo, nos indica que pasa con los bebés nacidos entre las 22 y las 23 semanas de gestación,  sorprende encontrar que ellos  lleguen a  alcanzar casi un 75%  de supervivencia y sin deterioro grave.

Claro que la mayoría de  los medios hacen lo imposible por incentivar esa inquietante sed  de  crueldad.  Son datos normales –explican – esa es una realidad deseable en una sociedad progresista, revolucionaria, de avanzada.

A la curiosa degradación, desde Cambiemos,  la llaman “chau tabú”.

Nosotros creemos que la escena del bebé en aquel quirófano de Concordia, desde ahora deberá ser  imprescindible en un álbum sobre las formas menos humanas del odio. Como algunos la creyeron  “inapropiada” fue  rápidamente retirada de los medios y culparon a quienes la difundieron, a los mensajeros, en lugar de juzgar a los responsables del crimen.

LEÉ TAMBIÉN:  Otra truchada homosexualista de Freyre. Por Nicolás Márquez

Parecería que una cosa es hablar del aborto y otra distinta ver las consecuencias.

De acuerdo, dejemos de lado por un momento el tema del aborto,  pero vayamos al otro aspecto  – por las razones que fueran – el hecho esencial, lo determinante es que nos encontramos con un bebe que respira y se mueve, llora, su corazón late, o sea  muestra  su vitalidad de manera clara y manifiesta.

Entonces  ¿Que se debe hacer con él? ¿Lo asistimos como a una persona más necesitada de ayuda,  lo protegemos como a cualquier otro recién nacido o hay que dejarlo morir? ¿Tiene derecho a la vida?  Y la pregunta última ¿ Quién dice quien vive y quien muere?

Hemos escuchados múltiples comentarios acerca del caso de Jujuy.  Vimos en la tele a periodistas indignadas  porque no se había cumplido con el protocolo del aborto no punible

Es decir protestaban no por la jovencita violada, ni por su salud, la furia era porque le practicaron una cesárea en lugar de un aborto, es decir estaban indignadas porque no se había consumado la carnicería.

Es desolador escucharlas, hay mucho de terrible y oscuro, hay un derrumbe moral estruendoso que sucede cuando un hombre vocifera porque no mataron a un recién nacido. Pero cuando como ahora, las que gritan son mujeres en nombre de sus derechos, esos derechos en cierto modo,  son como los vientres de la muerte y huelen menos a triunfo que a cadáver.

No manipulemos más las palabras y de una buena vez  digámoslo todo,  blanco sobre negro, muy negro porque  en eso consiste un aborto, en una impiadosa negrura del alma,  de esto se trata la famosa “interrupción “, consiste en destrozar instrumentalmente a un bebé.

Un médico, digo, un sirviente de Planned  Parenthood, declaró que: una vez que una mujer decide abortar, a la única que hay que proteger es a la mujer.

Como si nos dijera, hay un “otro” pero qué valor tiene, a quien le importa,  es una nada.  Rezuma el veneno sartreano: “el infierno son los otros”.

Más en Derechos Humanos
La realidad del aborto en la Argentina. Por Mario Caponnetto

La muerte y la vida se enfrentaron en un duelo admirable. Este verso de la bella Secuencia...

Cerrar