La insoportable osadía de Albino. Por Miguel De Lorenzo

Y naturalmente,  políticos y  medios, salieron con todo, un tal Albino les sacudía el polvo. Había dicho, en el inmaculado recinto del congreso, que  el preservativo no era el mejor camino para prevenir el sida.

Parece que en el recinto, donde incapacidad y corrupción  encuentran refugio, el preservativo también tendría  fueros.

Que se ha creído el tipo, o acaso piensa que en el congreso  es posible decir la verdad.

No, no hay duda,  Albino atrasa…

Por otra parte, hay gente malévola insinuando  que alguna moneda, corrió y sigue rodando, bajo el puente de oro del  látex,  pero aún así, no hay derecho a que de repente un Albino cualquiera los deje pedaleando en el aire.

Que Albino se ocupe a destajo  de los miles de niños argentinos desnutridos, de esos eternos olvidados, de esas generaciones de pequeños condenados al subdesarrollo intelectual y físico, que deja a cada paso la democracia, la misma democracia con la que nos habían asegurado que se curaba y se educaba.

Por otra parte, deberíamos considerar que el ministro Rubinstein,  que así como no  recuerda  el juramento de defender la vida, también haya olvidado la totalidad de la medicina, habida cuenta de los decepcionantes resultados del área. Si esto fuese así, Rubinstein estaría sobrando.

Tal vez  Macri, afecto a la creación de ministerios podría designarlo al frente  de uno nuevo, el ministerio  de abortos y condones.

Mayor escándalo sucedió cuando  Benedicto XVI, en el avión que lo llevó a Camerún  sostuvo: “El problema del SIDA no se puede resolver simplemente con la distribución de preservativos: al contrario, existe el riesgo de aumentar el problema”.

En el descomunal revuelo – dentro y fuera de la Iglesia – originado por  esas declaraciones, también se acusaba al Papa de retrógrado y anticientífico.

Sin embargo poco tiempo después, en 2009  el Dr. Edward Green – Director Científico del Proyecto de Investigación y Prevención del SIDA de  Harvard – tal vez el mayor experto de ese centro, un hombre ni católico ni contrario al preservativo- afirmaba: “El Papa tiene razón. Nuestros mejores estudios muestran una relación consistente entre una mayor disponibilidad de preservativos y una mayor  tasa de contagios de Sida”.

“Las evidencias que tenemos apoyan los comentarios  del Papa. No podemos asociar mayor uso de preservativos con una menor tasa de Sida”.

Pasados algunos años, otros médicos, Anthony Fauci y Clifford Lane, jefes de los laboratorios de inmunoregulación y clínica respectivamente y Directores de Enfermedades Infecciosas del Instituto Nacional de la Salud de EEUU, en Bethesda,  escriben: “El único método definitivo para prevenir la transmisión sexual es la abstinencia”.

LEÉ TAMBIÉN:  Debate: German Trucco aplasta a zurda seisieteochesca.

La cita tomada de la 19 edición de  Harrison,s Principles of Internal Medicine, tal vez uno de los libros de mayor relevancia internacional en la materia.

Es probable que la famosa  experta en  abortos y condones  la médica Mabel Bianco,  que se retiró de la conferencia de Albino, la Fundación Huésped, Rubinstein, los funcionarios del gobierno, y sobre todo la industria del látex sigan repudiando e ignorando a Albino,  a Green, a Fauci, a Lane, a Chin, a Halperin, a Epstein, a Harrison´s  y a cualquier otra evidencia científica que señale que el condón puede ser parte del problema y no tanto la solución.

Nada nuevo bajo el sol, la historia dice la infinidad de veces en que las asambleas de “notables” y coros de repetidores, trataron de locos, retrógrados, e inútiles,  a aquellos que proponían   algo diferente   al pensamiento único y oficial o que incomodaba ciertos intereses.

