Las plagas del socialismo del siglo XXI. Por Carlos Sánchez Berzaín

El proyecto político regional con ínfulas de influencia mundial, organizado por Hugo Chávez y Fidel Castro, a partir de 1999, dirigido desde La Habana y Caracas, que llegó a controlar directamente Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y a influir sometiendo a casi todos los países latinoamericanos, a controlar la Organización de Estados Americanos (OEA), a impulsar proyectos en toda la región, a recrear el castrismo, terminando con la democracia e instaurando las dictaduras del siglo XXI, está en un acelerado deterioro y camino a su inevitable mal fin.  Se está consumiendo por sus propias plagas: estatismo, centralismo, corrupción, crisis económica, falta de libertad, manipulación, dictadura, perpetuidad, impunidad, narcotráfico…

La gran riqueza petrolera venezolana, potenciada por el alza de los precios internacionales, fue sin duda la herramienta principal de arranque y sostenimiento del proyecto que terminaría llamándose socialismo del siglo XXI.  Si queremos resumir en una palabra la razón de los éxitos de Hugo Chávez, esa palabra es “dinero”,  tanto (dinero) que superó por mucho la influencia de la primera potencia mundial, a quien desplazó de la región, le quitó presencia política y la arrinconó en la OEA, configurando un escenario que ni siquiera la Unión Soviética, como potencia mundial, hubiera pretendido. La otra herramienta fue el aporte de Fidel Castro con su organización política dictatorial y su ajuste histórico al foquismo electoral fundado en movimientos populistas seudo democráticos con el dinero de Venezuela.

Cumpliendo el principio marxista de que “toda relación humana es económica”, todo fue bien mientas hubo mucho dinero, pero la pésima gestión de economía populista, estatista y centralista, totalmente anti histórica, dejaron al socialismo del siglo XXI sin su encanto principal, sin dinero, sin prebendas, sin los chorros de barriles de petróleo o de regalos, o de acuerdos bien lubricados con casi todos los gobernantes latinoamericanos. Unos años de optimismo, propaganda y desenfreno dejaron muchas deudas, malos proyectos, mucho descontento y más pobreza en los países donde mayor control lograron los caudillos adoctrinados por el castrismo. Lo vemos hoy.

LEÉ TAMBIÉN:  El miedo a hablar de bajar el gasto público - Por Roberto Cachanosky

El Foro de San Pablo, al que se atribuye el fundamento ideológico y de penetración en la región, resultó mostrándose como un mecanismo de corrupción transnacional, cuyos excesos llevaron a los grandes escándalos de corrupción que hoy vive Brasil, a la caída y vergüenza del partido de los trabajadores, a la condición de acusado a Lula da Silva y al impeachment de Dilma Rousseff. La corrupción en cada uno de los países del socialismo del siglo XXI, solo se disimula con el control total de la prensa, la represión política por medio del poder judicial controlado por el Gobierno, políticas de miedo, acciones dictatoriales y más corrupción. Se trata de una situación que ni Castro, ni Maduro, ni Correa, ni Morales, ni Ortega ya pueden ocultar, porque ellos y sus entornos son nuevos ricos frente a sus pueblos cada vez más pobres y dependientes, a los que ofrecieron liberar.

Usaron y usan la libertad y la liberación en su propaganda, pero cada año han incrementado progresiva y sostenidamente la violación a los derechos humanos y a las libertades fundamentales. Periodistas y opositores perseguidos, presos y exiliados, abogados presos, empresarios con sus bienes confiscados, indígenas con sus territorios avasallados, el aparato productivo destrozado o en camino de perecer, profesionales desplazados por la presencia cubana, fuerzas armadas intervenidas, tributos encubiertos a Cuba como pagos de servicios por actividades como la agricultura en las que la dictadura ha fracasado desde hace años. Las libertades individuales sometidas y los estados de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua funcionando desvergonzadamente como colonias políticas de La Habana mientras se llenan la boca de “anti imperialismo”.

Liquidaron la democracia y creyeron que con elecciones manipuladas podían sostener la farsa de ser dictadores y presentarse como presidentes. Hace años que en ninguno de estos países se cumple ni existe ninguno de los elementos esenciales de la democracia, obligatorios por la Carta Democrática Interamericana. La nota característica del establecimiento de las dictaduras ha sido la manipulación para permanecer indefinidamente en el poder.  Los gobernantes de Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, y Nicaragua no quieren dejar nunca el poder y cuando parece que sí, inventan otra trampa hasta llevar al pueblo a la confrontación, como pasa hoy en Venezuela y no tardará en suceder en el resto.

LEÉ TAMBIÉN:  Paraísos fiscales e infiernos fiscales. Por Cosme Beccar Varela.

La corrupción protegida por la impunidad. El narcotráfico es parte de esa corrupción y no lo disimulan porque han llegado al extremo de sostener como política que “la lucha contra el narcotráfico es una acción del imperialismo”, un mecanismo de dependencia…. mientras incrementan los cultivos de coca, la producción y tráfico de cocaína desde niveles que los ha hecho ser llamados “narco estados”.  Las plagas del socialismo del siglo XXI son estas y más.  No hay cuerpo ni pueblo que las resista y menos en tiempos de la revolución tecnológica y comunicacional.  Por eso se están consumiendo por sus propias plagas, pero a costa del sacrificio de sus pueblos.  Hoy ya no se discute el resultado, solo el tiempo.

Deja un comentario

Más en Internacionales, Opinión y Actualidad
Video: en defensa de los militares presos. Debate de Nicolás Márquez en el CEMA.

Invitado por la Fundación Atlas, reproducimos un acalorado debate en el Foro de la Libertad (2014) en...

Cerrar