El Vaticano entrega los Católicos chinos al comunismo. Por Cosme Beccar Varela 

El Sábado 22 de Septiembre pasará a la Historia como una de las fechas más negras en la historia del catolicismo: por orden del Papa Francisco y la inicua colaboración de la Secretaría de Estado en manos del Cardenal Parolin, el Vaticano firmó un acuerdo con el gobierno comunista chino mediante el cual los dos Obispos fieles a la Iglesia que quedan son exonerados y los “obispos” de obediencia comunista, cismáticos y excomulgados hasta el 22 de este mes, pasan a ser rehabilitados y legitimados. De aquí en adelante, los Obispos de la Iglesia los nombrará el gobierno comunista y el Papa sólo tendrá el poder de “vetar” a alguno, cosa que, ciertamente, no hará, visto el clima de traición y de sumisión a la tiranía comunista en que se ha tramitado esta infamia.

A través de la Agencia de noticias “Asia News”, el Cardenal Joseph Zen, ex-Arzobispo de Hong Kong, desde su retiro en esa ciudad, publicó esta declaración:

“(AsiaNews 23/9/2018)

“En relación a la firma del acuerdo provisional firmado hoy entre China y la Santa Sede, referido al nombramiento de obispos, el obispo emérito de Hong Kong, Card. Joseph Zen, hizo llegar a AsiaNews la siguiente declaración:

“El tan aguardado comunicado de la Santa Sede es una obra maestra de creatividad en lo que respecta a decir nada con muchas palabras.

“Dice que el acuerdo es provisional, sin decir cuál por cuánto tiempo será válido el mismo; dice que éste prevé evaluaciones periódicas, sin decir cuándo vencerá el primer plazo para ello.

“Por otra parte, de cualquier acuerdo se puede decir que es provisional, en tanto una de las partes siempre puede alegar una razón para solicitar una modificación o incluso una anulación del acuerdo.

“Pero lo importante es que si nadie pide modificar o anular el acuerdo, éste, aun siendo provisional, es un acuerdo en vigor. La palabra «provisional» no dice nada.

«El acuerdo trata del nombramiento de Obispos». La Santa Sede ha dicho tantas veces esto, y desde hace tanto tiempo. Entonces, ¿cuál es el resultado de tantos esfuerzos? ¿Cuál es la respuesta a nuestra larga espera? ¡No se dice nada! ¿Es secreto?!

“Todo el comunicado se reduce a estas palabras: «Se ha firmado un acuerdo entre la Santa Sede y la República Popular de China en relación al nombramiento de Obispos». Todo los demás son palabras sin sentido.

LEÉ TAMBIÉN:  Francisco: "del Iscariotismo a la Apostasía. Por Antonio Caponnetto (Video)

“Entonces ¿cuál es el mensaje que la Santa Sede pretende mandar a los fieles de China, con este comunicado? «Tengan confianza en nosotros, acepten lo que hemos decidido» (?).

“Además, ¿qué irá a decir el gobierno a los católicos, en China? «Obedézcannos, la Santa Sede ya está de acuerdo con nosotros» (?).

“¿Aceptar y obedecer sin saber qué se debe aceptar, y en qué se ha de obedecer? ¿Una obediencia «tamquam cadaver», para usar el idioma de San Ignacio?

“Estamos particularmente preocupados por saber: «el nombramiento de Obispos», ¿incluye asimismo la legitimación de siete? ¿Incluye también el re-nombramiento de los Obispos de la Comunidad «clandestina», presentados esta vez por el Gobierno? Y a aquellos que no acepten tal re-nombramiento, ¿no les queda más que estar agradecidos al gobierno por reconocerlos finalmente como Obispos Eméritos?”

