Los triunfos idiomáticos del gramscismo. Por Mayo Von Höltz

Cuando Ayn Rand explica porque optó por ponerle Objetivista* a su filosofía, dijo que lo hizo porque los existencialistas le habían robado la palabra extencialista, siendo que ellos la usaban desde antes a pesar de no ser existencialistas, como sí lo son los objetivistas. Con la palabra liberals en inglés pasó lo mismo, la robaron los progresistas, que de liberales, es decir, de personas que promueven la libertad, no tienen nada; y entonces a los liberales de verdad no les quedó otra opción que usar otra palabra, y eligieron una que se le pareciera: libertarios, o libertarians en inglés.

Por lo demás es un recurso típico en las filosofías gramscianas, el calificarlas con una palabra que signifique lo opuesto a lo que la filosofía en cuestión predica. Sin ir más lejos aquí al taxpayer (pagador de impuestos) se le llama contribuyente, como si fuera su libre voluntad lo que lo moviera a entregar su dinero al Estado.

El uso corriente de la palabra contribuyente es un triunfo gramsciano, siendo que sugiere un acto contrario al que define, sugiere libre voluntad cuando en rigor de verdad lo que sucede es una coerción extorsiva. Si no existiera la amenaza de perder una propiedad cuyo valor es mayor al monto del impuesto que la grava, el “contribuyente” no pagaría su impuesto, ergo, no paga porque quiere, paga porque lo obligan, con lo cual no es un contribuyente, es un obligado, un extorsionado, un coaccionado, un maniatado, un violado, es decir, es cualquiera cosa menos un contribuyente. Al carecer propiedades sobre las cuales ejercer la amenaza, a los pobres sólo se los puede gravar con el IVA y con la inflación. Un hombre sin propiedades ni dinero, es para el Estado como un inmortal a quien se lo amenazara de muerte para obligarlo a hacer lo que no quiere.

LEÉ TAMBIÉN:  La americanización de Europa. Por Gérard-François Dumont

En avance del gramscianismo ideológico tendiente a pervertir las palabras con el único ánimo de engañar al significarlas con un vocablo inverso al que se debiera usar, va contínuamente en aumento, lo que significa que los gobernantes en la medida que avanza el tiempo cada vez engañan más a sus gobernados. Doy un ejemplo. Antes La oficina recaudadora de impuestos se llamaba Dirección General Impositiva (DGI), es decir, su nombre indicaba lo que hacía sin intentar engañar a la población con un nombre inverso; hoy la misma oficina se llama Agencia Federal de Ingresos Públicos (Afip), es decir, tiene un nombre inverso al que debiera tener, siendo que ese nombre sugiere que el Estado genera ingresos de una manera casi impersonal, sin que haya víctimas ni victimarios, como si los “ingresos” crecieran como crecen las hojas de las plantas, sin que exista una coerción abusiva por parte del Estado hacia el ciudadano honrado con el objeto de quitarle su riqueza. Si yo fuera diputado, al revés de lo que propone Gramsci con su dialéctica perversa, propondría que a la Afip se la llame con un nombre que guarde una relación directa con su función, con un nombre que sea arquetipo de la cosa, uno bueno podría ser: Agencia Criminal Abusiva de Robo Estatal al Ciudadano Indefenso (la ACARECI): éso es lo que es.

* Ayn Rand llamó a su filosofía “Objetivismo”, describiéndola como la filosofía para vivir en la tierra. El objetivismo es un sistema integrado de pensamientos, que define principios abstractos en los que el hombre debe pensar y actuar si es que quiere vivir la vida propia de un hombre. En primer lugar, Ayn Rand, presentó su filosofía a través de las novelas, ambas best-sellers, “The Fountainhead” (1943), traducida al castellano como “El Manantial”, y “Atlas Shrugged” (1957), como “La Rebelión de Atlas”. En estas se presenta al hombre como un ser heróico, un individuo racional digno de vivir en la tierra, ya que puede lograr lo mejor de sí mísmo. Posteriormente, presentó su filosofía en forma de no-ficción.

LEÉ TAMBIÉN:  44 menos. Por Antonio Caponnetto

Más en Cultura
ADQUIRÍ EL NUEVO LIBRO DE NICOLÁS MÁRQUEZ Y AGUSTÍN LAJE

 Conseguilo ya mismo y sin costo de envío clickeando en las siguiente opciones: 1) Quiero adquirir un ejemplar...

Cerrar