Gracias Pepito. Por Miguel De Lorenzo

Todos sabemos que cuesta, pero hay que reconocer las obras buenas sin importar quien las haga.

Cibrian fue al Congreso, apareció por ahí  invitado para  una actuación a favor del aborto que, nobleza obliga,  no pudo ser más contundente.

Es cierto que nada lo distinguió del asco, pero es que eso es el aborto.

Es cierto que en el acting pro aborto, el tipo se empeñó a fondo y  nada dejo afuera, que no olvidó vulgaridad, que se movió entre lo escabroso y la abominación como solo un grandísimo histrión puede hacerlo.

Pero es que, en cierto modo,  eso  es el aborto.

Pero también es más, claramente más, como es el hecho que en el aborto se  mata a un inocente, indefenso y  además y por sobre todo que el terrible crimen se ejecute a pedido de los padres.

Después de la escatológica actuación de Pepe es dudoso que  alguna persona de buena voluntad, algún ser humano capaz de distinguir el bien del mal,  pueda declararse  a favor del aborto.

Debemos señalar que la representación se llevo a cabo en una sala del congreso casi vacía, dado que los diputados que la habían convocado, estaban debatiendo en otro lado, haciendo cualquier cosa, como es habitual.

Los que miramos desolados el turbio presente, le agradecemos a Pepito que haya ilustrado el espanto, bien desde adentro, con mano maestra.

LEÉ TAMBIÉN:  Las vías contra el castrismo. Por Pedro Corzo
Más en Derechos Humanos, Ideología de género
Mar del Plata le dice SÍ a la Marcha por la VIDA!

https://www.youtube.com/watch?v=xmsMDX8Q4_M&feature=youtu.be

Cerrar