Humorismo etarra. Por Juan Manuel de Prada

No se han ponderado suficientemente, en el análisis del último comunicado etarra, sus antológicos chispazos de humorismo. Toda la tradición del humor macabro español palidece ante esta afirmación: “ETA da por concluida toda su actividad política. No será más un agente que manifiesta posiciones políticas, promueve iniciativas o interpele a otros actores”. El humor consiste en mostrar la realidad bajo una lente deformante, provocando desplazamientos en el lenguaje que quiebren la unión entre significante y significado. Englobar bajo el marbete genérico de “actividad política” el amonal y la ráfaga de ametralladora, el secuestro y el impuesto revolucionario, constituye sin duda un alarde supremo de comicidad. Y, desde luego, no hay una “posición política” tan firme y acérrima como la de una bomba lapa, que nunca se mueve de su sitio; no hay manera más persuasiva de “interpelar a otros actores” que el tiro en la nuca; no hay “promoción de iniciativas” más creativa y eficaz que el paquete bomba, la extorsión y la onda expansiva.

 Otro rasgo finísimo de este humor etarra lo hallamos en aquel pasaje del comunicado en el que los etarras nos prometen que “continuarán con la lucha (…) en otros ámbitos, cada cual donde lo considere más oportuno, con la responsabilidad y honestidad de siempre”. ¡Incomparable mordacidad! Cuando Quevedo pondera la piedad cristiana de aquellos pasteleros que daban sepultura a los cadáveres acomodando sus carnes fiambres en el relleno de sus pasteles no logra, ni de lejos, un sarcasmo tan sangrante como los redactores de este comunicado. Pensamos en los etarras, continuando su lucha con la misma responsabilidad con que antaño ponían cargas de cloratita en los cuarteles de la Guardia Civil, con la misma honestidad con que encerraban durante meses o años en un zulo a sus víctimas, y nos meamos de la risa.
 ¿Y quién puede resistir la carcajada cuando los redactores del comunicado, a la hora de caracterizar la Euskal Herria soñada, añaden a los epítetos consabidos –independiente, euskaldún, socialista, etcétera– el de “no patriarcal”? Nadie ha combatido con tanto denuedo el “patriarcado” como la banda terrorista, que desde su fundación ha liberado a cientos de mujeres de la tiranía del macho, mediante el infalible método de dejarlas viudas; y concediendo, de paso, a sus hijos la opípara recompensa de la orfandad. Es verdad que, con frecuencia, los atentados de ETA han sido indiscriminados y se han llevado también por delante a mujeres y niños; pero es inevitable que una batalla tan denodada y comprometida como la que durante más de medio siglo ha mantenido ETA contra el patriarcado arrastre algunos daños colaterales. Nadie, sin embargo, puede poner en duda que la actividad política de la banda, tan responsable y honesta, se ha dirigido mayoritariamente contra el sexo opresor. Y este comunicado, al adoptar con tanto gracejo el lenguaje no sexista (con expresiones tan divertidas como “los y las ex militantes de ETA”) nos lo confirma.

Y, en fin, no podemos dejar de ponderar la magnífica sorna de otros pasajes del comunicado, en los que los etarras afirman no tener miedo alguno al “escenario democrático” y al “proceso a favor de la libertad y la paz” que desde hoy abrazan. Sólo personas malhumoradas y cenicientas, incapacitadas para degustar los primores de la ironía, pueden negar la grandeza de estos etarras que nos anuncian el cese de su “actividad política”. Y es que, como nos enseñaba Cervantes, “decir gracias y escribir donaires es de grandes ingenios”.

LEÉ TAMBIÉN:  La diplomacia vaticana de Francisco: funcional a la tiranía castrocomunista. Por Luis Alvarez Primo

http://www.abc.es

Más en Internacionales, socialismo, terrorismo
Traspaso de poder en Cuba, otra acción de crimen organizado. Por Carlos Sánchez Berzaín

Falsedad, engaño e impunidad son algunos de los elementos esenciales del traspaso de poder que se acaba...

Cerrar