Mié. Nov 30th, 2022

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Fratelli movilizó a abstencionistas en 2018 para lograr una victoria histórica. Por Agustín Benito

El Ministerio del Interior de Italia ha ratificado la mayoría absoluta de los partidos de derecha que dará la jefatura del Gobierno a Giorgia Meloni. La coalición entre Fratelli, la Lega de Matteo Salvini, Forza Italia de Silvio Berlusconi y Noi Moderati suman 235 de los 400 escaños del Congreso (121 diputados electos por candidatura uninominal y 114 por candidatura plurinominal). En el Senado, por su parte, ha logrado 112 de un total de 200 (56 en la candidatura uninominal y 56 en la plurinominal).

La formación más votada en ambas cámaras ha sido Fratelli d’Italia [con el 25,99% y 7,3 millones de votos en el Congreso y el 26,01% y 7,1 en el Senado]. En cinco regiones está por encima del 30%.

Sus votos, según una estimación del Consorcio de Opinión para la RAI proceden un 40% de los votantes de Lega (en 2018); un 22% del propio Fratelli (que logró el 4,4% y 1,4 millones de votos); un 13% de Forza Italia (que consiguió el 14% y 4,5 millones); un 9% del Movimiento Cinco Estrellas, ganador de las elecciones cuatro años antes con el 32,68% y más de 10,7 millones de votos); un 3% de la izquierda del Partido Democrático (que tuvo el 18,76% y 6,1 millones de votos), un 3% de «otros» y un 10% de la abstención, voto en blanco y voto nulo.

La propia Meloni ha afirmado que si recibe el encargo de formar Gobierno trabajará en favor de todos los italianos, con el objetivo de unir a la ciudadanía y de que «los italianos estén de nuevo orgullosos de ser italianos». «Italia nos ha elegido y no la traicionaremos», escribió Meloni el pasado domingo tras las elecciones. Uno de los objetivos, dicen el el partido, es «restaurar la credibilidad europea e internacional de Italia».

LEÉ TAMBIÉN:  Hacia un liberalismo de Derecha. Por Nicolás Márquez

En esta línea, la senadora Isabella Rauti ha afirmado que «un fuerte mandato popular ha salido de las urnas». «Nos presentamos con la coalición de centro-derecha, una alianza no sólo electoral, sino de programa y de gobierno, que ha ganado y que tiene su fuerza motriz en Fratelli y en Giorgia Meloni», ha agregado. «Creemos en la cohesión de nuestra coalición, que ha ganado las elecciones, y que con estos números se puede gobernar bien».

El también senador de FdI Luca Ciriani ha incidido en que no se ha tratado de «un voto de castigo», sino de «un voto de esperanza y confianza en el cambio de Italia». «No nacimos para jugar a ser un partido de oposición que grita. Somos un gran partido, que tiene una clase dirigente y un programa que está a la altura», ha dicho. En este sentido, ha criticado que Enrico Letta haya hablado de «día triste para Italia». «Cuando vas a votar siempre es un fiesta de la democracia. No es democracia sólo si gana la izquierda. Esta izquierda altiva sigue sin aprender de sus errores», ha concluido.

gaceta.es