Mar. Mar 31st, 2020

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Feminismo femirulo Por Myriam Mitrece

Entre los cambios que estamos recibiendo en el último mes se encuentra el inédito Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. Tal novedad merece al menos una simple reflexión.

Desde su mismo nombre, ya podemos suponer que muy probablemente haya mujeres que no nos veamos representadas.

VIOLENCIA SIMBOLICA

Uno de los términos usuales de la jerga feminista radicalizada es el de violencia simbólica. Según este diccionario se trata de una forma de agresión más solapada y sutil que se encuentra naturalizada por la cultura y que no suele ser identificada como tal por quienes producen y reciben los mensajes. Presenta a las mujeres en roles estereotipados, les asigna un valor simbólico inferior al de sus pares varones y atenta contra la igualdad de oportunidades y derechos de todas las personas.

Paradójicamente los poderes hegemónicos de la corrección política actual ejercen esta presión por medio de fórmulas que comienzan a ser poco cuestionadas.

BORRACHOS, NIÑOS, LOCOS

Se solía decir que los borrachos, los niños y los locos nunca mienten. O sea, aquellos que no están en uso de razón. Parece que ahora se ha sumado a las mujeres. El paradigma feminista sostiene que en cuestiones de violencia una mujer nunca miente.

Lógicamente, todo hecho denunciado -por mujeres o varones- debe ser investigado y si es comprobado, condenado, pero sostener que una mujer no es capaz de mentir es llevarla a un nivel infrahumano.

No es mi intención, en absoluto, hacer una defensa de la mentira, pero no se puede negar que para decirla, se necesita, al menos, cierto grado de desarrollo cerebral, de interioridad y de capacidad estratégica. Mentir, aunque reproblable moralmente, es una prerrogativa de los humanos. Todos podemos mentir.

LEÉ TAMBIÉN:  El progresismo y la esquizofrenia social. Por Agustín Laje

Pobrecita, desvalida e ingenua

La existencia de mujeres sojuzgadas y maltratadas es lamentable, pero también lo es, que sus adversidades sean utilizadas ideológicamente.

La agenda feminista parece olvidar el poder de atracción y manipulación que las mujeres podemos ejercer sobre los varones con nuestras conductas.

El himno militante reitera .»Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni como vestía.» Nada justifica la violencia ¡pero no me vengan a decir que una mujer es tan tontamente ingenua que no se da cuenta la presión que puede ejercer un escote provocativo o una mini-minifalda!

Nuevamente la mujer queda estereotipadamente ubicada en el lugar de inferioridad mental.

Sin posibilidad de reflexión

Se repite hasta el cansancio que seguir condenando al aborto no tiene sentido porque una vez que una mujer decide abortar lo hace, sea legal o ilegal. ¿Quién dice que una mujer que decide algo no tiene ninguna posibilidad de reflexionar y buscar mejores opciones? Si todo humano, tiene por naturaleza la posibilidad de pensar, elaborar y encontrar alternativas ¿porque suponen que nos está vedado a las mujeres?

Otra vez, la mujer descendiendo un escalón.

¿Quien es mujer?

Hoy en día, aún algunas de las que promovían el enfoque de género están empezando a temer las reivindicaciones de “personas con identidades no binarias”. El “usuario” típico de vientres subrogados suelen ser varones ricos que quieren bebés “criados” en “vasijas” de mujeres embarazadas pobres. Esta realidad choca de plano con el mensaje feminista originario.

Cuando el cuerpo sexuado real se subordina a la percepción del cuerpo sexuado subjetivamente decidido, se convierte en invisible.

LEÉ TAMBIÉN:  El macrismo, agente de la subversión moral. Por Augusto Padilla.

Los múltiples géneros, según el pensamiento de Foucault, no están biológicamente o esencialmente inscriptos en la naturaleza biológica humana, si no son producto de construcciones socioculturales y percepciones subjetivamente construidas.

Cuando algo es todo (o puede serlo) termina por perder su esencia y lo más propio de sí. La mujer, que crea su subjetividad solo en función de un vínculo relacional de oposición, se disuelve, en cuanto ya no hay contraste posible. Se pierde la realidad de sus deseos, de sus necesidades, de su cotidianeidad, se pierde su condición específica de maternar y virtualmente se invisibiliza.

Somos muchas las que no nos sentimos representadas por este feminismo impuesto desde altos estamentos.

Según el repertorio del feminismo contemporáneo, machirulo es el término que define al hombre con poder que no tiene problema en ser machista. Bien vendría este nuevo neologismo: femirula, mujer con poder que no tiene problemas en denigrar a otra mujer.

Si esas son las mujeres que pretenden defenderme…Bien, gracias. Me defiendo sola.

Más en Ideología de género
El día que los medios de comunicación dejaron de hacer periodismo. Por Alexander Beglenok

El pasado 21 de agosto el diario digital argentino Infobae anunció la creación de un...

Cerrar