Dom. Mar 7th, 2021

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

El último discurso ante el Congreso: Cristina, fiel a sí misma – Por Rosendo Fraga

Como era previsible, el último discurso de Cristina en al apertura de las sesiones ordinarias del Congreso fue una ratificación de su personalidad, estilo, línea política y visión ideológica.

Las tres horas y cuarenta minutos durante los que habló fueron elocuentes, todo un récord en términos históricos para nuestro país, aunque no para líderes populistas latinoamericanos contemporáneos como Chávez o el mismo Fidel Castro.

La agresión estuvo presente más que el elogio, como ha sido su constante a lo largo de más de siete años de gobierno. Hay más precisión en delinear adversarios o enemigos que en buscar aliados o captar a los neutrales.

En lo internacional, Israel fue criticado porque supuestamente no reclama por el atentado contra su Embajada de 1992 y sólo lo hace por el de la AMIA de 1994. EEUU fue mencionado indirectamente, cuando al defender el acuerdo con China dijo que la potencia asiática es un país que invierte, a diferencia de otros «que nos sacaban» en los tiempos de las «relaciones carnales».

Con la justicia no tuvo reparos: criticó abiertamente a la Suprema Corte por demoras en la investigación de los atentados de los años noventa y en el encubrimiento de los mismos; a los jueces también los cuestionó en conjunto por no haber hecho nada contra «los que saquearon el país»; insistió con sus tesis del «Partido Judicial», aunque el reciente fallo del juez Rafecas haya sido favorable al Gobierno en sus efectos políticos.

Los «buitres» también estuvieron presentes en la crítica y en más de una oportunidad; los medios también fueron blanco, aunque menos que en discursos anteriores.

LEÉ TAMBIÉN:  Cristina apostó a Aníbal y le destruye a Scioli la ola naranja - Por Carlos Tórtora

Anunció que enviará nuevos proyectos de ley al Congreso, con lo cual anticipa su intención de usar hasta el último momento las mayorías parlamentarias que mantiene, como ha venido haciendo hasta ahora. La estatización de los ferrocarriles -que será sancionada en pocas semanas- fue ubicada en el marco de la tradición peronista, asemejándolo a la «nacionalización» de Perón en 1947.

No hubo ninguna autocrítica. Ello permitió a Mauricio Macri, que habló horas antes en la inauguración de las sesiones de la Legislatura porteña, marcar la diferencia, al asumir que ha gobernado con «aciertos y equivocaciones».

Respecto al Congreso no podía haber reclamos, tras ser 2014 el año record del Kirchnerismo en cuanto a proyectos de ley sancionados. Pero que la seguridad de la Asamblea Legislativa haya quedado por primera vez a cargo de la Casa Militar de la Presidencia es un símbolo de cuánto ha cedido el Congreso de sus propias prerrogativas en manos del Ejecutivo.

La calle fue un ámbito que complementó el mensaje político de los discursos. La Presidenta bailó entre sus militantes al llegar, confirmando que no hace caso a las críticas que ha recibido por hacer uso de esta modalidad en espacios o momentos institucionales. Los carteles de la militancia tuvieron mensajes claros: «Cristina somos todos» (en respuesta a la convocatoria de los fiscales por Nisman) y «Yankees ni se atrevan», expresando el supuesto intento de desestabilización al cual la Presidenta ha hecho alusión en más de una oportunidad en los últimos días.

Que la Presidenta no cede en ningún terreno lo puso en evidencia la reaparición de Luis D’Elía al frente de sus militantes en la Plaza del Congreso. Se trata de la figura más polémica del oficialismo en estos días en torno al caso Nisman. Se optó por alejar a Boudou, aunque ello haya herido la sensibilidad uruguaya, pero se mantuvo la presencia de D’Elía, que pudo haber estado ausente con una simple indicación desde el poder.

LEÉ TAMBIÉN:  Macri contra la historia. Por Axel Kaiser (desde Chile)

La movilización de la militancia aportó color, pero tras el acto el 1M de Cristina queda por discutirse si fue un décimo o un quinto del 18F: sus partidarios mostraron mucho más aparato que entusiasmo o espontaneidad.

No fue un discurso de despedida: fue una manifestación más de la Presidenta en su batalla política que, en todo caso, anticipa un repliegue, más que una retirada.

Fuente: http://www.nuevamayoria.com/

Más en Opinión y Actualidad
Y Cristina habló… – Por Gabriela Pousa

“Hablar, habla cualquiera” , Cristina Kirchner dixit Finalmente llegó el 1ro. de Marzo: muchos esperaban con...

Cerrar