Fariña: el prohombre.

Nunca jamás imaginamos que al final de cuentas, este muchacho Leonardo Fariña nos iba a culminar resultando un personaje tan agradable, atento, distinguido, criterioso y amoroso.

Seguí hablando Leo querido!!. Seguí declarando maestro de los maestros que si seguís así, te devolvemos el Audi que te remataron!.

Hasta en una de esas te vamos a terminar queriendo y todo bombonazo.

 

LEÉ TAMBIÉN:  Cuba. Humanismo o Lucro - Por Pedro Corzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
Paraísos fiscales Vs. Infiernos fiscales. Por Armando Ribas.  

    Los Papeles de Panamá me han hecho recordar el profundo pensamiento de un conocido escritor...

Cerrar