Lun. Oct 18th, 2021

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

LA DICTADURA DE LOS IMPULSOS. Por Juan Etchebarne Gainza

Atónitos y en extremo tristes estamos experimentando el final de una época o el inicio de una era donde se nos induce y condiciona a descender hacia los instintos más básicos y precarios de una persona, hacia a los rincones más oscuros del alma, es una especie de “cavernicolización” del ser racional trasmutado de hombre civilizado en troglodita u oligofrénico.

Así, a todo impulso marginal contrario a la naturaleza y buenas costumbres de antaño, la izquierda “posmo” progresista o marxismo cultural gramsciano haciendo frente común con el libertarismo “cool” progre masónico, arbitrariamente, lo “normalizan” y hasta lo legitiman so pena de severa condena social o jurídica. Entonces del “amor libre” hippie heterosexual avanzamos al “amor anárquico” posmoderno donde todo el Eros es “lícito”, sea amor entre un mismo sexo, ninfomanía, bigamia, poliamor, multiamor, sexo fluido, snuff, sadomasoquismo, pedofilia o pederastía, sexo exhibicionista en espacios públicos, posporno, zoofilia, necrofilia, salirofilia, coprofilia, incesto entre hermanos, entre padres e hijos, entre abuelos y nietos…y todo arrebato erótico plausible que contribuya a la deconstrucción o desnaturalización de la Sagrada Familia constituida biológicamente entre el hombre y la mujer (hecho científicamente incontrastable).

Asimismo los impulsos instintivos más íntimos son hoy exteriorizados. En un inicio presentaron como “inocente” y “natural” el amamantamiento de bébes en todo lugar para ir rompiendo barreras de pudor y normas sociales de rigor (eso fue el ariete para ir por más), luego, fueron por la exposición de los senos mamarios en grandes ciudades (New York por ejemplo) e incluso profanando parroquias a cuerpo gentil (el colectivo “Femen” en Rusia por mencionar un caso), para pasar hoy a fomentar la defecación al aire libre. Así en California (USA) observamos gente de Antifa, carentes del “don de gentes”, deponiendo excrementos en la acera pública (tal tribus primitivas) e igualmente durante el verano en varias piscinas públicas de distintas ciudades españolas aparecieron flotando heces humanas como afirmación de esta manía compulsiva y patológica…pronto vendrán la masturbación femenina y masculina a toda hora y por todo canal. De esta forma se incentiva que las personas hagan sus necesidades más estruendosas o desagradables con la puerta del baño abierta (serie de HBO “We are who we are”) y delante de cualquier persona, familiares, compañeros de trabajo, desconocidos, etc. pulverizando la intimidad, el recato, el decoro, el respeto y dignidad de ser consigo mismo, y fulminando el buen gusto.

LEÉ TAMBIÉN:  Persistir y repudiar a la dictadura castrista de Venezuela. Por Carlos Sánchez Berzain

Donde reinaba la decencia moral, el orden natural, la lógica o coherencia y el sentido común o criterio, hoy priman la sensiblería, las emociones, los instintos, el caos e incertidumbres sociológicos rumbo a una “animalzación” o, peor, “bestialización” de la especie humana. El sentimiento emocional es la directriz en todo plano y ámbito, tanto, que ha alcanzado un grado peligroso y grave de imprevisibilidad. Ya no se pueden hacer estadísticas ni tenemos la real certeza de quién se tiene al lado, las personas gobernadas por sus impulsos ahora son ¡IMPREDECIBLES!

Por intermedio del bombardeo impulsivo mediático y publicitario se corrompe el sano juicio, la fidelidad y lealtad (respeto) de pareja o marital, la ingenuidad adulta y, aborreciblemente, la frágil inocencia infantil, y, por último, la amigable estética en pos de una degradación de la calidad de vida y de la armoniosa convivencia ciudadana. Nos están arrojando a un pandemonio antropológico.

A partir del abismo social nihilista, emergido del submundo pseudocultural undergroud y alternativo, cualquier sociedad organizada y hasta una civilización misma…fracasan y se derrumban (¿no les suena parecido a la frase marxista “construiremos la sociedad comunista bajo los escombros de la sociedad capitalista”?). Socavando la célula fundacional del Estado, que es la Sagrada Familia mencionada, el progresismo cultural se ha convertido en un zapador que deconstruye todos los cimientos fundacionales de un grupo humano, y, de esta manera, se quiebra el tejido social, las relaciones humanas pasan a ser volátiles o líquidas (noten la infinidad de divorcios hasta de un mismo sexo), y aquello es como un lodazal donde nunca se toca fondo para pisar firme…

Y ¿cuál es la finalidad o el sentido de este fenómeno? No es otro que el sometimiento del raciocinio y el espíritu elevados al capricho de la inestabilidad impulsiva, al descenso contrario al fin supremo al que está llamado el humano por el Creador por sobre la naturaleza animal, todo ello como forma de embrutecimiento masivo para manipulación sociológica y liderazgo tiránico de las ideologías que lo pregonan. A través de la promoción e imposición de “conductas desviadas” (en términos sociológicos), estamos asistiendo a una sutil “esclavización” sofisticada de reingeniería social gramsciano-masónica. Y quien ose cuestionar a esta “dictadura de los impulsos” deberá mantener la boca cerrada y los esfínteres abiertos para “diversos” (hablando de diversidad) propósitos…pero como bien sentenció G. K. Chesterton “no tengas la mente tan abierta de manera que se te caigan los sesos”.

LEÉ TAMBIÉN:  La constituyente de Maduro: una derrota para todas las dictaduras. Por Carlos Sánchez Berzaín

Reza un añejo proverbio chino que una pequeña e insignificante piedrita hace ondas que alcanzan toda la superficie de un gran e inmenso lago, así, desde un mero impulso individual estamos haciendo tronar a la población mundial hasta el último confín de la Tierra. Avalando con nuestra simpatía estos “inofensivos” impulsos no permitamos que se nos imponga el Nuevo Orden Mundial.

Más en Marxismo Cultural, Opinión y Actualidad
Los tres miedos. Por María Zaldívar

La sociedad argentina hoy tiene tres grandes preocupaciones: no quedarse sin ingresos, no enfermarse de covid...

Cerrar