El eterno triunfo de la estupidez. Por Martín Lasa

En 1492 nuestros antepasados descubren el nuevo continente, liberándolo de la barbarie. En nuestra América reinaba el canibalismo, la violencia más absoluta, el abuso de mujeres y niños, una esclavitud espantosa y todo tipo de violaciones al ser humano, que en honor al buen gusto no voy a enumerar, para eso recomiendo informarse.

Sin embargo hoy por hoy se entiende que los españoles masacraron un pueblo que solo quería vivir en la naturaleza y en armonía, nadie admite que la cristianización y humanidad traída a esta tierra fue algo positivo, casi humanitario, y la gente (no solo en América) repite que los españoles, o sea nuestros ante pasados,  fueron unos asesinos miserables. Como es costumbre la estupidez y desinformación siempre triunfa ante el sentido común  y la instrucción.

Pasan los años y nos salteamos cientos. En la Rusia comunista se masacro a 25 millones de personas, en la China de Mao a 65 millones, el comunismo al siglo XX le costó a la humanidad 100 millones de asesinatos, y solo en el siglo pasado. Y la estupidez sigue ganándole a la razón, son pocos los que se atreven a criticar abiertamente al comunismo, el demonio fue el Nazismo (que asesino 6 millones y obviamente es detestable) pero como sabemos que las matemáticas no son materia del estúpido, no lo vamos a poner en este aprieto de pensar que numero es mayor si 6 o 100. Y como siempre la estupidez gana la batalla.

Seguimos salteando y llegamos a la guerra de los 70 en la querida Argentina, un grupo de terroristas ataco con la fuerza de sus armas a la nación  y a sus pobladores, las fuerzas de seguridad se hacen cargo de la situación y defienden la patria. Hoy quien es el demonio?? Acertó!!!. Ni siquiera aceptan la teoría de los dos demonios, confieso que yo tampoco pero por razones inversas. Y los terroristas son empresarios, panelistas, escritores, funcionarios (irónicamente de DD.HH.) y la estupidez sigue ganando  la batalla por escándalo. 

LEÉ TAMBIÉN:  Reflexiones sobre la masacre de Orlando. Por Eloy Soneyra

Me imagino en EE.UU felicitando a quienes se estrellaron contra las torres, indemnizando a sus familias, colocándolos como arquetipo de lucha y valor, y condenando a los militares que pelean en medio oriente por crímenes de Lesa humanidad. Difícil de imaginar, será que allá no hay tantos estúpidos, no lo sé, sin embargo algo así paso en Argentina gracias al triunfo del imbécil.

Hoy en América y gran parte del mundo los homosexuales, tras, bi. etc adoptan chicos, forzando la naturaleza misma, cualquiera que solo se oponga a este punto es considerado homofóbico, retrogrado, facho y un sin número de calificativos poco alegres. Y  la estupidez ya no solo fuerza la historia, si no la naturaleza. Quien se siente mujer obliga al Estado que lo llame así, y al demonio con la ciencia, la naturaleza y la lógica. He visto horrorizado en canales de cable que hay personas que se sienten e identifican con animales, tigre, lobo, se tatúan el cuerpo, mutilan, etc. ¿En Argentina nos obligarían a que los tratemos como tales? Supongo que si, si no seriamos..…..animalfóbicos?

El estúpido gana la batalla siempre, ya sea por silencio o cobardía de los demás.  

Esperanzas, pocas, tristeza de ver como la estupidez e ignorancia reinan y con su intolerancia obligan, mucha.

Más en Cultura
Un nuevo dios. Por Juan Manuel De Prada

Con el propósito de evitar que la verdad de las cosas fuese monopolizada por los poderosos nació...

Cerrar