La necesidad y la urgencia – Por Nicolás Márquez

La flamante coalición opositora de cara a las elecciones presidenciales integrada por el PRO, la UCR, la Coalición Cívica y otros elementos afines, nos hace suponer que este polo opositor será de clara inspiración socialdemócrata, es decir progresista en lo cultural y dirigista en lo económico. Por ende, para quienes estamos a la derecha del abanico ideológico (es decir que defendemos los valores objetivos de la tradición occidental y la economía de mercado) esto no podría nunca ser una buena noticia ni tampoco un lugar que nos identifique. Sin embargo, sí consideramos que este creciente espacio constituiría un mal menor respecto de la banda de ladrones y degenerados que detenta actualmente el poder del Estado, la cual ideológicamente está integrada por izquierdistas y peronistas, es decir por un endemoniado rejunte de protervos que constituyen un mal mucho mayor respecto de la flamante alternativa en ciernes.

Por este motivo, nosotros desde estas líneas no dejamos de sentir cierto alivio ante las tendencias que aparecen en escena, puesto que según las encuestas más serias, es este armado encabezado por Mauricio Macri el que empieza a liderar las preferencias del electorado, por encima tanto del consecuente rastrero Daniel Scioli como del rezagado Frente Reciclador de Sergio Massa.

Por supuesto que hay voces menos optimistas respecto de esta alianza liderada por el PRO, las cuales sostienen con buena lógica que sufragar por un mal menor sería en definitiva elegir una de las formas del mal, y que por ende un mal, por menor que fuere, no podría reportarnos jamás ninguna esperanza. En respuesta de este respetable razonamiento, nosotros creemos que reemplazar un tumor maligno y fulminante por una gripe controlada siempre será un buen negocio, no sólo porque esto último sería menos doloroso y peligroso que lo primero, sino porque que el próximo paso a mediano plazo debería consistir en permutar esa gripe por un simple resfrío, y así sucesivamente hasta por fin recuperar gradualmente la salud, de la cual hoy estamos a inconmensurable distancia.

LEÉ TAMBIÉN:  Eduardo Feinmann revienta al aire a la basura de Casanello: IMPERDIBLE!

Por lo pronto, la muy probable derrota del régimen a manos de un espacio que pretende normalizar la institucionalidad, rescatar algo del Estado de derecho y organizar el desorden estatista y prebendario (al menos estos parecieran ser los modestos e insuficientes objetivos de la novedosa coalición en ciernes), constituiría un primer paso entre los muchos que habrá que dar para que nuestro país vuelva a ser aquello que en 1942 se llamó la Argentina, y que por entonces no sólo era la sexta potencia mundial sino el lugar elegido para vivir y transitar un presente y un futuro que a la sazón prometía ser promisorio para el grueso de los inmigrantes del mundo.

Lo óptimo es enemigo de lo posible y dentro del desdichado escenario político actual, escoger un mal menor para evitar un mal mayor está dentro de los cánones del sentido común y por ende no nos queda mayor remedio que sujetarnos a esto a último: aunque esta incómoda decisión electoral no obedezca en absoluto a la convicción ideológica sino al apremiante estado de necesidad y urgencia al que la Patria está siendo sometida.

tarjetamentirafarsa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
Con estos impuestos no hay recuperación posible – Por Roberto Cachanosky

La reforma impositiva también es clave para recuperar el sistema republicano de gobierno Sé que no es...

Cerrar