Pocos parecen haber escuchado el discurso de Albino, en realidad es  mejor irse dando portazos, mejor las cámaras mostrando gestos de desaprobación, mejor ver  funcionarios repitiendo hasta el hartazgo slogans vacíos, sensiblería pura, no más que  golpes de efecto, sin otro fundamento que la  ideológía y sin otro propósito que desacreditar a otro.

Albino es una figura que sobresale y señala equívocos y en consecuencia que  molesta a la mediocridad dominante. Hay que callarlo; en estos casos  la difamación suele ser una bajeza utilizada.

James Chin fue jefe del Programa de Sida de la  (OMS)  y los doctores Edward Green y Daniel Halperin,  miembros de la Agencia estadounidense  para el Sida (USAID). El diario The Washington Post informa que los científicos “acumularon y publicaron buena parte de la evidencia que eventualmente forzó a las Naciones Unidas a admitir públicamente  serios errores en sus números sobre el Sida”.

Edward Green opina que el modelo  contra el Sida sigue siendo el escogido por Uganda.  En el país africano los programas “han intentado modificar los comportamientos sexuales a un nivel más profundo”.

Según la OMS, Uganda tiene el descenso más espectacular de infectados por el Sida. El porcentaje de los últimos 17 años pasa de casi un 14% a un 5,4%. Uganda no ha basado su estrategia  contra el Sida en el uso del preservativo, sino en el rescate de la familia tradicional africana.

LEÉ TAMBIÉN:  ¿Abortistas carceleros y médicos encarcelados? Por Patricia Soprano

Vale la pena remarcar la diferencia conceptual y  la contradicción entre este enfoque y el de la Fundación Huésped, con la cual  Finochiaro  acaba de firmar  un acuerdo a fin de que  diseñe el programa de educación sexual integral en los colegios de nuestro país.

No sabemos si Finochiaro, sin consultar puede firmar semejante acuerdo, pero si este es el modelo educativo de Cambiemos, si esta libertad absoluta sin responsabilidad es la propuesta, si en definitiva el extravío del sentido de la vida y la dignidad humana es la respuesta a los problemas planteados, si los planes educativos en la Argentina  los diseñan  Planned Parenthood, Soros, Gates,  el FMI, etc., bien lejos estaríamos de ser una nación, en tal situación, poco nos diferenciaría de una  colonia.

ONUSIDA reconoció que “el inicio más tardío de la vida sexual y la fidelidad entre las parejas” son parte de las acciones preventivas para evitar el contagio del virus del VIH. El organismo insistió en el uso del preservativo aunque constató que “no existen fórmulas mágicas” por lo que admitió la necesidad de tomar en cuenta “patrones de conducta” como la fidelidad y el inicio tardío de las relaciones sexuales.

El tratamiento del Sida por parte de los gobiernos y los organismos internacionales no es muy diferente de un revoltijo donde pujan los intereses de las corporaciones multinacionales, las enormes campañas mediáticas que ellos financian  y la extrema  pobreza. No decimos que el preservativo sea inútil, sino que por sí solo, como vimos, no soluciona el problema  del Sida.

Sobre todas estas cuestiones acerca de la cuales  parecería estar prohibido hablar y mucho menos disentir, sobre cómo encarar un programa de educación sexual que vaya más allá del reduccionismo del  preservativo, sobre como la prudencia y la salud pública aconsejan  abandonar esta nivelación en lo más primario, sobre cómo se va imponiendo  este totalitarismo cultural del nihilismo y de la negación de todos los límites, por ahí transita el claro mensaje de Abel  Albino, un hombre de claras osadías, que aún en medio de la jauría,  no vacila en llamar a las cosas por su nombre.

 

Más en Opinión y Actualidad
La Pena de Muerte. Por Antonio Caponnetto

El anunciado fariseísmo de Bergoglio. Cuando escribimos “La Iglesia Traicionada” en el año 2010, dedicamos un capítulo...

Cerrar