Mié. Oct 5th, 2022

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

El Grupo de Puebla apunta a Alberto Fernández como nuevo líder de la CELAC. Por Raúl Tortolero

El Grupo de Puebla muestra su influencia –injerencia, sería más preciso- al interior de los organismos intergubernamentales hispanoamericanos, como en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), anunciando -antes que nadie más-, que el presidente de Argentina, Alberto Fernández, puede ser el nuevo secretario general de esta institución.

Este nombramiento se dará -según la entidad- a partir de la próxima cumbre de cancilleres de la CELAC que tendrá lugar en Buenos Aires el 7 de enero.

La CELAC había sido dirigida durante 2020 por México, y por la pandemia pudo este país permanecer un año más al frente de la misma durante todo 2021, pero ahora ha llegado la hora en que el pesado bloque de presidentes socialistas latinoamericanos que controlan esa institución a la que pertenecen gobiernos de América Latina -con excepción de Brasil, que la abandonó en enero de 2020-, cambie de secretario general.

Cabe señalar que el motivo político presumible para el nombramiento de Alberto Fernández al frente de la CELAC, durante 2022, es ayudarle y posicionarle de cara a su posible reelección como presidente de su país en 2023.

El Grupo de Puebla se jacta de que Alberto Fernández podrá ocupar esa posición de liderazgo en la CELAC, en una región que gracias a las más recientes elecciones –en alusión a Xiomara Castro de Honduras y a Gabriel Boric de Chile-, «promete volver a los tiempos del progresismo mayoritario».

Esta organización internacional, que reúne a cerca de 200 liderazgos «progresistas» -es decir, marxistas posmodernos que promueven modelos ultra-izquierdistas de gobierno, impuestos para los ricos, y el feminismo, el aborto y la ideología de género-, espera también el triunfo de Lula da Silva en Brasil, en octubre de 2022.

LEÉ TAMBIÉN:  Cuelgamuros. Por Sertorio

El Grupo de Puebla no esconde que López Obrador y Alberto Fernández acordaron darle mayor relevancia a la CELAC, pero esto se ha expresado en buscar continuamente, en todos los frentes, la extinción de la Organización de Estados Americanos (OEA), y pedir la cabeza de Luis Almagro –su secretario general-. Tal vez el Grupo de Puebla extrañe al frente de la OEA a alguien como el previo secretario general, José Miguel Insulza, quien hace parte de su agrupación progresista.

En la OEA no participan Cuba ni Venezuela, pero sí Estados Unidos y Canadá, países norteamericanos que a su vez no son parte de la CELAC, donde los tiranos Miguel Díaz-Canel y el perseguido por la DEA Nicolás Maduro sí ocupan un lugar predominante, pese a ser violadores consuetudinarios de derechos humanos en sus tierras.

El bloque rojo que controla la CELAC quedó permanentemente resentido con la OEA y quiere destruirla, luego de atribuirle un «papel bochornoso» ante el supuesto “golpe de estado” -que expulsó del gobierno a Evo Morales en 2019, rescatado por AMLO con un avión militar-, y puso en la presidencia de Bolivia a Jeanine Añez, a quien presuntamente Almagro habría legitimado.

El bloque socialista de la CELAC, que no es otro que el mismo que dirige el Grupo de Puebla y el Foro de Sao Paulo, mantiene una agenda nada oculta, más bien explícita, a favor de las izquierdas en el continente.

Los presidentes de Paraguay y de Uruguay han mostrado su inconformidad ante la presencia de tiranos y gobiernos no legítimos como el de Maduro en la CELAC. Por supuesto, los objetivos oficiales de tal Comunidad no incluyen impulsar el socialismo en América, pero el Grupo de Puebla tiene «tripulada» tal institución con su agenda.

LEÉ TAMBIÉN:  La extrema izquierda pretende convertir Chile en la nueva Bolivia de la región. Por Mauricio Ríos García

Cabe señalar que el Grupo de Puebla reúne personajes que han sido muy cuestionados, por ejemplo, por corrupción, y algunos de ellos, como Lula da Silva, quien aspira una vez más a la presidencia de Brasil, ya estuvo preso por ese tema, durante 19 meses.

Otros integrantes del Grupo de Puebla son José Luis Rodríguez Zapatero, presidente de España entre 2004 y 2011, quien convalida la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela, y quien, de acuerdo a declaraciones atribuidas al ex jefe de espionaje conocido como “Pollo Carvajal”, tiene una mina de oro en ese país; Rafael Correa, expresidente de Ecuador, es considerado “prófugo” de la justicia, y se le busca por el caso de los “Sobornos 2012-2016”; Fernando Lugo, expresidente de Paraguay, fue destituido en 2012, por su presunta relación con la muerte de 17 personas en un conflicto campesino.

También militan en ese Grupo: Dilma Rousseff, la discípula aventajada de Lula da Silva, quien fue destituida de la presidencia de Brasil en 2016, por irregularidades administrativas; y Marco Enríquez-Ominami, quien es el actual Coordinador ejecutivo de los “poblanos”; se trata de un ex candidato presidencial de Chile, que apoyó a Boric en la segunda vuelta del 19 de diciembre, un progresista con una agenda agresiva.

A diferencia del Foro de Sao Paulo, el Grupo de Puebla extiende sus tentáculos rojos también a España, donde ha integrado a sus filas desde el sábado 13 de junio de 2020, a Irene Montero, Ministra de la Igualdad. Asimismo, el 10 de diciembre de 2021, sumó también a su equipo a la Vicesecretaria General del PSOE, la española Adriana Lastra.