Dom. Sep 26th, 2021

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Los fiscales de la marcha se olvidaron de algunas cosas – Por Cosme Beccar Varela

Los Fiscales que convocaron y encabezaron la marcha de ayer, 18 de Febrero, en homenaje a su colega Alberto Nisman, se olvidaron de algunas cosas que conviene recordar para contribuir a disipar la humareda de engaños en que vive envuelta la argentina.

1) Se olvidaron de su homenajeado Nisman fue asesinado y ellos no lo dijeron. Nisman fue asesinado porque al día siguiente tenía que presentarse en el Congreso para ampliar su denuncia contra la usurpadora presidencial, el canciller y otros. O sea, murió por algo y a manos de alguien, no por una desgraciada «causa dudosa» (como, lamentablemente, hasta la misma viuda repite en su carta del 17/2, pag.7 de «La Nación»). El homenaje a una persona que muere de esa manera y en esas circunstancias, sólo podía consistir en recoger la antorcha caída y mantenerla encendida para que su acusación sea debidamente investigada. La marcha «en silencio», «sin política», fue más o menos como decir que Nisman murió por casualidad, sin relación alguna con el caso por el que se jugó la vida y sin responsabilidad alguna del gobierno. Y deja flotando en el aire la hipótesis de un suicidio, que es la que la tiranía trata de imponer como una lápida sobre el muerto. Consecuentemente, la marcha fue un servicio al oficialismo y un engaño para la gente que creía estar marchando por la Justicia y contra la tiranía asesina.

2) Se olvidaron de que ellos, que son Fiscales desde hace 13 años (el tiempo del kirchnerato) o desde que los nombraron, están cometiendo todos los días el delito de violación de los deberes de los funcionarios públicos castigado por los arts. 248 y 249 del Código Penal puesto que no han iniciado jamás una denuncia contra los miles de piquetes que cortan calles y rutas a pesar de que no pueden ignorar que cada uno de esos hechos infringe, por lo menos, cuatro artículos del Código Penal: art. 194 (interrupción del tránsito terrestre), art. 211 (intimidación pública, sobre todo por la presencia de enmascarados armados con palos -que son armas- y tal vez con «tumberas», que lo son aún más claramente, asegurándose mediante el ocultamiento de sus rostros, la impunidad en caso de matar, herir o dañar), art. 213 bis (organizarse para cometer los delitos antedichos) y 149 bis (amenazas).

Esto tiene un agravante en lo que respecta a los Fiscales puesto que al haber permitido durante trece años estos piquetes sin la debida denuncia y persecución penal, han contribuido a someter el Poder Judicial al Poder Ejecutivo ya que, implícita pero claramente, estuvieron sosteniendo que si la Polícía, por orden de este último Poder, no sólo tolera sino que colabora con esos piquetes, cortando las calles a la par de éstos, el Poder Judicial está excluido de cumplir con su deber constitucional. O sea, el Poder Ejecutivo, según esa tesis, puede paralizar el Poder Judicial

LEÉ TAMBIÉN:  Fraude, miedo y violencia vencidos por el voto masivo en Venezuela. Por Carlos Sánchez Berzaín.

Y otro agravante: de acuerdo a las más recientes investigaciones sociológicas, el aumento de los delitos comunes, incluyendo el asesinato, está directamente ligado a la tolerancia frente a delitos menores, como el de romper un vidrio o saltar un molinete del subterráneo y, con más razón, el corte de calles y rutas (ver, entre otros, el fundado estudio de Malcolm Gladwell, «The tipping point», un “best seller” editado en los EEUU en el 2002. Estos estudios fueron aplicados por un famoso Alcalde de Nueva York y obtuvo una impresionante reducción del delito en esa ciudad). O sea, que el incumplimiento reiterado de los Fiscales de su deber de perseguir a los piqueteros (el promedio de «piquetes» es de 3.000 por año en ese período) provocó el aumento de los crímenes comunes que afligen a la población. Hay más de cinco asesinatos por día en el país.