*           *          *

En 1951 Mao Tse Tung rompió relaciones con la Santa Sede y empezó a perseguir a la Iglesia con saña. Muchos Obispos y sacerdotes, que se resistieron a sumarse a la “iglesia católica nacional china”, obediente al comunismo, fueron martirizados. Esa persecución continúa y continuará, pero ahora con la “bendición” del Papa… Son 67 años de dolor que no les han valido a los heroicos católicos chinos ni siquiera la correspondiente fidelidad del mismo Papa que, en vez de abrazarlos como hijos muy queridos, los entrega al carnicero comunista.

La perversa acción fue informada por el Vaticano en un brevísimo comunicado en inglés, que nada dice sobre los términos del acuerdo:

“Communiqué concerning the signing of a Provisional Agreement
between the Holy See and the People’s Republic of China
on the appointment of Bishops

“Today, 22nd September 2018, within the framework of the contacts between the Holy See and the People’s Republic of China that have been underway for some time in order to discuss Church matters of common interest and to promote further understanding, a meeting was held in Beijing between Msgr Antoine Camilleri, Undersecretary for the Holy See’s Relations with States, and H.E. Mr Wang Chao, Deputy Minister for Foreign Affairs of the People’s Republic of China, respectively heads of the Vatican and Chinese delegations.”

En su siniestra brevedad de sentencia tiránica, el “communiqué”  reconoce que la esencia del acuerdo es arreglar con el gobierno comunista el nombramiento de los Obispos en la China. No hace falta pensar demasiado para darse cuenta de que esto significa que el Vaticano acepta que sea el comunismo el que nombre los Obispos y sería de una ingenuidad hipócrita suponer que no designarán sino a los apóstatas que colaboren con el comunismo.

LEÉ TAMBIÉN:  Cuba y el falso fin de la historia. Por Carlos Alberto Montaner

Está vigente la excomunión dictada el 1 de Julio de 1949 por Pio XII contra todo católico que colabore con el comunismo. Luego, todos los Obispos chinos que acepten ser nombrados en las condiciones del acuerdo, están excomulgados porque no consta que el Papa Francisco haya derogado esa pena (ni si puede derogarla). El mismo Papa estoy en duda sino está excomulgado también aunque sería muy extraño. No soy canonista para afirmarlo pero sí para preguntarme si no ha incurrido en esa excomunión, visto que por sus órdenes es que este acuerdo ha sido firmado.

En Cardenal Zen, había hecho otra declaración publicada el 21 de Septiembre, cuando aún no sabía que el acuerdo estaba firmado porque él fue mantenido completamente aparte de esas negociaciones viles. Esas declaraciones fueron publicadas en el “South China Morning Post” el 21/9/2018 bajo el siguiente título:

“El Cardenal Zen dice que el Secretario de Estado debe renunciar por *traición” a la Iglesia en China” y sus frases más expresivas son las siguientes:

“Están entregando el rebaño en la boca de los lobos. Es una traición increíble, dijo el Cardenal”… “Zen dijo que él creía que cualquier acuerdo con la China atea implicaría un terrible golpe a la credibilidad del Papa Francisco”…

Esta es una traición más cometida por el Papa Francisco y una de las más repugnantes porque implica entregar a quienes fueron fieles a la Santa Iglesia Católica, Apostólica Romana hasta la muerte o padeciendo sufrimientos indescriptibles. Caerá sobre su cabeza cualquier apostasía o cualquier rebelión en que incurran esos desdichados hermanos en la fe cuando se enteren que quien creían que era un Padre, garantía de la Fe y de la divina misericordia del Divino Salvador, les quitó todo auxilio y, en negociaciones clandestinas, los dejó expuestos a la muerte del alma y del cuerpo.

¡Santa Madre de Dios, protege a esos hermanos en la fe y haz cesar cuanto antes esta noche obscura en la Historia de la Iglesia!

www.labotellaalmar.com

Más en Opinión y Actualidad, Religiosas
El deshonorable aguantadero de la nación. Por Ariel Corbat

En Abril del 2015 la radiografía de la cultura institucional realizada por Poliarquía Consultores e IDEA Internacional...

Cerrar