Mar. Oct 27th, 2020

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

El Vaticano viene a fondo (por todo). Por Miguel De Lorenzo 

“Dicen que soy comunista”  suele decir con cierta ironía el padre Jorge.  Y claro que es justo que se defienda y aclare los tantos. A estas alturas nadie debería dudar,  que el padre Jorge está de vuelta de las antiguas categorías marxismo- antimarxismo. Nada que ver.

El pertenece explícitamente al nuevo orden mundial.  Y pertenece por derecho propio, por derecho fundacional,  por ser uno de sus propulsores y más  fervientes – e implacables –defensores y ejecutores de esas políticas.

Vista con detenimiento,  la situación no deja de ser, algo así como  la  suma de todas de las paradojas,  demuestra en definitiva, que  por obra  del  padre Jorge se hizo posible el gran cambio en “las estructuras de injusticia”  aquella reforma  que venía soñando la Iglesia desde los tiempos de Lutero, al que el padre Jorge fue  a desagraviar en su propia tierra, emocionante homenaje o mejor aún,   misericordioso homenaje.

Quién sino él intimó a los católicos del mundo a obedecer los mandatos de la ONU y la OMS. “Hay que obedecer”. Bien dicho.

Y sí,  la Iglesia cambió, ahora es del mundo, en el mundo, una iglesia pobre para los pobres, en salida,  liberada, del pueblo, y gloriosamente desacralizada.

Al fin, el padre Jorge también lo hizo.

Por cierto  que esa Iglesia  que dice haber renunciado al poder, centra toda su acción en configurar, concentrar y mostrar un efervescente poder sobre el mundo,  solo comparable a aquel otro de  “hubo un tiempo en que el Evangelio…” Pero esas son historias preconciliares,  cuando   la Iglesia y el mundo  eran cristocéntricos.  Por cierto, épocas opresivas, con tintes oscuros, mejor olvidarlas.

LEÉ TAMBIÉN:  Una oportunidad para el “relato macrista”. Por Fernando Romero

Tiempos pasados.

En esta etapa luminosa, aggionarda, la nueva Iglesia incorpora a sus academias por la vida a abortistas, sin olvidar a alguno que otro impulsor de la eutanasia.

Por  la academia de ciencias sociales desfiló  gente de la jerarquía de Grabois, y ahora llega Beliz. Algo así como un premio consuelo para Beliz rebotado en el BID y para que el indigno Trump sufra,  lo que él  rechaza,  es bienvenido en Roma.  Tomá.

Pero no dejaría de  equivocarse,  quién sostuviera que esa designación viene a representar un apoyo intencionado al gobierno -siervo del NOM –  de los Fernández.  Absolutamente,  no.  Aunque en este momento  creo recordar que,  el casi profesor Fernández, agradeció la colaboración del padre Jorge para la renegociación de la deuda externa.

El casi profe,  fiel a su casi vocación docente, enseñó   que el mérito no sirve y que  estar mejor es preferible a ser mejor, curiosamente en esto coinciden,   porque hace unos días el padre Jorge dijo que hay que estar mejor  y que el reino empieza en este mundo.

A propósito del versículo del Evangelio  “Si alguien llegara a escandalizar a estos pequeños….” enseña el cardenal Ratzinger que los pequeños no serían tanto los niños,  como los discípulos de Jesús,  los futuros cristianos. Y “escandalizar” de acuerdo a la exégesis actual significa confundir en la fe y privar de la salvación eterna”.

El padre Jorge desasido del poder, del dinero  y ambiciones mundanas, para dejar en claro esa decisión se reúne  con el Bilderberg Group, con el FMI, con Rothschild,  con Stiglitz, con Soros, con el banco Mundial, y aún con algunos empleados menores,  digamos Guzman, Beliz, Fenández, Maduro, Ortega y naturalmente con los chinos. “ El país donde mejor se cristaliza la doctrina social de la Iglesia”.

LEÉ TAMBIÉN:  Mirando pasar los zurdos. Por Miguel de Lorenzo

Es en el fondo,  el pragmatismo de la teología de la liberación, el que tenga poder definirá lo que debe creerse. Hay también por ahí perlas de la New Age:  la redención consiste en la eliminación de los límites del ”yo” y sumergirse en la plenitud de lo vital, en el retorno al todo.

A cada uno de los invitados al Vaticano  les recuerda que no lo guía otro propósito que el diálogo, la madre tierra, el salario básico universal, el encuentro, la salida, el anticlericalismo,  la escucha, el anti proselitismo, amazonia, las periferias, el acompañamiento, la fraternidad  universal y un montón de cosas más, misericordia incluída.

A veces, de tan apremiado por el macrocosmo, los pobres y la naturaleza,  no advierte nombrar a Cristo, pero,  como no  entenderlo,  el tironeo del mundo es  intenso.

 

Más en Religiosas
Cosme Beccar Varela. Sesenta años de política e iglesia. Por José Claudio Escribano

Las categorías de tiempo y espacio que rigen la humanidad se vieron en apuros para...

Cerrar