3) Se olvidaron de que han muerto en las cárceles de la tiranía 280 militares, policías y civiles, por el sólo hecho de ser sospechosos de haber combatido el terrorismo en los años 70. Y hay todavía más de 1.500 presos esperando la muerte, algunos pocos con sentencias que son nulas de nulidad absoluta dictadas por jueces prevaricadores, la mayoría, con meras resoluciones de «prisión preventiva» que exceden los tres años del límite legal y casi todos, sin reconocerles su derecho a la prisión domiciliaria por ser mayores de 70 años.

Los Fiscales no acusaron a ninguno de esos jueces por prevaricato, entre los cuales están todos los miembros de la Corte Suprema, en especial, su Presidente, quien declaró varias veces que la persecución de esos militares es una «política de Estado» en la cual están combinados los tres poderes, el Judicial, el Ejecutivo y el Legislativo. Esas palabras equivalen a una confesión de prevaricato por sumisión del Poder Judicial a la criminal política del oficialismo. Pero los Fiscales guardaron silencio.

El incumplimiento de sus deberes de los Fiscales en estos casos es especialmente grave porque hay 280 muertos y hay más de 1.500 privados de su libertad desde hace 13 años.

4) Se olvidaron de que les sirvieron en bandeja a los falsos «opositores» la oportunidad de “quedar bien”, aunque todos ellos son co-responsables del caos en que está el país por no haber promovido la destitución de los Kirchner por medio del juicio político que establece la Constitución, en el primero momento en que se hizo evidente su total falta de honestidad, diga lo que diga el Juez Oyarbide que carece de toda autoridad moral o jurídica para negarlo. Allí estaban, en dulce montón, el marxista «pituco» Solanas; el socialista «come-frailes» Binner; los probadamente inútiles radicales, entre ellos el tránsfuga Cobos, ex-vicepresidente de la usurpadora; la Sra. Carrió, a la que le faltan varios tornillos, entre ellos el de la vergüenza; Macri, portando su cara de piedra y acompañado de su cuarta o tercera mujer y aplaudido por los homosexuales; Massa, ex-jefe de gabinete de la usurpadora y, por tanto, su cómplice, además de faltarle intelecto a ojos vista, y no sé cuántos más. Los Fiscales quisieron «adecentar» a estos impresentables. Y la gente que creía estar mojándose por la Patria, se mojó por los apátridas (porque llovía, como todos recordarán).

LEÉ TAMBIÉN:  Vuelta a la realidad - Por Ernesto Bobek Cáceres

5) Se olvidaron de que habiéndose olvidado de todo lo anterior, contribuyeron con esta marcha a «descomprimir» la presión política que el asesinato de Nisman produjo sobre esta banda delictiva que se adueñó del poder en el 2003 y que pretende seguir teniéndolo en el 2015 en cabeza de otro títere de la secta neo-comunista que nos domina. La usurpadora presidencial sabe todo esto, a pesar de su frivolidad idiotizante, y por eso se pasea del Calafate a Chapadmalal con toda su costosa comitiva a costa nuestra, con la melena suelta y jugando a la «pebeta» a pesar de sus 62 años recién cumplidos. Ya debe estar pensando para su impunidad vacacional en Paris, Nueva York u otros puntos de encuentro del «jet set» y en sus compras de artículos de lujo en todas partes, a partir del 2015.

Mientras tanto, la tiranía ha enfeudado el país a la China comunista entregándole la soberanía de un pedazo de territorio argentino, dejará montada una nueva KGB en substitución de la SIDE y todo eso, sin otra oposición que la que ya tiene comprada hace rato y que ayer estuvo en la «marcha». Esos mismos Fiscales y los subordinados de la fiel servidora Gils Carbó, para colmo, tendrán  poderes absolutos para perseguir a todos los argentinos de bien, de acuerdo a lo que parece disponer el nuevo Código Procesal en lo Penal.  Para eso la nueva KGB les será muy útil. O sea, estaremos peor que antes.

Fuente: http://www.labotellaalmar.com.ar/

Más en Opinión y Actualidad
Economía: la oposición no tiene que tener miedo a la herencia – Por Roberto Cachanosky

La oposición no tiene que tener miedo a la herencia k. El camino de salida...

Cerrar