Las cosas por su nombre. Por Mayo Von Höltz 

Me gustaría que te hubieras enterado a los 6 años que esa persona a la que le decías mamá era en realidad un hombre disfrazado de mujer a ver cómo serías vos ahora?

No hay ningún problema en disfrazarte si ese es tu berretín, el problema es aprovecharse de la inocencia de los niños para engañarlos de forma vil al usar un disfraz permanente.

No es complejo el tema, es simplísimo: tenés pene y testículos, sos hombre, tenés vagina y ovarios, sos mujer, tenés trompa larga y gris, sos elefante, tenés cuatro patas y decís “miau!”, sos gato, te amputás un órgano sano y vivís disfrazado usando tu aparato digestivo como aparato sexual, tenés un trastorno mental.

Para que exista la civilización y el progreso se necesita de un lenguaje cuyo ejercicio requiera una experiencia compartida. Los trogloditas no pueden construir una ciudad ya que para hacer una casa se necesita hacer un cálculo de estructura que tiene implícito el lenguaje de los números. La ley, la moral y la ciencia son posibles sólo porque hay un lenguaje con el cual se expresan. Si el diccionario es aleatorio y el rojo puede ser el verde y la mermelada un dinosaurio de acuerdo a lo que sienta la persona que habla, pues no habría comunicación entre los hombres y no existiría la civilización y el progreso, seríamos animales humanos, una especie de chimpancé sin pelos. No lo somos porque sabemos que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa, y para identificarlas a cada cosa le damos un nombre distinto, si según el capricho a veces un hombre es mujer, una mujer es un hombre y un trastornado mental una persona sana, pues el lenguaje no tiene sentido y la sociedad se empieza a desmoronar a una velocidad directamente proporcional a la cantidad de personas que profesen el disparate como norma.

LEÉ TAMBIÉN:  Ideología de género: la nueva máscara del totalitarismo de izquierda. Por Agustín Laje

No hay ninguna cosa compleja en todo lo referido aquí; decir que es complejo lo simple suele ser una cobarde auto indulgencia de aquellos que se resisten a admitir lo obvio.

……………………………………………

¿Querés saber más sobre estas perversiones ideológicas? Te invitamos a leer “El Libro Negro de la Nueva Izquierda. Ideología de Género o Subversión Cultural” (de Nicolás Márquez y Agustín Laje). Conseguilo vía digital clikeando aquí en Amazon o sin costo de envío clickeando en la siguiente imagen:

El Libro Negro de la Nueva Izquierda
IMPORTANTE. Tras efectuar la operación mandar datos postales al siguiente mail: [email protected]
Más en Derechos Humanos, Ideología de género
A los hombres también nos están matando. Por Agustín Laje

Del total de asesinatos ocurridos en 2014, el 83,60% corresponde a hombres (2733), y el 16,40% a...

Cerrar