La gran carpa del aborto. Por Miguel De Lorenzo

Siempre fue para mí una imposibilidad acertar qué cosa es el peronismo.

Estrategas y politólogos, periodistas  de toda especie,  nos envían señales bien  diversas,  como que se trata de un partido, de una ideología, de un movimiento, de una mafia, de una cruzada por los trabajadores y por ahí, un tal Bárbaro habla de una cierta  cultura.

Sabemos que alberga dentro suyo, comunistas aguerridos, nazis iracundos, liberales de peso, populistas irrefrenables, chavistas anticapitalistas,  vaticanistas misericordiosos, masones filantrópicos, demócratas puros, gremialistas opulentos,  señorías de los  burdeles,  todos y otros más,  bajo la inmensa carpa multicolor que dice ser  peronismo y  que parece  reunirlos  y más aún, protegerlos de inclemencias externas.

Aunque también es cierto que,  en el entrevero,   se puede distinguir un  grupo de  gente realmente  buena.

De todos modos nadie duda que los políticos peronistas – y ahora  casi todos  declaran ser parte del  peronismo  – son   ciudadanos distintos de los demás, de  primera,  pertenecientes  a una suerte de casta,  intocables naturalmente.

Lo cierto es que sea lo que fuera el peronismo,  al decir de Troilo: “nunca se fue…. si siempre está volviendo”

Ahora otra vez  vuelven los de siempre,  y algunos más,  peronistas heterodoxos, con sus verdades a cuestas y sus fracasos a cuenta nuestra.

Mientras tanto el país permanece perdido en un laberinto sin final a la vista, y sin destino conocido. Lugones que tanto sufría la patria, decía que “no hay encierro como la falta de horizonte”. Pasados los años, cercada la patria por un inmenso cansancio, el horizonte no es sino una abstracción o una forma de la melancolía.

LEÉ TAMBIÉN:  Marxismo cultural, género y feminismo: notable nota de José Benegas a Agustín Laje

O acaso Idénticos personajes, con iguales propuestas, luego de inciertos  años de fracasos y  cenizas, cargados de consignas deshilachadas, de infamias, de robos, de odios, podrían finalmente engendrar algo diferente.

Dicen con cierta razón, que Perón dejó palabras para casi cualquier ocasión,  a favor o en contra de lo que fuere, y habitualmente algún peronista insiste en desempolvarlas y ciertas o no, vaya uno a saber,  las repite pomposamente como si fueran  del general.

Sin embargo es sabido que  Perón, y aún Evita,  para el aborto solo tuvieron  frases de condena. En este punto no le conocemos ambivalencias.

Por el contrario hoy,  bajo la gran carpa peronista, aquella de los fieles seguidores del general,  la única consigna  en la que casi todos coinciden,  es en el aborto. Es decir, están de acuerdo en nombre de la lealtad a  Perón,  en oponerse   a  la opinión de Perón y Evita.

Muy raro.

Los políticos abortistas, y los medios – que mayoritariamente  lo son – opinan que a través de la promulgación de la ley   del aborto, o sea descuartizando bebes,  por obra de esa desolación tenebrosa, justamente por ahí pasaría  el camino de   la liberación de la mujer y la entrada del país en tiempos que avizoran como  de completa felicidad. “El  lenguaje de los políticos – escribe Orwell –  está hecho de modo que el asesinato parezca respetable”.

En la gran carpa poli rubro, del peronismo heterodoxo y afines, a pesar de la diversidad  y hasta oposición de sus ideas, hay  algo que  los junta,   los amontona y determina un hecho criminal, quieren convertirse en asesinos y obligar a otros  que lo sean.  No se dan cuenta, no hay palabras para explicarles que la  sangre de esos bebés,   inocentes de todo,  temprano o tarde caerá sobre ellos,  y para unos y otros, es decir,   para todos los argentinos, será solo dolor, uno desconocido  y fiero. Un  dolor y un silencio que pesarán como piedras en el alma

LEÉ TAMBIÉN:  Una persecución que no tiene FIN. Por Francisco Mercado

Es así que  otra vez, no podemos sino coincidir  con  Lugones: “el  rebajamiento posee un perverso instinto de rebajarlo todo”.

Es bueno acordarse de esto a la hora de votar, es necesario acordarse de que la gran carpa es en cierto modo,  guarida, o sea cobijo de bestias,  que en definitiva no son otra cosa, aquellos que exigen y redactan y votan  leyes para matar  bebés.

 

Más en Derechos Humanos
VIDEO: La Unidad PROVIDA. Por Patricia Soprano

https://www.youtube.com/watch?v=jFYddxa3HGE

Cerrar