Liberales culposos. Por Mayo Von Holtz.

Al respecto de la batalla intelectual que vienen perdiendo por goleada los liberales a pesar de estar la razón y la moral de su lado, me despacho con las siguientes moderadas palabras que juzgo de interés público.*

Todos los liberales son culposos, como esos millonarios que andan en un Duna porque tienen vergüenza de mostrarle un Rolls Royce a los fracasados del barrio, como si su dinero ganado en el mercado fuera mal habido, como si tener éxito en una sociedad de mediocres fuera una culpa. Parejamente los liberales sienten culpa por tener la razón siempre, entonces son tolerantes con los progres mezclando la comida con veneno. Y los progres, que no tendrían piedad si tuvieran la razón, aprovechan a su favor esta tibieza culposa de los liberales.

Al progresismo se lo combate virilmente con la frente bien alta, con el orgullo por estar del lado de la razón y la moral, atacando de frente, asumiendo las consecuencias de lo que se dice y hace, sin esconderse en ambigüedades que admiten siempre una segunda interpretación para la escapatoria cobarde; un liberal implacable debe patearle los dientes a todos los progres cada vez que pueda y en cualquier lugar que sea. Sin ningún tipo de contemplación con los que están equivocados, sin mezclar comida con veneno.

*Mucho antes de implementar políticas keynesianas, las mismas fueron filosófica y económicamente discutidas en las universidades y en los medios de prensa. Si no hubieran ganado esa batalla intelectual donde las diatribas y los pensamientos confusos fueron también de la partida, nunca hubieron llegado a implementarse. Antes de materializar cualquier idea, esta mantiene ineludibles batallas intelectuales venciendo a todas las ideas que intelectualmente quieren destruirla; de no resultar victoriosas nunca dejarían su status de meras ideas para materializarse en la realidad material.

LEÉ TAMBIÉN:  Revolución en la revolución a la venezolana - Por Pedro Corzo

Deja un comentario

Más en Opinión y Actualidad
La candidata. Por Juan Manuel de Prada

Anunciábamos hace un año que convenía seguir muy de cerca el destino político de la bruja Hilaria...

Cerrar