La herejía Pichettista. Por Fernando José Ares

(Otro imperdonable negacionismo más)

El mundo progresista tiene un solo valor constante y es el deseo de cambio. Cambio de principios, de lealtades, de discursos, de banderías partidocráticas y también del patrimonio de los partidócratas. El que nos ocupa en estas líneas es un cambio religioso. O mejor dicho una nueva herejía religiosa.

El senador Miguel Pichetto, ejemplo de moderno relativismo, era conocido como un partidócrata capaz de sostener una cosa y la contraria al mismo tiempo, de abogar por la privatización de YPF y luego sostener su estatización; de seguir la doctrina de un general que se declaró enemigo del control de natalidad promovido por USA 1 y al mismo tiempo abogar Pichetto por la legalización del asesinato de niños por nacer; de ser sucesivamente menemista y antimenemista, duhaldista y antiduhaldista, kirchnerista y antikirchnerista. Sólo Dios sabe que puede proclamarse mañana.

Y ya que mencionamos a Dios es oportuno que analicemos ahora el cambio religioso o más bien herejía que propicia Miguel Pichetto ya no en su condición de Senador Nacional sino en la de Neoteólogo que recientemente asumió.

Sostiene el Neoteólogo Pichetto que fue el rey David quien escribió en la piedra los Diez Mandamientos de la ley de Dios,2 con lo que niega la existencia de Moisés, el Éxodo, el cruce del Mar Rojo, el deambular por el desierto, Aarón y el becerro de oro y retrasa al año 1.000 a. de JC, aproximadamente, la presencia de los divinos mandamientos. Pichettono aclara si David labró la piedra antes o después de su enfrentamiento con Goliath o si fue cuando ordenó el asesinato de Urias. Tampoco nos ilustra el por qué de la omisión que hacen de tan importante suceso, haber recibido las Tablas de la Leylos Libros de Samuel y el Libro de los Reyes que refieren el reinado de David.

Con esta revolucionaria teoría Pichetto supera a Sigmund Freud quien negó el carácter hebraico de Moisés y lo supuso egipcio,3 negando también que fuera rescatado de las aguas por una princesa egipcia, pero no negó que Dios le hubiera dado a conocer sus mandamientos.

LEÉ TAMBIÉN:  La histeria de la progredumbre. Por Nicolás Márquez

Vemos claramente que lo de Pichetto es una herejía, el problema es que no se puede identificar a que religión afecta, pues la figura deMoisés es respetada por tres religiones, pero como Pichetto es un hombre progresista y moderno, se evidencia que su herejía es contra la religión que profesan tal tipo de seres o sea la religión freudiana, ya que le enmienda la plana a su divinidad, el barbado Sigmund.

Y para los sabihondos que estimen que Sigmund Freud creó una escuela psicoanálítica y no una religión, les consigno el carácter sagrado que le dan sus asertos en ciertos círculos y la presencia de una liturgia en las sesiones terapéuticas, donde el oficiante (Psicoanalista) se coloca en el medio del feligrés (Paciente) colocado en un diván y el retrato de la Suprema Divinidad (Sigmund), haciendo de intercesor y puente con ella (Carácter sacerdotal).4

En cuanto a los desavisados que consideren que aquí no hay ninguna herejía, que todo se debe a la crasa y supina ignorancia de Pichetto, aunque se les debe reconocer cierta razón hay que recordarles que el causante es un universitario preparado, un abogado o sea un hombre de derecho, quizás sobre otros temas pueda lucirse más, por ejemplo con las Constituciones de Andersen podría dejar a la altura de un poroto al mismo Pico de la Mirándola.

……………………………………………………..

  1. Teniente general Juan Domingo Perón, primero contra Averell Harriman y luego contra Nelson Rockefeller que abogaban por el control de la natalidad.
  2. AICAhttp://www.aica.org/35050-mons-aguer-claroscuros-del-debate-de-los-senadores.html
  3. Sigmund Freud –Obras Completas – Tomo 23 – “Moisés y la religión monoteísta” – Pags. 7 a 52 – Amorrortu Editores – Buenos Aires – Argentina – 1991.
  4. Stan M. Popescu –“Autopsia de la Democracia” – Cap. XVI “El Mito de Leviatán y la Idolatrización de las Masas Anónimas” – Pag. 236 – Editorial Euthymia – Buenos Aires – 1984.
LEÉ TAMBIÉN:  El chavismo se quita la careta - Por Carlos Alberto Montaner

http://elblogdecabildo.blogspot.com/

Más en Opinión y Actualidad
¿Es posible separar la Iglesia del Estado? Por Horacio Giusto

La Constitución Nacional en su Art.2 esgrime que el Gobierno Federal sostiene el culto católico, apostólico y...

Cerrar