Mar. Oct 27th, 2020

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Un feriado irracional. Por Rosendo Fraga

La Argentina es el segundo país del mundo por su cantidad de feriados.

Durante el período kirchnerista, con el argumento de fomentar el turismo de fin de semana largo, se establecieron numerosos más que se sumaron a los existentes.

El exceso de feriados, es una práctica que conspira contra el trabajo, la productividad y el crecimiento del país.

Pero el feriado que tendrá lugar el viernes 8 de julio, es el más irracional de todos.

La fecha no se encuentra entre dos días no laborales, con lo cual no cabe aplicarle el concepto de «puente». El día antes del Bicentenario de la Independencia, no es puente con nada, sólo transforma dicha fecha en un fin de semana largo.

Podrá decirse que este feriado fue sancionado por ley durante la administración pasada. Pero en ese caso, pudo haberse aprovechado la sanción por el Congreso del feriado por Güemes, para simultáneamente derogar el del viernes 8 de julio.

Además, transformar el Bicentenario de la Independencia en un fin de semana largo, conspira contra la participación de los ciudadanos en los actos conmemorativos.

Tras los festejos que tienen lugar en Tucumán el 9, al día siguiente, el domingo 10, la ciudad de Buenos Aires será escenario de dos hechos que dejarán huella.

Por la Avenida Libertador, se realizará un gran desfile militar, de acuerdo a las tradiciones que hunden sus raíces en el siglo XIX.

Un desfile militar en la ciudad de Buenos Aires, fue el acto más destacado con el cual se conmemoró el Centenario de la Independencia cien años atrás.

LEÉ TAMBIÉN:  El chanta del bicentenario

El 8 de julio por la noche, los museos permanecerán abiertos, para que los ciudadanos puedan esperar el tercer siglo de la Argentina independiente en ellos. El 9 de julio, tendrán lugar los actos en Tucumán. El 10, se realizará el desfile mencionado en Buenos Aires y también un festival de bandas militares inédito en nuestro país, con la participación de Estados Unidos, Francia, Italia, España, Chile, Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia, en el Campo Argentino de Polo. El día antes, grupos de estas bandas, actuarán en diversos lugares del país, incluido el gran estadio de La Plata.

Transformar el Bicentenario de la Independencia en un fin de semana largo para el turismo de fin de semana, sin que el feriado del 8 sea puente de nada, parece conspirar contra la participación de los ciudadanos en estos actos, sobre todo en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, donde el porcentaje de habitantes que deja la ciudad cuando hay tres días seguidos no laborables es alto.

La falta de entusiasmo que se ha visto en los días previos al Bicentenario de la Independencia ha sido notoria. La ausencia de banderas en los edificios y de escarapelas las personas, más allá de la convocatoria desde esta editorial y la doble escarapela usada por periodistas y conductores en un canal de televisión privado. Llama la atención, por la importancia que implica que el próximo sábado se inicie el tercer siglo de nuestro país.

Los aniversarios como éste, son útiles para reflexionar y lo primero que surge es falta de sentimiento patriótico que se percibe en estos días.

LEÉ TAMBIÉN:  El constructivismo y la posverdad. Por Carlos Prosperi (*)

Esperemos que en la noche del viernes 8 de julio en los museos, el sábado 9 de julio en Tucumán, el domingo 10 de julio en la Avenida Libertador de la Ciudad de Buenos Aires y en el Campo de Polo, los argentinos puedan tener la oportunidad de participar en los actos con los cuales celebramos la existencia de nuestro país y nos inspiramos para que el tercer siglo se haga más con nuestras virtudes que con nuestros defectos.

http://www.nuevamayoria.com/

Más en Cultura
Video: El nacionalismo católico NO puede ser peronista. Por Antonio Caponnetto

https://www.youtube.com/watch?v=92YZ1jQHc88&feature=share

Cerrar