El pensamiento religioso de `Clarín` y la muerte de Monseñor Angelelli. Por Ernesto Alonso

Las siguientes reflexiones tienen como único y exclusivo destinatario al periodista Sergio Rubín, especialista en temas religiosos del matutino Clarín, quien el pasado sábado 9 de junio firmó una columna titulada Beatifican al obispo Angelelli y a otros tres religiosos asesinados por la dictadura (p. 64, sección Sociedad).

Señor Rubín, el “obispo Angelelli y los otros tres religiosos asesinados por la dictadura” que Usted avanza como un hecho probado en el titular, es en realidad una versión; es la versión impuesta por el fraile Antonio Puigjané, guerrillero atacante del cuartel militar de La Tablada (enero, 1989), que activó la re-apertura de la causa en el 2010. En buen romance, la del asesinato es una versión amañada que marginó definitivamente el hecho del accidente de Monseñor Angelelli.

Señor Rubín, juzgar que la muerte de Monseñor Angelelli fue un homicidio “y condenar al ex general Luciano Benjamín Menéndez y al ex comodoro Luis Fernando Estrella, por considerarlos autores mediatos” del asesinato no es sino una curiosísima rareza jurídica que deja impunes a los autores inmediatos. ¿No será que dicha impunidad radica, sencillamente, en el hecho de que jamás existieron dichos autores?

Señor Rubín, describiendo la muerte de Angelelli de acuerdo con el discurso del homicidio abunda en detalles que estarán en la causa, aunque no consta que Usted haya tenido acceso directo a las fojas judiciales. Con todo, hábil escribiente como es, detalla que “un auto lo cerró, el coche volcó, el prelado quedó inconsciente y recibió un mazazo en la cabeza”. El único testigo presencial del hecho en 1976 declaró que ningún auto merodeaba la zona y que nadie se acercó al lugar donde el automóvil y el cuerpo de Angelelli quedaron varados.

LEÉ TAMBIÉN:  Desfile de veteranos con ausentes y ausencia de la justicia. Por María Lilia Genta

Señor Rubín, el “terrorismo de Estado” y la “cruel represión de la última dictadura” son expresiones blindadas que provienen del ´vocabulario hegemónico´ impuesto por la izquierda gananciosa de la guerra lingüística y cultural desde diciembre de 1983 hasta hoy. Por mi parte, y apoyado en abundante documentación aportada por militantes de la izquierda revolucionaria de los 70, declaro que terrorismo de Estado es el que practicó Cuba, entrenando en sus campos a innumerables guerrilleros sudamericanos, y también el que promovió la Unión Soviética proveyendo armas para la revolución socialista.

Señor Rubín, cita Usted al “entonces presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Jorge Bergoglio” quien “en la homilía al cumplirse los 30 años de la muerte señaló que Angelelli recibía pedradas por predicar el Evangelio y derramó su sangre por ello”, citando la conocida sentencia de Tertuliano de que ´la sangre de los mártires es la semilla de la Iglesia´. Quisiera recordarle que Monseñor Angelelli y muchos sacerdotes, religiosos y religiosas de aquellos años finales de los 60 pertenecieron o adhirieron al Tercermundismo (Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo), fundado en Córdoba (según Ceferino Reato).

Señor Rubín, el Tercermundismo eclesial de los 70 secundaba la lucha  armada, en especial de Montoneros, contra la ´violencia de arriba´, indicando con tal expresión la violencia institucional de la oligarquía, el imperialismo, etc. Justifican los tercermundistas la ´violencia de abajo´ con la pretendida confluencia entre Cristianismo y Revolución, una suerte de mesianismo liberador de las masas oprimidas, alimento poderoso con el cual muchos curas y religiosos mandaron a la muerte a innumerables jóvenes; e igualmente murieron muchos de esos curas y religiosos. Ni por asomo se advierte  en su nota una referencia, aunque sea lejana, a tal contexto histórico ampliamente documentado sobre todo por la historiografía de izquierda.

LEÉ TAMBIÉN:  Abominable. Por Vicente Cadenas

Señor Rubín, no puede hablar Usted de “los primeros cuatro mártires (…) de la Iglesia católica” porque no sabe lo que es el martirio aunque sea el ´especialista en temas religiosos de Clarín´. Monseñor Angelelli no derramó ninguna sangre martirial por ´odio a la Fe Católica´, que es la condición esencial del martirio católico. Nadie lo asesinó a Angelelli; pero si, por caso, hubiese sido un homicidio, se trató de una ´muerte política´ y de la peor; esto es, lo habrán asesinado por ser aliado y “capellán” de Montoneros. No digo que sea legítimo matar a un Obispo, entiéndame. Por lo demás no es difícil, señor Rubín, googlear la famosa y largamente reproducida foto en la que se ve a Monseñor Angelelli celebrando una Misa con la bandera de Montoneros detrás.

Señor Rubín, documéntese mejor, es la primera sugerencia que le propongo; la segunda es más laboriosa y sería que fuese capaz de abrirse a la verdad; la tercera es imperiosa y le ruego que cese de mentir; no me ponga en la penosísima y deshonrosa situación de tener que estar de acuerdo con Guillermo Moreno y CFK, cuando decían “Clarín miente”. ¿Lo recuerda, no?

Más en Cultura, Guerra Antisubversiva, Religiosas
Repudio al aborto clerical. Por Antonio Caponnetto

 Tras el resultado favorable al aborto en la Cámara de Diputados, el 14 de junio del corriente, ...

Cerrar